Leído

¿CÓMO SIGUE LA CRISIS?

Economía en la picota: 10 tuits y 3 recortes

Mie, 03/04/2019 - 4:19pm
Enviado en:
Por Urgente24

Complicadísimo todo. La economía redujo a cenizas la ambición reelectoral de Mauricio Macri. Pero lo más grave es que el horizonte es más preocupante aún. ¿Qué es lo que viene? Aquí algunos aportes extradídos de Twitter:

Contenido

Maxi Montenegro revelando una primicia:

"Dos de los principales funcionarios del FMI para Argentina mantuvieron una reunión reservada con 4 inversores argentinos y los representantes de uno de los mayores bancos locales. Los funcionarios del organismo que particparon fueron Trevor Alleyne, representante residente en Argentina y Romain Veyrune, Especialista en Moneda y Mercado de Capitales del FMI.

El encuentro quedó registrado en

> un "memo secreto" en el que se puntea qué piensa el Fondo Monetario sobre el dólar, la inflación, las tasas de interés, el "riesgo Cristina",

> la posibilidad de aplicar controles de capitales si escalara la crisis y cómo se refinanciará la deuda con un nuevo acuerdo con el Fondo para el próximo Gobieron y qué exigirá a cambio el FMI.

Éste es el resumen de los principales temas que se discutieron en el selecto encuentro, que empezó con una exposición de Trevor Alleyne:

1) Dijo que el organismo corrigió ahora la inflación al 30/31% anual en 2019, desde un 20% a fines de septiembre. Reconoció que “subestimaron la inercia inflacionaria”.

2) Proyectan “suave recuperación de la economía” a partir del segundo trimestre del 2019. 

3) Estiman baja de la recaudación en términos reales aunque son concientes que la inflación ayudará al incremento nominal de los ingresos fiscales. 

4) El FMI autorizó en dos oportunidades ya aumentos de la AUH por encima de lo establecido en el programa original. 

5) La cuenta corriente del balance de pagos y el refinanciamiento de la deuda pública de corto plazo ha evolucionado mejor de lo proyectado para el Fondo. 

6) Sin embargo, proyectan “mayores riesgos de refinanciación a partir del segundo semestre” cuando se aproxime la elección de octubre. (...)":


Federico Furiase, explica las dificultades de la coyuntura:

"(...) Los dólares de la cosecha y el Tesoro, la recomposición de tasas reales y el mejor colchón de tipo de cambio real calmarían la tensión cambiaria en las próximas semanas. Pero si el viento de frente contra emergentes vuelve a soplar, o si escala el riesgo político local ante mayor inflación y suba del desempleo, no hay mucho que pueda hacer la política monetaria.

¿Consistencia intertemporal?

En la “foto”, el ratio pasivos remunerados en dólares vs. reservas de libre de disponibilidad se ubica en torno a 1,3 frente a un nivel de 2,1 en enero de 2018. Pero la “película” dependerá de la capacidad del BCRA para bajar la tasa a la que crecen sus pasivos remunerados, sin generar una corrección brusca del dólar y para recomponer reservas. Con tres desventajas.

> El plazo cortísimo de las Leliq acelera el crecimiento del interés compuesto al que crecen los pasivos remunerados.

> Las Leliq no son contrapartida de aumento en las reservas del BCRA, como era el caso de la colocación de Lebac para esterilizar los pesos emitidos por la compra de dólares del BCRA al Tesoro.

> La tasa de las Leliq no es la tasa que recibe el ahorrista, quien finalmente decide entre dólar o activos en pesos.

El esquema funciona cuando el dólar atraviesa el piso de la ZNI (zona de no intervención), con un BCRA encontrando espacio para bajar tasa a la que crecen los pasivos remunerados, fortalecer las reservas comprando dólares y moderar la restricción de liquidez al no esterilizar la emisión por compra de dólares. Si bien los dólares de la cosecha y del FMI podrían ayudar, con viento de frente en emergentes, riesgo político y una inflación que por ahora viaja más rápido que el ajuste de las bandas, va a ser más difícil que el dólar perfore el piso de la ZNI."


Daniel Artana en la revista de FIEL, con demasiados supuestos, todos positivos (es evidente que es simpatizante de Boca Juniors y de Mauricio Macri):

"(...) Los datos de actividad sugieren que la economía habría dejado de caer y podría insinuar una tibia recuperación. El PIB mensual, la industria y la construcción relevados por INDEC, el índice Construya y el índice de producción industrial de FIEL todos muestran una recuperación en las series ajustadas por estacionalidad en los meses más recientes disponibles. La mejora en la cosecha ayudaría a consolidar esa mejora, pero la dureza fiscal y el aumento reciente en las tasas de interés actuarán en sentido contrario.

En la medida que se reduzca el riesgo de retornar a un experimento populista (agravado por la falta de recursos para distribuir) habría un alivio que debería traducirse en una caída del riesgo país. Así se capitalizaría, pero con demora, el avance en la disminución del desequilibrio fiscal y del déficit externo. De todas maneras, parece poco sostenible que la economía argentina pueda abandonar “el modo ajuste”. Aún a pesar del receso 2018-2019 y de la depreciación observada en el tipo de cambio real multilateral del orden de 30% respecto de finales de 2017, la cuenta corriente del balance de pagos sigue siendo deficitaria. 

Una mejora en el consumo sin mayor depreciación aumentaría ese desequilibrio y no es evidente de dónde saldría el financiamiento para hacerlo posible ni la capacidad de mantenerlo en el tiempo.

La Argentina necesita reformas estructurales que le permitan sostener el crecimiento aún en un contexto en el que no haya mucha suerte (en precios de exportación o crecimiento de nuestros socios comerciales). De esa manera se puede disparar el círculo virtuoso de mayores inversiones y exportaciones. La solvencia fiscal y la reducción de sobrecostos al sector privado son esenciales y no se lograrán con slogans de campaña."