Reparto de Ganancias

Moyano comprobará hoy que no cuenta con el apoyo del G-6

Después de 12 días de permanencia en el exterior, Hugo Moyano comprobará el "faltazo" de las cámaras empresariales más poderosas del país en la reunión que hará por la tarde la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados. Allí, la CGT, a través del proyecto del diputado Héctor Recalde, tratará de consensuar que se vote el reparto del 10% de las ganancias de las compañías entre sus trabajadores.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- La polémica iniciativa de Hugo Moyano cuenta con el rechazo del llamado Grupo de los Seis, integrado por la Unión Industrial Argentina (UIA), la Sociedad Rural, la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), la Cámara Argentina de Comercio, la Cámara Argentina de la Construcción y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Las desavenencias contra los empresarios fueron relativizadas por los aliados de Moyano. Así, el diputado nacional por el Frente para la Victoria, Omar Plaini (Canillitas) explicó al diario \'La Nación\': "No es cierto que haya una oposición masiva de las compañías al proyecto, que reivindica un derecho constitucional".

Plaini se refirió al respaldo que dieron la Confederación General Económica, Adimra (industriales metalúrgicos), Fadeeac (autotransporte de carga), Apyme y Came (cámara mercantil empresarial), durante la visita que hicieron el jueves pasado a la comisión que preside Héctor Recalde. Sin embargo, quienes se oponen representan a las compañías grandes, de mayor peso.

Desde antes de partir a Fráncfort, donde participó en una conferencia sindical de logística, Moyano destacó junto al presidente de la UIA, Héctor Méndez, que ninguno se negaba a discutir el proyecto. Sin embargo, el empresario integró la comitiva que acompañó a la presidente Cristina Fernández en su viaje a Corea del Sur y le llevó su inquietud.

El Gobierno se hizo eco de la situación y restó apoyo a la iniciativa de Recalde en las condiciones en que se plantea la reforma.

A pesar de la oposición oficial, y para mantener el equilibrio, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, recibió a los sindicalistas de la CGT, Jorge Omar Viviani (peones de taxis) y a José Luis Lingeri (obras sanitarias), con quienes coincidió en una convocatoria al Diálogo Social, con la UIA como principal sostén.

Paralelamente, la UIA prefiere evitar un desmedido protagonismo de la CGT. Durante la conferencia industrial que realizará el jueves y el viernes en Costa Salguero, sus autoridades no dejarán que los sindicalistas expongan en el encuentro, aunque por cortesía les enviarán la invitación a Moyano y a sus principales laderos. La Presidente se comprometió a dar un discurso de cierre al mediodía del viernes.

Las autoridades de la UIA confirmaron ayer la decisión de no ir hoy a la Cámara baja y descartaron que esta postura pueda causar un malestar del Gobierno con los industriales.

También la Bolsa dijo que no concurrirá, en un comunicado firmado por su presidente, Adelmo Gabbi. Se decidió confiarles a "especialistas el análisis de los proyectos de ley sobre la materia indicada", y pidió un lapso mayor para estudiar la iniciativa.

La Sociedad Rural consideró que el proyecto es "totalmente innecesario" por la existencia de los convenios colectivos. En una nota enviada a Recalde, el presidente de la entidad, Hugo Biolcati, dijo que debe "realizar una compulsa interna de los cuadros institucionales (para) formar una opinión" sobre el tema.

"No habiendo sido consultados con anterioridad a la presentación del proyecto de ley, como indican las normas de la Organización Mundial del Trabajo, consideramos necesario tomarnos un tiempo prudencial para realizar el necesario análisis que requiere un tema tan trascendente como las relaciones entre el capital y el trabajo", concluyó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario