Leído

VÍA INSTAGRAM

Los rugbiers, contra Crónica desde la cárcel: "Nos están difamando, busquen otros temas..."

Mie, 26/02/2020 - 5:37pm
Enviado en:
Por Urgente24

"Ya pudren con sus falsas acusaciones. Ya no nos metan más en nada si no tienen pruebas", dispararon los rugbiers acusados de asesinar al joven Fernando Báez Sosa en Villa Gesell a la salida del boliche Le Brique. Lucas Pertossi y Enzo Comelli, quienes cumplieron 21 y 20 años, respectivamente, le pidieron al canal "un momento de felicidad".

Diego Moranzoni vs. Rugbiers, al aire
Contenido

En la tarde del pasado martes 25/02, el hashtag #YoBancoALosRugbiers generó polémica en Twitter.

Algunos quienes apuntaron contra las familias porque descubrieron que la mayoría de las cuentas se unieron a Twitter en 2020. "Ya ni pueden disimular los bots", se indigaron los jóvenes en la red social del pajarito.

Horas más tardes, alrededor de las 17, se generó un intenso cruce al aire de Crónica TV.

En las redes sociales aparecieron imágenes contra periodistas del canal de noticias en las que se los tildó como "personas non gratas" en Villa Gesell.

De manera sorpresiva, los rugbiers comenzaron a enviar mensajes contra la señal de cable a través de Instagram y, entonces, algunos se indignaron porque, estando bajo prisión preventiva, aún pueden manipular sus celulares.

"Me parece nefasto el hecho de amenazar de muerte a un periodista. Ya estamos en algo grave como para embarrarnos con eso. De más está decir que esas cuentas son falsas", se despegó Ciro Pertossi de las amenazas que recibieron los periodistas y las imágenes en su contra.

Es que Diego Moranzoni denunció en su programa que recibió amenazas de muerte y apuntó directamente contra los acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa.

"Dejen de lucrar con nosotros, que ya la estamos pasando muy mal", la siguió Pertossi.

Enzo Comelli, otro de los acusados, arremetió desde su cuenta en Instagram: "Me vi obligado a borrar mis historias por la difamación que estoy sufriendo en Crónica. Que mal pasar un cumpleaños con periodistas basureándome desde afuera. Regálenme un momento de felicidad al menos".

El Dr. Guillermo Baqué, ex director del Servicio Penitenciario, había denunciado la semana pasada que los rugbiers “tenían una consola de videojuegos y un celular” dentro del penal de Dolores, donde están alojados.

“Creo que ellos no cayeron todavía de que mataron a una persona. Ellos se siguen sintiendo impunes, aún hoy, y creo que ese pacto que tienen es porque les han prometido la libertad. Entonces, desde dentro de la cárcel siguen haciendo lo que quieren, comprando poder, adentro tienen teléfonos, elementos de videojuegos”, denunció el abogado.

Luego, detalló: “Había un celular adentro del penal, que fue secuestrado. Dentro de la Alcaidía donde están alojados en la cárcel de Dolores tenían un teléfono celular. Los familiares introdujeron un celular".

Recordemos que la normativa exige a los reclusos no tener elementos electrónicos no autorizados, como lo son los teléfonos celulares. Asimismo, los familiares de los internos no pueden ingresar equipos móviles o elementos de comunicación personal o los destinados al almacenamiento, captación o reproducción de imágenes, sonidos o textos.

Así lo establece el inciso C del artículo 18 del Decreto 18/97 y el F del artículo 22 del Decreto 1136/97 con el que el gobierno de Carlos Saúl Menem reglamentó ley de Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad nº 24.660.

Además, ese inciso del artículo 18 también establece que se trata de una “infracción grave”.

En relación a las sanciones para ese tipo de faltas y según el artículo 19 del Decreto 18/97, establece: “permanencia en su alojamiento individual o en celda cuyas condiciones no agraven ilegítimamente la detención, hasta quince días ininterrumpidos; permanencia en su alojamiento individual o en celda cuyas condiciones no agraven ilegítimamente la detención, hasta siete fines de semana sucesivos o alternados; traslado a otra sección del establecimiento de régimen más riguroso; traslado a otro establecimiento”.

Sin embargo, el legislador porteño Leandro Halperín (Evolución), especialista en cárceles, contó a Clarín tiempo atrás que "en Argentina no existe una ley que los prohíba. Lo que hay son reglamentaciones internas de cada Servicio Penitenciario que no los permiten".

"Tranquilamente podría formar parte de los estímulos. El detenido debería acceder a un celular, registrado, en cierta etapa de su condena, así como accede a salidas por estudio o a salidas transitorias de 12, 24 o 48 horas. El Estado debe brindarles herramientas con las que se comunicarán en el mundo que vivirán tras cumplir la pena. Si no se lo regula sigue siendo algo ilegal, y por ende, un privilegio y un negocio", consideró.