MARÍA EUGENIA ES DIFERENTE

La AFA, un paradigma del gobierno de Macri

Con Daniel Angelici pisando fuerte en la Asociación del Fútbol Argentino, logrando el alejamiento de Marcelo Tinelli y postergando a River Plate de las decisiones, a la vez que mantiene como aliados a Claudio Tapia y Hugo Moyano, tan cercano a la Casa Rosada, es imposible no leer esta nota de Luis Rizzi (ex funcionario en la Administración Macri), acerca de la AFA y, precisamente, la Administración Macri.

CIUDAD DE BUENOS AIRES. Luego de conocido el alejamiento, temporario o no de Marcelo Tinelli del fútbol argentino, un mozo de un bar que suelo frecuentar me recibió con una pregunta que me dejó pensando: "¿Usted cree que con María Eugenia Vidal la AFA hubiera quedado en manos de Hugo Moyano?"

Esa pregunta, pienso que, a esta altura del gobierno de Mauricio Macri, se la hace mucha gente. Carlos Pagni, días pasados en La Nacion, señaló las diferencias que hay en el trato con Elisa Carrio por parte de Macri y de Maria Eugenia Vidal, pero creo que hay muchas otras, más importantes.

Cuando era vicejefe del gobierno porteño, Vidal era quien daba la cara y demostraba estar en los problemas, conocerlos y buscaba soluciones. Lo de Macri era y es mas “light”, cada vez más se asemeja a un pastor o un sacerdote. Lo bueno vendrá del cielo, de Wall Street o de Beijing, en definitiva podría decir 'de la divina providencia'.

El partido del gobierno, insisto una vez más es, tal como dice Ignacio Zuleta, el partido del balotaje, que adopta el nombre de “Cambiemos”. Se parece, mucho más, a un matrimonio de conveniencia celebrado para utilizar mejor su patrimonio -que es el caudal de votos-, que a un matrimonio real que aspira a constituir una familia.

La confrontación como método político que impulsaría el Señor Jaime Duran Barba, es una variante del nefasto “populismo”, y me hace recordar a Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. La cosa es entre ellos y nosotros, “Kristinismo vs. Macrismo” y lo que importa es ganar y sembrar el antagonismo para permanecer en el poder y prometer que los cambios vendrán después de las elecciones, mientras nos preguntamos, ¿por qué no empezaron si ya ganó la elección presidencial?

Lo dicen José Luis Espert y muchos otros: el gobierno de Mauricio Macri aparenta tener mejores modales que “ellos”, aunque me quedan algunas dudas. (Habría que ver si así lo piensan Isela Costantini, Alfonso Prat Gay y Enrique Szewach, entre otros, y yo mismo que en una posición mucho más modesta, por proponer 2 o 3 reformas relacionadas con el transporte aéreo, fui despedido sin que la persona que tomó la decisión tuviera la valentía de hablar personalmente conmigo, para que le pudiera explicar la razón de mis propuestas -un tal Pedro Sorop, a quien obviamente no puedo respetar, cuyo comportamiento como dijo Marcelo Longobardi, sería más digno en un jardín de infantes que en un Ministerio de la Nación, aunque allí sigue, como el famoso Maestro de Siruela que no sabía leer pero puso una escuela-).

Cuando escucho decir que este gobierno nos evitó convertirnos en “Venezuela”, diría que eso se logró porque hubo un 2% más de gente que no votamos al FpV.

Lo cierto es que los cambios demoran y el de la AFA es un caso que tiene más importancia de lo pensado ya que ante la posibilidad de producir un cambio de fondo en el futbol, se optó por mantener el tan criticado estilo “grondonista”, ahora con Hugo Moyano como mentor, cuyos métodos para lograr aumentar el número de afiliados de su gremio y cambiar principios del encuadramiento sindical, conocemos todos.

Como me decía el mozo, pienso que con Maria Eugenia Vidal, esto no hubiera ocurrió y probablemente en la AFA hubiera habido cambios y seguramente otros hubieran sido sus autoridades.

El gradualismo como programa de gobierno con un componente inestable de disposición a negociar y a confrontar, principalmente con el kirchnerismo, que le resulta funcional, como escribió Eduardo Fidanza; me hace acordar al castigo de la gota china que consistía en inmovilizar a un reo en posición de cúbito supino -tumbado boca arriba-, de modo que le cayera sobre la frente una gota de agua fría cada 5 segundos, la tortura era la locura que le provocaría a la victima el no poder dormir, no poder tomar agua lo que lo llevaba además a una muy cruenta muerte.

La gente común se pregunta hacia dónde vamos porqué el dólar barato, las tasas altas, el endeudamiento, la inflación ya lo hemos vivido y sabemos que ocurrió un Rodrigazo, que hubo una nefasta tablita, una convertibilidad que se calcificó y la crisis del 2001/2002 y luego el cepo, la destrucción del INdEC, la pobreza, la indigencia y siempre la korrupcion.

También la gente sabe que unos pocos ganan mucho dinero y que los fraudulentos contratos de venta de dólar futuro del gobierno de Kristina, fueron respetados y que el gobierno no se animó a declarar su grosera nulidad y se dilapidaron $60.000 millones para su pago.

Decíamos que Cambiemos es un “matrimonio de conveniencia” porque fue suficiente que Martin Lousteau, como todo político, ratificara que quiere participar, para que el sistema “Cambiemos” mostrara fragilidad y autoritarismo y que en su comportamiento no hay síntoma alguno de una “nueva política”. Es un partido o movimiento verticalista, alguien o alguienes, dijo igual que Guillermo Moreno, “Aquí no se vota” (permítanme usar esa palabra cuando se habla de “todos y todas” y de “jóvenes y jóvenas” y no faltará quien hable de “varones y varonas”).

La diferencia con Moreno fue que “no se vota” lo dijo en una asamblea de una sociedad anónima, ahora se dijo cuando es necesario contar con un buen repertorio de candidatos para poder elegir ¿a los mejores? de cada partido, para que gobiernen la República.

La elección de la AFA digitada, consentida o tolerada desde el gobierno, no es una buena señal.

La verdad es que los empresarios del juego conduciendo el deporte profesional no me merecen confianza, porque ganan dinero explotando las pasiones lúdicas de la gente, y eso es obsceno.