ANIVERSARIO DE IRENA

"Encontrar belleza en este caos es virtud"

Dicen que la maldad triunfa solamente cuando el bien no actúa, y puede ser que sea cierto, ya que la invasión tanto alemana como soviética a Polonia fue uno de los capítulos más terribles de la historia. Sin embargo, los resultados hubiesen sido peores de no ser por la valentía de gente como la joven polaca, Irena Sendlerowa, también conocida como "El Ángel del Gueto de Varsovia". Irena nació en Varsovia el 15/02/1910.

"Ayuda siempre al que se está ahogando, sin tomar en cuenta su religión o nacionalidad.
Ayudar cada día a alguien, tiene que ser una necesidad que salga del corazón".
Stanislaw Krzyzanowski,
padre de Irena Sendlerowa.


"No se plantan semillas de comida. Se plantan semillas de bondades. Traten de hacer un circulo de bondades, éstas los rodearán y los harán crecer más y más".
Irena Sendlerowa.

 

El 23/08/1939, Adolf Hitler y Iósif Stalin, a través de sus ministros Joachim von Ribbentrop y Viacheslav Mólotov, firmaron el tratado de no agresión entre ambas naciones, pero además, ocultamente, acordaron el reparto de algunos países como Finlandia, las Repúblicas Bálticas, parte de Europa Oriental y la sufrida y castigada Polonia.

Pocos días más tarde, Alemania se puso manos a la obra e invadió su parte del país polaco el 01/09/1939, y hacia el 06/10/1939 la defensa se había rendido. Las fuerzas soviéticas invadieron el 17/09/1939.

El régimen nazi había comenzado a implementar su sistema de "guetos", una suerte de asentamientos o barrios destinados a confinar a la población judía y, a veces también, a los gitanos, lo que facilitó su control.

'Gueto' viene del italiano 'ghetto', que quizás desciende del veneciano 'geto' (‘fundición de hierro’, por una fábrica que estaba en un barrio donde se encerró a los judíos en la Serenísima República de Venecia, sucesivamente ampliado, entre 1500 y más allá de 1633).

Irena Sendler (1)

Los habitantes de los 'guetos' de Europa del Este debían sobrevivir, si podían, privados de derechos, hacinados, mal alimentados y obligados a trabajar para la industria bélica alemana. De ahí fueron gradualmente deportados a campos de trabajos forzados/exterminio.

El más famoso de estos asentamientos fue el de Varsovia, ubicado en el centro de la capital polaca en octubre de 1940 y, con una población aproximada de 400.000 habitantes, tuvo una duración de 3 años, a través de los cuales los nazis redujeron la población a menos de 50.000 (30% de la población de Varsovia fue aglomerada en el 2,4% de la ciudad).

Irena Sendlerowa -aunque algunos le llaman Sendler- había nacido en Varsovia el 15/02/1910 y había heredado de su padre, Stanislaw Krzyzanowski, su vocación por ayudar al prójimo, tal como ella misma dijo: "La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad".

A sus 20 años comenzó a trabajar en los servicios sociales del municipio de Varsovia. En esos años ella se vinculó al Partido Socialista Polaco.

En 1939, cuando Alemania invadió Polonia, Irena, empleada en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia, trabajaba en los comedores comunitarios de la ciudad, entregando indumentaria y dinero a las familias judías, además de inscribirlos con nombres católicos falsos para evitar que fuesen capturados por los nazis.
El 01/12/1939 se impuso el uso de un brazalete blanco con la estrella de David en azul y se prohibió el uso de transporte público, el cambio de residencia y la asistencia a parques y restaurantes, además de la exclusión de determinadas profesiones.

Irena Sendler (2)

Esto es historia documentada: a mediados de 1940 el gobernador, general Hans Frank, consideró la posibilidad de deportar a los judíos a algún lugar como Madagascar. Pero el 12/09/1940 anunció a sus subordinados la decisión de cerrar (aislar) el 'gueto'. Esto le fue comunicado el 12/10/1940 a Adam Czerniaków, presidente del Consejo Judío de Varsovia, quien debía sufragar las obras (¿no es lo que pretende hacer Donald Trump con México acerca del muro?).

El gueto fue establecido por el gobernador Frank, el 16/10/1940, y durante el año y medio siguiente, judíos de la ciudad y localidades aledañas menores fueron trasladados forzosamente hacia el 'gueto' donde la mortandad ayudaba a mantener estable el número de habitantes.

