EL PORTFOLIO DE LA CIA

Espías, hackers, virus y secretos: 9 años de un escándalo

El 05/11/2009, la CIA (Central Intelligence Agency) concluyó que necesitaba una mayor presencia en las redes sociales, un conjunto de medios de comunicación en expansión. Ya se especulaba que 'la compañía' buscaba un entendimiento con Facebook. Sin embargo, los espías estadounidenses decidieron invertir dinero en Visible Technologies, empresa especializada en la auditoría de contenidos en Internet en general, y en las redes sociales en particular. Después que Facebook alertara acerca de una intrusión de la CIA entre sus usuarios -aún cuando el perfil era casi invisible, oculto entre bromas y críticas-, la agencia de inteligencia compró una empresa de tecnologías con capacidad para vigilar acontecimientos en la Red.

Desde 2007 la gubernamental estadounidense CIA (Central Intelligence Agency), a través de un poco conocido departamento llamado Servicio Clandestino Nacional, ingresó a la red social Facebook con la intención de identificar, interesar y contratar agentes que pudieran manipular las redes y controlar las estadísticas de la Red.

Años después, la noticia llegó a la opinión pública, provocando indignación entre muchos usuarios de Facebook.

Entonces, un tal Lindberg Williams inició un grupo de afinidad cuyo objetivo era forzar a la CIA a abandonar Facebook, y evitar que reuniera curriculum-vitaes y datos personales a través de esa red social.

"En nombre de las libertades civiles, y por respeto a lo hermosamente democrático que es Facebook, los miembros registrados en este grupo alzamos nuestras voces en protesta por la llegada de la CIA a la comunidad de Facebook e insistimos en que no recoja nombres, información biográfica ni los currículums de nadie", fue el 'grito de guerra' de Williams.

También nació un grupo, entre muchos grupos, "Facebook controlado por la CIA", que apestilló a Mark Zuckerberg acerca de la política de privacidad de Facebook, en especial cuando establecía que la empresa "puede desvelar información que se crea necesaria para cumplir con la ley".

La CIA contraatacó: nacieron al menos 5 páginas con el isologo oficial de la CIA. Y otras 4 se refirieron al nombre completo de la organización: Central Intelligence Agency. Ya se sabe que la mejor forma de ocultar un elefante es entre una manada de elefantes.

La página más popular superó los 4.400 miembros, administrada por un israelí, un estadounidense y un turco.

Pero la que fue identificada como la verdadera página de la CIA en Facebook tenía apenas 80 seguidores, mientras sugería a los miembros de la red social a hacerse seguidores de la agencia y a "colgar en la pizarra las preguntas que tengan".

En cambio el FBI (Federal Bureau of Investigations) se exhibió mejor organizado, desempeñándose con menos secretismo desde una página identificable, con más de 10.300 seguidores.

El FBI ofrecía su propia aplicación para iPhone, con las fotos y las descripciones de los terroristas más buscados. La empresa tecnológica NIC trabajó en una versión 2.0 de la aplicación, que permitía enviar información a la oficina local del FBI, según la ubicación geográfica del usuario.

El gran banquero

El 05/11/2009, la CIA avanzó sobre la empresa Visible Technologies, a través de su división privada de inversiones, In-Q-Tel. Había explotado el escándalo Facebook, la CIA no sólo quería tomar distancia sino conseguir directamente sus objetivos sin tener que tercerizar tareas.

Visible Technologies se dedica a "construir o gestionar reputaciones en los motores de búsqueda más populares o a ayudar a las empresas a seguir y participar en conversaciones en redes sociales influyentes", según su página web.

Visible Technologies podía controlar de qué se habla en páginas personales y ayudar a difundir una buena imagen de sus clientes.

La compra que ejecutó In-Q-Tel ocurrió para "recolectar información dinámica de las conversaciones en redes sociales", según un comunicado de Visible Technologies.

El vicepresidente ejecutivo de In-Q-Tel, Troy M. Pearsall, explicó la operación desde el otro lado.

La CIA -acostumbrada a trabajar de incógnito- logró así iniciar una estrategia que podía darle más resultado.

En septiembre 2014, Visible Technologies fue adquirida por Cision, compañía de software y proveedor de servicios de relaciones públicas y relaciones públicas que cotiza en el NYSE (New York Stock Exchange). En 2017, hubo una reorganización de la empresa que también controla PRNewswire, PRWeb, Bulletin Intelligence, L'Argus de la presse, Help a Reporter Out (HARO), CEDROM-SNI y Prime Research

Un alto precio

Luego de la invasión a Afganistán nació In-Q-Tel como empresa de capital riesgo con sede en el condado de Arlington, en Virginia, cerca de los cuarteles generales de la CIA, en Langley.

