EL CASO DE DELFINA KORN

Escritores jóvenes rompen el hielo digital en Argentina

La editorial La Colección nació de la necesidad de sus creadores -la escritora Inés Acevedo y el editor Martín Llambí-, de publicar novelas cortas de amigos y conocidos que ellos consideraban que debían ser leídas. Pero se trataba de textos que era difícil que vieran la luz porque se salían, de alguna manera u otra, de las estructuras de las editoriales tradicionales. Así, rompieron el hielo y se animaron a crear su propia editorial digital, una de las primeras en Argentina, para dar voz a esos escritores jóvenes que ellos soñaban con compartir con el mundo. Se especializan en literatura contemporánea argentina en formato breve, y ya tienen 2 volúmenes en circulación y un tercero que está por salir. Cada volumen reúne de 2 o 3 textos que tienen algo en común, ya sea por el género o por el tema, y pueden descargarse por 100 pesos ingresando en lacolección.com.ar. En un mundo que cambia a una velocidad vertiginosa, La Colección propone literatura en un formato nuevo pero además, brinda al lector un registro del mundo a partir de ojos frescos y voces jóvenes que luchan por hacerse un lugar.

“Esta editorial nació de la necesidad de publicar excelentes manuscritos de amigos y conocidos, que eran textos que estaban dando vueltas hacía tiempo”, cuenta Inés Acevedo, co-editora junto a Martín Llambí, a Urgente24.

“Eran manuscritos encajonados, pero estábamos seguros de que bastaba un llamado a los autores proponiéndoles publicar su libro para que esos textos comenzaran a volverse realidad”, fue la reflexión siguiente.

La editorial se propone así explorar autores noveles y publicar narrativa en formato breve. “El formato de ebook nos dio una gran posibilidad, porque para hacer un ebook no es necesario un mínimo de páginas, como ocurre con un libro de papel. Además, ni siquiera es necesario un dispositivo especial; los ebooks de La Colección se pueden leer en diferentes readers, como tablets, celulares o computadoras. Otra cosa que nos gustó fue ponerlos a la venta (muchos ebooks de otras editoriales son de descarga libre), porque nos pareció justo que los autores recibieran un 50% del precio de tapa”, explica Acevedo.

> El volumen I de La Colección trae 3 novelas cortas, que hablan de viajes que conmueven profundamente la vida de los narradores: un viaje a Montevideo, de Melina Dorfman; un viaje a Berlín, de Leandro Uría; y un viaje al interior de una panadería de Ciudad de Buenos Aires, de la propia Inés Acevedo.

> El volumen II contiene Decir mi nombre, de Delfina Korn; y Perfectamente legal, de Lucas Videla, que son dos historias gemelas. En ellas, los protagonistas, aunque diametralmente opuestos (una adolescente punk nacida en Vicente López y un estudiante de Derecho que veranea en Punta del Este) narran cómo una historia de amor los coloca, de golpe y porrazo, en la dura realidad de ser adultos.

> El volumen III, de próxima aparición, reunirá 3 diarios: Diario de las plantas, de Cecilia Perkins; El cuaderno amarillo, de Leonel Livchitz; y Orden, de Damiana Díaz-Reck.

“Decir mi nombre”, de Delfina Korn

Dentro del volumen II, que se concentra en experiencias del primer amor, aparece “Decir mi nombre”, la primera novela de Delfina Korn.

Al principio, la novela parece la historia de una chica enamorada, pero de inmediato se descubre que es algo más: una ventana que se abre para mostrar al lector el mundo de una adolescente que, hacia al final de la novela, vivirá el primer día de adulta de su vida. Así que es una novela de aprendizaje.

Al terminar de leerla no podemos dejar de preguntarnos ¿cuál es la fuerza que, minuto a minuto, transforma nuestra vida y nos hace llegar a lugares inesperados, muchas veces queridos, muchas veces de locura o hastío, con más o menos participación de nuestros deseos manifiestos? ¿Es posible achacar nuestro destino a la influencia terrible de un amor no correspondido? Es un texto muy intenso, y al mismo tiempo se lee en un par de viajes de subte.

En esta novela se cumple lo más interesante del género, que es tener la capacidad de agrupar aventuras, escenas y personajes de verdad memorables, con gran sentido del humor, y por momentos tan intensos que desplazan a la narradora. El cruce de voces es de un efecto totalmente real: un primo drogadicto, una excéntrica mejor amiga con prontuarios policiales, la abuela de origen alemán que domina a todos con gritos y regalos, y algunos personajes siniestros del bajo, que llegaron a la literatura argentina para quedarse, en el sentido de que comparten cartel con lo mejor de la tradición arltiana. La novela logra recapturar el ritmo de ver y escuchar, y de ser vista y escuchada que es propio de una chica de 17 años.

Las primeras páginas comienzan con grandes gestos de escritura: cartas, diarios íntimos y poemas de una casi niña, que opta, al final, por la contemplación pensativa, frente al espejo, de su transformación, de su metamorfosis en una joven mujer. Por eso es, claramente, una novela de aprendizaje, donde se muestra la endeble, delicada supervivencia que se juega al atravesar esa barrera que coloca a una niña en la vida adulta. Hacia la mitad de la novela, la protagonista observa su cara en el espejo de un ascensor: detesta su nariz, reniega un poco de su religión y detesta decir su nombre. Y al final, esa mirada vuelve, se interroga frente al espejo y nos hace vibrar de nuevo con la incógnita que tan bien se describe a lo largo del libro: ¿qué se despliega al decir nuestro nombre? ¿Quiénes somos realmente?

Tanto “Decir mi nombre” como todas las novelas de La Colección pueden descargarse ingresando en lacoleccion.com.ar/

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario