TENSIONES Y ARANCELES POR US$34.000M

Trump vs. el Mundo, y el tiro por la culata

Ha comenzado la batalla comercial entre USA y China, en cuyo marco el Gobierno de Donald Trump va a imponer aranceles sobre miles de millones de millones de dólares en importaciones chinas y Xi Jinping promete pagar con la misma moneda. Es una disputa que refleja una rivalidad económica y militar cada vez más intensa entre una potencia que lleva décadas dominando sin rival y un país que probablemente ha protagonizado una de las historias de crecimiento más 'milagrosas' que se recuerden. Es un choque entre 2 sistemas divergentes. Es probable que esa tensión estratégica se intensifique, independientemente del resultado de las temerarias políticas arancelarias actuales. Y es una batalla por la influencia global. Pero también involucra a la Unión Europea, que tanto tiene que ver con USA, y no sólo vía la OTAN. Aquí una apreciación:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (DW Global Investments). Se espera que a partir de hoy (07/07), USA imponga de forma efectiva aranceles sobre US$ 34.000 millones en productos chinos. Aunque con Donald Trump todo puede cambiar hasta el último minuto, por ahora el anuncio se mantiene.

¿Es parte de las tácticas de negociación del Presidente de EEUU de las que saldrá bien parado o realmente el mundo está por entrar en una guerra comercial? Viendo los antecedentes de Trump, tranquilamente podría tratarse de una “exageración” para lograr ajustes comerciales moderados. Pero aunque esta sea la intención, el tiro podría salirle por la culata.

Hasta los analistas de los grandes bancos de inversión encuentran difícil predecir el efecto de la imposición de tarifas (aranceles). Pero lo que sí acuerdan es que, de seguir esta situación, la volatilidad en los mercados habrá llegado para quedarse.

A continuación podemos ver la volatilidad en las acciones europeas y cómo cada vez que se habló de tarifas ésta se disparó.

China no es el único afectado sino que Trump también anunció tarifas a la UE (Unión Europea) sobre el acero y aluminio, lo que desencadenó que la UE anuncie la imposición de aranceles del 25% sobre ciertos productos estadounidenses incluyendo las motos Harley Davidson y que, a su vez, el país del norte responda con un 20% de tarifas sobre autos europeos.

La compañía tradicional estadounidense de motos expresó que mudaría las fábricas que produzcan para la UE fuera de EEUU para evitar el aumento de los costos. La respuesta de Trump no tardo en llegar:

> “Si mueven la producción fuera de EEUU pagarán más impuestos que nunca. Los clientes no están contentos con esta decisión”,

> “Nuestra administración esta trabajando con otras compañías de motos que quieren ingresar al país”.

Se está viviendo una dinámica donde la tensión no deja de crecer. Vemos que las compañías más afectadas son las que tienen producción globalizada.

Al menos hasta que se acomoden, tal como lo intenta hacer Harley Davidson, que claramente pondrán todos sus esfuerzos en proteger la rentabilidad y el valor de los accionistas.

La guerra deja a algunos bien parados

En cuanto a los commodities, también China planea poner impuesto sobre la soja, haciendo que a los granjeros estadounidenses les cueste más competir con otros países productores.

Argentina y Brasil pueden quedar mejor posicionados para venderle a China frente a EEUU por poder exportarle al gigante asiático sin pagar tarifas. Nuevas puertas se abren.

Como conclusión, el desconcierto siempre aumenta la volatilidad de los mercados financieros y eso es lo que está pasando.

¿Cuál es el as que Trump tiene bajo la manga en una guerra que parece perjudicar a todos?

¿Es su idea apostar a que los demás países salgan más perjudicados que EEUU y así ganar en términos relativos?

La realidad es que el mapa comercial está cambiando y todavía los efectos no son claros. Pronto veremos cómo sale el ranking de ganadores y perdedores.