PELIGROSO 'JUEGO'

La 'Ballena Azul' ya llegó a Uruguay: Al menos 4 casos

Desde el Gobierno uruguayo emitieron un comunicado para alertar sobre los riesgos del macabro juego de la Ballena Azul, que en ese país ya provocó que cuatro chicos resultaran heridos. Esta práctica, que se popularizó en Rusia -donde habrían muerto unos 100 jóvenes- y ya llegó a Latinoamérica, propone 50 desafíos para cumplir, donde el suicidio es el último en la lista.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública y de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) de Uruguay mostraron su preocupación por el caso del juego de la Ballena Azul registrado en Rivera, en donde una adolescente de 13 años llegó al hospital local con heridas punzantes en sus brazos por haber participado del la propuesta.

El director de Salud Mental y Poblaciones Vulnerables de ASSE, Horacio Pociúncula, informó que este juego nació en Rusia y allí murieron 100 jóvenes que formaron parte de él, y luego se viralizó en las redes sociales. "Esto no se da en cualquier adolescente, se da cuando hay un territorio biológico, un territorio de vulnerabilidad psicológica, un aislamiento de los grupos de protección", señaló.

En ese sentido, el funcionario brindó recomendaciones para que los padres pudieran prevenir este comportamiento en los jóvenes. "Más que prohibir, más que controlar, debe haber una actitud de acompañamiento", afirmó. Porciúncula sostuvo que los adultos deben "negociar permanentemente" con los adolescentes, siempre y cuando estén alertas ante cualquier tipo de alteraciones de conducta en sus hijos.

"Hay que ver si hay alteraciones del sueño, cambio en los vínculos habituales. Hay que estar atento y acercarse al adolescente para participar de las cosas que está haciendo, entenderlo", agregó. En ese sentido, el especialista recomendó a los padres acudir a la ayuda de un profesional para "evitar factores de riesgo".

Además, ASSE publicó un comunicado en donde recordó las recomendaciones para pacientes y familiares en situación de riesgo suicida. "En vista de los sucesos de público conocimiento, referidos al juego de la Ballena Azul, ASSE Salud recuerda la vigencia del Protocolo de prevención del intento de autoeliminación en adolescentes", sostiene el texto, según informa El Observador.

En ese documento, las autoridades promueven que los adultos tomen las señales de los menores "en serio", que no las relativicen y que busquen ayuda. Además, recomiendan que los mayores se mantengan cerca de la persona que presenta conductas suicidas y que adopten medidas de seguridad.

En tanto, el ministro del Interior uruguayo, Eduardo Bonomi, dijo a la prensa que se derivó a Interpol el caso de la adolescente de 13 años que debió ser trasladada al Hospital de Rivera luego de hacerse heridas punzantes en un brazo. La joven participó del juego Ballena Azul, según informó Telediario del Canal 10 local. Además, fuentes policiales dijeron a El Observador que la adolescente se había hecho una herida de 20 centímetros de largo con la forma de una ballena.

El juego de la Ballena Azul propone 50 desafíos para cumplir, donde el suicidio es el último en la lista. Por esta razón, la adolescente permanece desde ayer internada recibiendo tratamiento psicológico.

"La Policía de Rivera judicializó el tema y la Policía Nacional derivó la investigación a Interpol Uruguay", señaló Bonomi, según recogió Subrayado. Ahora, una unidad de delitos complejos y de tráfico y trata de personas de la jefatura de Rivera trabaja en determinar quién es el "curador" –la persona que contacta a los jugadores y que propone las pruebas-, el cual utiliza un perfil de Facebook creado en Bolivia, pero no se descarta que pueda estar en Uruguay.

"El problema es que el juego no es el juego del que pasa por esas pruebas, el juego es del manipulador, que tiene éxito cuando el manipulado se suicida. Por eso inducen al suicidio a adolescentes o personas con depresión psíquica, así los eligen y el que se cree que está jugando, en realidad están jugando con él", agregó el ministro.

Según explica la agencia de noticias española EFE, estos curadores suelen ser adolescentes con perfiles falsos o personas que viven en otros países, sin ninguna relación con los participantes, y que mandan los mensajes con las pruebas a las 04.20 hora local del jugador.

Dibujar una ballena en un papel, cortarse los labios, hacerse un agujero en la mano, tatuarse una ballena en el brazo o pasar 24 horas sin dormir son algunos de los retos que propone este juego que nació en Rusia, y se viralizó en Brasil.

Los primeros casos fatales en el país norteño fueron en el estado de Paraíba, donde al menos dos jóvenes murieron presuntamente mientras participaban en una de las pruebas del juego.

Posteriormente, se registró otra muerte de una chica de 16 años en Vila Rica, en el estado de Mato Grosso, quien murió ahogada en un lago y cuyo cuerpo fue encontrado con cortes en los brazos, una de las habituales pruebas que exige el juego.

En la misma ciudad, tras conocerse la muerte, una madre fue a la Policía para denunciar que su hija también tenía cortes en el cuerpo y que sospechaba que estaba siguiendo las órdenes del grupo. Tras declarar ante la Policía, la chica admitió que estaba en la prueba 48 de las 50 del juego. La última, es tirarse de un balcón.

# Al menos 4 casos en Uruguay

La policía de Crimen Organizado e Interpol investiga cuatro casos de adolescentes que participaron del juego de la "Ballena Azul", dos de ellos en Montevideo y dos en Rivera. Según dijo una fuente a El Observador a raíz de las averiguaciones de la policía se pudo detectar un grupo de Facebook, administrado por una persona que creó su cuenta en Brasil, que contactaba a jóvenes para que se sometieran a 50 pruebas, con el suicidio como la última de ellas.

En tanto, la Policía Uruguaya le solicitó a la red social el cierre de ese grupo, así como información sobre sus integrantes, para tratar de determinar si hay más uruguayos participando del juego. Sin embargo, los contactos no siempre se hacen usando un grupo, sino que lo más frecuente es que sea un contacto entre dos personas.