Q proviene de la ficción británica James Bond, de Ian Fleming, y sólo se sabe que ya disponía de US$ 37 millones anuales.

In-Q-Tel es el brazo financiero informal de la CIA, que apuntó a financiar los proyectos tecnológicos más innovadores que fuesen de utilidad para la inteligencia estadounidense. Por ejemplo, Palantir, creada por Peter Thiel, antiguo CEO de PayPal. Palantir se especializa en 'data mining', o sea la Big Data.

La CIA había informado que no era capaz de producir toda la tecnología necesaria para el siglo 21, y recibió aprobación para su política de infiltración de Silicon Valley. En ese contexto, ¿In-Q-Tel fue la única empresa de la inteligencia gubernamental estadounidense volcada a financiar la high-tech, o sólo es la única que trascendió?

En 2009, The Washington Post escribió: “En los 5 años que han pasado desde que abrió sus puertas, In-Q-Tel ha invertido en más de 75 compañías y entregado más de 100 tecnologías diferentes a la CIA”.

Pero era información obsoleta: en 2009, In-Q-Tel ya había invertido en 150 empresas que habían transferido a la CIA 240 soluciones tecnológicas.

La revista 'Business Insider' publicó una lista de 14 de las empresas que confirmaron haber recibido aporte de capital de In-Q-Tel para el desarrollo de determinada tecnología.

Por ejemplo, SnapDNA, un dispositivo portátil que permite identificar una muestra de ADN en cuestión de minutos. Según el reportaje de 'Business Insider', fue utilizado en 2011 para confirmar que Osama bin Laden era realmente el hombre asesinado en la célebre misión de los Navy SEAL.

También Cyphy, que desarrolló un microfilamento que le otorgó a un drone más independencia y alcance para vigilancia, con una cámara nocturna de alta definición.

Y BBN Technologies, antigua desarrolladora de material militar fundada en 1948, pero que en tiempos contemporáneos elaboró Boomerang, que detecta el origen de los disparos a vehículos motorizados y cuyo reconocimiento de voz traduce automáticamente cualquier idioma extranjero.

Y Basis Technology, que desarrolló el 'software' Rosette, que lee documentos escritos en otro idioma y los traduce, e interpreta si el texto expresa sentimientos positivos o negativos.

Y Orbital Insight, que analiza imágenes satelitales, y en la que inclusive ingresó Google Ventures para obtener la tecnología desarrollada.

Y Fuel3D, que desarrolló Scanify, escáner tridimensional del objeto retratado.

Y MindMeld, líder en sistemas de reconocimiento de voz.

Y la compañía de comunicaciones BlueLineGrid, creadora de GridTeam, que permite chatear, mantener conversaciones en grupo y compartir archivos con un plus de privacidad.

Y Sonitus, que desarrolló un sistema de comunicaciones que se introduce en la boca y permite una calidad de sonido excelente para utilizar, por ejemplo, durante una operación militar.

Y Keyhole, luego adquirida por Google para desarrollar Google Earth.

Y Cylance, que avanzó en una inteligencia artificial que detecta 'malware' en menos de 1 segundo.

Y Oculis Labs que desarrolló PrivateEye y Chameleon, que localizan la dirección de la mirada del usuario y hace sólo visible aquella parte que esté viendo.

Tarea sucia

Aquel 2009 fue cuando se conoció que Monsanto subcontrataba para tareas especiales a la empresa Academi (ex Xe Services LLC, ex Blackwater USA y ex Blackwater Worldwide).

Fundada en 1997 por Erik Prince y Al Clark en Carolina del Norte, donde entrenan a más de 40.000 personas al año-, Academi logró una gran visibilidad 12 años después.

El jueves 20/08/2009 se supo que la CIA había contratado a Blackwater para un programa secreto de asesinatos y otras operaciones encubiertas clasificadas contra miembros y dirigentes de la organización terrorista islámica al Qaeda.

Una investigación federal señaló en 2012 que la CIA había contratado a Academi tras el 11-S para que apoyara las operaciones de una unidad de alto secreto de la CIA especializada en asesinatos selectivos.

Uno de los directores, cuyo seudónimo era Cofer Black, se hizo famoso por su brutalidad. El personaje regresaría a escena haciendo contacto con Monsanto en 2008, como directivo principal de la empresa Total Intelligence.

Según Monsanto, Total Intelligence era una “entidad totalmente separada de Blackwater”.

Sin embargo, en el periódico The Nation aparecieron correos electrónicos de Cofer Black explicando a otros ex agentes de la CIA, desde casillas postales digitales de Blackwater, que Total Intelligence se había convertido en “el brazo de inteligencia de Monsanto”.

Ahora, la pregunta: ¿Ingresó o no la CIA en el origen de Facebook?