Las raciones alimenticias para judíos eran oficialmente limitadas a apenas 184 calorías por día, mientras que a los polacos les correspondían 1.800 y a los alemanes 2.400.

El 16/11/1940 los nazis cerraron el acceso del 'gueto' de Varsovia al exterior: inicialmente con alambres de púa y luego construyendo un muro de 3 metros de altura y 18 kilómetros de largo, la tumba de miles de personas.

Para acceder al gueto de forma legal, Irena Sendlerowa, integrante del Consejo para la Ayuda de Judíos (Zegota), había conseguido un pase del departamento de Control Epidemiológico de Varsovia. Así pudo acceder a diario, llevando alimentos y medicinas.

Además de ayudar a otras enfermeras no judías a introducirse en el 'gueto', Irena decidió buscar la manera de extraer, por lo menos, a los más pequeños.

Irena Sendler (3)

Irena, también conocida como 'Jolanta', diseñó una operación a espaldas de los nazis. Lo que ella hacía, con ayuda de los padres, era seleccionar a los niños que tenían más posibilidades de pasar físicamente por polacos cristianos. Si ya no eran tan niños, se privilegiaba su conocimiento del idioma sin acento y de canciones y poesías populares polacas.

Por supuesto que fue terrible: padres y madres debían elegir cuáles hijos podían salvarse y cuáles no; y había madres que decidían desprenderse de sus bebés. Pero esperar la muerte era peor. Los más pequeños eran adormecidos con medicamentos para que no interrumpieran durante el momento de sacarlos clandestinos del 'gueto', en cajones de madera o en sacos, por las cloacas, por los sótanos y hasta por una iglesia que tenía varias puertas y una salía del otro lado del muro.

Sin embargo, la manera más sencilla de sacar a los niños era utilizando las ambulancias que trasladaban a los más graves a los hospitales ubicados en la zona exterior del espacio controlado. Pero pronto Irena tuvo que buscar otros métodos. Entonces aparecieron las bolsas de basura, ataúdes, etc.

Durante mucho tiempo Irena logró burlar los controles alemanes. Y ella llevaba a sus rescatados a lugares seguros donde adaptarse a su nueva situación, recuperando la salud y las energías. Irena anotaba los datos de cada uno de los niños y los guardaba en frascos, los cuales enterraba debajo del manzano de su vecino.

Irena Sendler (4)

Otros miembros de la organización Zegota preparaban documentos falsos para los niños, en especial una nueva partida de nacimiento con un nombre eslavo y un certificado de bautismo. Los apellidos debían corresponderse con los de la familia que aceptaba acogerlos. Si esto no ocurría, al menos se los confiaba a orfanatos cristianos, que representaban una garantía de supervivencia.

Con sus métidos más bien caseros, Irena logró salvar a más de 2.500 niños.

Sin embargo, un día una vigilante de lavandería, quien había sido descubierta por los alemanes, cuando fue torturada identificó a algunos integrantes de la red Zegota. Por ejemplo, a Irena, quien fue detenida por la Gestapo. Ella fue confinada en la prisión de Pawlak y le quebraron las piernas pero no lograron que les revelase el paradero de los niños que había escondido ni la identidad de sus colaboradores.

Los nazis la condenaron a morir fusilada, condena que iba a cumplirse si la resistencia no hubiese sobornado al soldado encargado del transporte de la prisionera, quien la dejó escapar. Prófuga de las autoridades, ya no podía seguir moviéndose con la tranquilidad del pasado y tuvo que pasar a la clandestinidad hasta el final de la guerra, participando activamente en la resistencia polaca.

Tras el final de la guerra, se desenterraron los 2.500 frascos escondidos en la parcela de su vecino. Y 2.500 niños del 'gueto' pudieron recuperar sus verdaderas identidades.

Irena se casó y tuvo 3 hijos. Por supuesto que tuvo problemas con los soviéticos que llegaron luego de los alemanes. Sin embargo, y luego de recibir muchas distinciones pese a la Guerra Fría, ella pasó al olvido hasta que un grupo de estudiantes de Kansas recuperó su memoria en 1999, y consiguió visitarla.

Irena Sendler (5)

Cuando la imagen de la anciana salió en la prensa, muchos exniños, ya adultos, la reconocieron o recuperaron como la enfermera polaca que les había salvado la vida.

Ella falleció en Varsovia, el 12/05/2008, a los 98 años de edad.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario