CONFIDENCIAL

Y sí... la Argentina está carísima...

Pese a la incertidumbre económica, conflictos sociales y desastres naturales, el turismo mundial creció 4,6% en 2011. A nivel regional, Sudamérica registró un alza 9,4% i.a. Esta tendencia se mantuvo en el primer bimestre de 2012: el flujo de viajeros se elevó 5,4% i.a. en el mundo y 7,7% i.a. en la región. Pero según el INdEC, la cantidad de extranjeros que arribaron a la Argentina durante 2011 creció apenas 1,7%. En los primeros 4 meses de 2012, el turismo receptivo descendió 3,4% i.a. Gran parte de esta merma responde a la menor afluencia de brasileños (representan un tercio de los visitantes extranjeros). La desaceleración de su economía y la depreciación del Real explicarían este fenómeno, segun la consultora Ecolatina.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Ecolatina). A pesar de la incertidumbre económica en Europa, los grandes conflictos socio-políticos en Medio Oriente y el norte de África y los desastres naturales en Japón, el turismo exhibió un buen desempeño en 2011. En efecto, según estimaciones de la Organización Mundial del Turismo (OMT), el flujo de turistas a nivel internacional alcanzó los 980 millones, lo que implica un crecimiento de 4,6% i.a.
 
A nivel regional, Sudamérica fue el segundo destino con mayor crecimiento de turistas (+9,4%), apenas por debajo del Sudeste asiático (+10,4%). 
Los últimos datos disponibles del primer bimestre de 2012 muestran que esta tendencia se mantuvo: el movimiento de viajeros en el mundo registró un alza de 5,4% en relación al mismo período del año anterior, mientras que Sudamérica se elevó 7,7% i.a. 
 
La buena performance del turismo tanto a nivel mundial como regional, contrasta con la situación observada en la Argentina. Según el INDEC, la cantidad de viajeros que arribaron a nuestro país durante el último año creció apenas 1,7% respecto de 2010 (es posible que el problema de las cenizas durante los meses de invierno haya influido en cierta medida). En los primeros cuatro meses de este año esta dinámica se agravó aún más y el turismo receptivo registró una caída de 3,4% i.a.
 
Gran parte de esta merma en el arribo de extranjeros responde a la menor afluencia de brasileños a nuestro país. Entre enero y abril, la cantidad de visitantes provenientes de ese país se redujo casi 8% i.a. y su estadía típica bajó de 6 a 5 días, aunque el gasto diario promedio se mantuvo.
 
La desaceleración de la economía brasileña y la depreciación de su moneda –en el último año el Real se devaluó más de 30%- podrían explicar esta caída: con un tipo de cambio por encima de R$/US$ 2 la Argentina ya no resulta tan barata como antes. Además, la elevada inflación local potencia este efecto, tornando aún más caro nuestro país.
 
Pese a esto, la brecha existente entre el tipo de cambio oficial y el paralelo podría atenuar, en parte, este encarecimiento relativo. Aquellos turistas dispuestos a incursionar en el mercado informal, pueden hacer rendir significativamente más sus dólares, al cambiarlos por un tipo de cambio mayor.
 
Si bien esta modalidad puede parecer una forma efectiva de multiplicar el gasto en consumo de los extranjeros que vienen a nuestro país, el problema es que la cantidad de dólares no sólo es la misma sino que además, quedan fuera del mercado cambiario formal.
 
Más allá de esta salvedad, cabe destacar que el impacto de la menor llegada de brasileños –que representan alrededor de un tercio de los visitantes extranjeros- es particularmente relevante, pues gastan por día 50% más que los turistas de otros países.
 
El número de viajeros provenientes de otros destinos como Chile (al igual que en el caso de Brasil, la depreciación de su moneda explicaría parte de esta dinámica), Estados Unidos y el resto de América también se redujo en el primer cuatrimestre. Extrañamente, la cantidad de turistas europeos se mantuvo en relación al mismo período de 2011, aunque su gasto diario promedio cayó más de 17% i.a.
 
Los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera (EOH) que publica el INDEC confirman el menor dinamismo del turismo. Entre enero y abril, la cantidad de viajeros extranjeros hospedados en los hoteles de nuestro país cayó 7,8% i.a., en línea con la reducción de los arribos internacionales. 
 
Si bien las cifras de esta actividad no son aún alarmantes, lo que preocupa es su dinámica. De mantenerse la tendencia negativa, en 2012 el turismo receptivo podría finalizar el año en baja, algo que no ocurre desde la crisis financiera internacional de 2009.  
 
El retraso cambiario y el boom de viajes al exterior 
 
A diferencia del turismo receptivo, la cantidad de argentinos que viajan a destinos fuera de nuestro país muestra una tendencia fuertemente positiva. Según datos del INDEC, entre 2009 y 2011 el turismo emisivo creció a una tasa promedio anual cercana al 14%.
 
Este año la dinámica es aún más favorable y los datos del primer cuatrimestre arrojan un incremento de 16,6% i.a. De hecho, se estima que entre enero y abril salieron por el aeropuerto de Ezeiza unos 130.00 residentes más que en igual período de 2011.
 
La pérdida de competitividad externa juega un rol fundamental en este proceso: el retraso cambiario abarata relativamente los destinos externos contra los domésticos, provocando un incremento en el flujo de argentinos que viajan a otros países.
 
Además de desplazar al turismo interno (la cantidad de viajeros residentes hospedados en los hoteles del país creció apenas 2% i.a. en el primer cuatrimestre), la preferencia de los argentinos por vacacionar fronteras afuera, junto con la menor llegada de turistas foráneos, genera un saldo negativo de divisas.
 
En efecto, en los primeros tres meses del año, y por primera vez desde 2002, la salida de dólares por turismo superó a la entrada (US$ 1.345 millones Vs US$ 860 millones) . En otros términos, hay más argentinos comprando divisas para viajar afuera que extranjeros trayéndolas al país. 
 
Evidentemente, las complicaciones para acceder a los dólares necesarios para ir al exterior no desincentivan a los viajeros. Además del mercado informal, el uso de tarjetas de crédito es un recurso cada vez más utilizado. De hecho, desde que comenzaron los controles en el mercado cambiario en octubre de 2011, el stock de crédito en dólares por tarjeta aumentó 85%.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario