Leído

MARTÍN CORONADO

La bonaerense bajo la mira: otro inocente muerto tras una persecución

Mar, 28/05/2019 - 10:39pm
Enviado en:
Por Urgente24

Diego Cagliero, un joven de 30 años, falleció el pasado domingo 26/5 porque una bala disparada por un efectivo de la Policía Bonaerense le atravesó el pecho tras una persecusión policial. Luego del siniestro de San Miguel del Monte, siguen apareciendo casos de mala praxis y encubrimiento de los miembros de las fuerzas de seguridad provinciales, que cada vez son más cuestionadas.

crimen polici.jpg
Contenido

Diego Cagliero murió este domingo 26/5, asesinado por una bala de la Policía Bonaerense luego de una persecusión, en principio, confusa. Dos días después, este martes 28/5, su novia conoció el sexo del hijo que esperaba con él (y que no llegará a conocer a su papá).

Al igual que en el crimen de San Miguel del Monte, la Policía Bonaerense comenzó encubriendo los errores de los efectivos. En un primer momento, circuló la versión de que, tanto Diego Cagliero como los jóvenes que lo acompañaban, eran delincuentes que salían de robar un supermercado. 

Sin embargo, las cámaras de seguridad revelan que los jóvenes fueron a hacer compras, habrían tenido una discusión con los empleados del comercio y se retiraron sin comprar ni robar nada, interrumpidos por el conflicto con las fuerzas policiales. En una de las imágenes se ve salir a uno de ellos con lo que sería una botella bajo su ropa, pero la policía llegó cuando los empleados llamaron al 911.

La fiscalía que investiga el episodio, a cargo de Gabriela Disnan, elevó una serie de medidas para profundizar sobre la actuación de la policía durante la tarde del domingo 26/5, un día en el que 10 agentes en cinco patrulleros balearon la camioneta en la que iba la víctima con otros seis amigos (todos iban desarmados).

Aún no se sabe cual de los fue el que efectuó el disparo asesino. Las pistolas de todos los policías -por ahora en libertad- fueron secuestradas y serán peritadas con las vainas servidas y los casquillos encontrados en la escena del crimen.

Los siete jóvenes estaban transitando en una camioneta de Aysa, porque uno de ellos trabaja en la empresa desde hace dos años. El rodado terminó con 11 impactos de balas en su superficie. En ese vehículo apareció una pistola y las sospechas apuntan a que fue plantada por los policías cuando descubrieron que los jóvenes que estaban adentro, y tras los disparos fueron detenidos en efecto, no tenían ningún botín.

"No encontraron impactos de bala ni en la zona donde ocurrió el hecho ni en los patrulleros. No hubo enfrentamiento, no existió el tiroteo, nunca los policías pudieron haber visto armas porque la camioneta no tenía ventanillas", consideró Fernando Sicilia, abogado de la familia Cagliero. 

"Necesitamos la grabación, a ver con qué tenor llama. Hubo una discusión entre otras personas por el robo de una botella que no se concretó. Los empleados seguían pensando que se llevaron más cosas, tomaron la patente y llamaron al 911. También queremos saber cómo la operadora del Centro de Monitoreo se lo transmitió a los policías, porque se la siente exaltada en uno de los videos", comentó Sicilia, para quien "resulta raro que se le quita el sonido al video cuando llega la parte de los tiros y cuando la camioneta frena".

"En ningún momento antes de que me intercepten sentí que me venían persiguiendo, yo iba a la velocidad permitida en la avenida", dijo el conductor en su declaración, según Infobae.

"A todo esto se escuchaban los ruidos de la balacera, cómo pegaban contra la camioneta. No frené porque me asusté, sinceramente, jamás me imaginé que venían hacia mí", declaró, y consideró que a los 30 metros bajaron todos con las manos arriba y que "los policías estaban muy alterados".

"Mi hermano muere con las manos en alto. La Justicia sabe que ningún tiro salió de la camioneta. Él no se robó nada. Salió sin un escarbadiente del supermercado", aseguró a Radio con Vos Yamila, hermana de Diego. La familia también reclamó que la Policía no preservó la escena del crimen, por lo que temen que las pruebas y los rastros que siempre deja un hecho de estas características hayan sido adulterados.