El cineasta Aaron Sorkin, por ejemplo, describe en su largometraje "La red social" a la empresa como "fundada en la traición personal, en la elección de las ganancias por encima de la gente".

O peor aún: "Hasta donde se conoce a Facebook por una definición de marca, un lema o un mantra, es 'Muévete rápido y rompe cosas', tal como explicó Zuckerberg en 2009″.

En 2010 él dijo: "La privacidad ya no es una 'norma social'". Sin duda, uno de los errores más graves de Zuckerberg porque así pueden entenderse el desastre de Cambridge Analytics.

En aquel 2010, Paul Ceglia presentó una demanda contra Zuckerberg y exigió el control del 84% de las acciones de la red social.

Su demanda tenía como base un contrato firmado en 2003 por US$ 1.000, según el cual Zuckerberg debía elaborar un código para un nuevo sitio —un servicio de mensajería instantánea para los estudiantes de la Universidad de Harvard—.

Desde el punto de vista de Ceglia, él debería haber recibido un 50% de las acciones, si Facebook fue lanzado en 2004, esperaba 84%.

Ceglia perdió el caso y fue acusado de falsificación de documentos y fraude a través de los medios de comunicación electrónicos. Ceglia se enfrentaba a 20 años de cárcel.

Entonces, Ceglia decidió abandonar USA con su familia.

Él regresó a escena en agosto de 2016, cuando le envió a la agencia Bloomberg 4 correos electrónicos informando que estaba vivo, pero que no intentaría regresar a USA, aunque él dijo tener las pruebas de que Facebook recibió una inversión inicial de In-Q-Tel.

Grave error de Ceglia: fue rastreado y capturado en Ecuador, el 23/08/2018.

El exdirector de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional, Michael Hayden, autor de un libro sobre los servicios de inteligencia en USA, le dijo al diario británico 'The Guardian': "Los hábitos de la gente están orientados a proteger la privacidad contra el Gobierno porque esa fue siempre la amenaza tradicional. Sin embargo, ese ya no es más el patrón. Estamos atravesando un ajuste cultural. (...) Con respecto a la definición de privacidad aceptable en el siglo XXI, Mark Zuckerberg probablemente vaya a tener una mayor influencia que los propios Gobiernos debido a las reglas que podemos aceptar en sus aplicaciones de Facebook".

Esta información es la que también buscó el periodista británico Tom Hodgkinson, quien explicó que “Facebook, al igual que PayPal, es un experimento social". Él fue quien puso la lupa sobre René Girard, un gurú de Stanford que sostiene que el comportamiento humano funciona por deseo mimético: la gente se mueve como un rebaño y se copia una a otra sin mucha reflexión.

La investigación de Tom también se enfocó en que los US$ 500.000 iniciales de Facebook los aportó Peter Thiel, el ex CEO de Pay Pal que funcó Palantir, donde invirtió In-Q-Tel.

Los chinos, siempre los chinos

Sería injusto acusar a Facebook y no evaluar qué ocurre con las otras desarrolladoras de tecnología.

En 2015, Amazon.com Inc. comenzó a estudiar la compra de Elemental Technologies para ayudar a la expansión de su servicio de transmisión de video, hoy conocida como Amazon Prime Video.

Esa tecnología ha ayudado a transmitir online los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, a comunicarse con la Estación Espacial Internacional y a enviar las imágenes de aviones no tripulados a los monitores de la CIA.

En los servidores de Elemental Technologies, ubicados en los mega hubs de Amazon Web Services (AWS), ocurrió un gran escándalo por la aparición de un pequeño microchip, que no formaba parte del diseño original de las tablas.

Durante la investigación de alto secreto los investigadores determinaron que los chips permitieron a los atacantes crear una puerta oculta. Los investigadores descubrieron que los chips habían sido insertados en fábricas dirigidas por subcontratistas en China.

Hay 2 maneras en que los espías pueden alterar los equipos informático:

> interdicción (manipulación de dispositivos en tránsito desde el fabricante hasta el cliente. Según el residente en Rusia, Edward Snowden, es el mecanismo favorito de las agencias de espionaje de USA; o

> siembra en el origen (China tiene ventaja al respecto porque es el origen del 75% de los teléfonos móviles del mundo y el 90% de sus PC. Pero no es nada sencillo de ejecutar aunque agentes de una unidad del Ejército Popular de Liberación habrían logrado grandes avances).

Por ejemplo, Supermicro, un conducto perfecto para lo que los funcionarios estadounidenses describieron como el ataque más importante a su cadena de suministros). Apple era un gran cliente de Supermicro, por ejemplo. A mediados de 2015 se encontraron chips maliciosos en las placas madre Supermicro, y Apple interrumpió todo vínculo con el proveedor.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario