UN JUEVES FAVORABLE

3 leyes que ponen contento a Larreta

El PRO consiguió sancionar 3 leyes que el Ejecutivo porteño busca hace tiempo. Una tiene que ver con concesionar el uso y explotación del predio donde se está construyendo el Centro de Exposiciones y Convenciones, frente a la Facultad de Derecho. Otra con la creación y explotación de un polo gastronómico en la Plaza Houssay, frente a las facultades de Medicina y Ciencias Económicas. Y, la última, la autorización para contraer deuda por US$ 160 millones para continuar con la construcción de la villa olímpica para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

La primera de las iniciativas se trata de la concesión del predio donde funcionará el Centro de Exposiciones y Convenciones de la Ciudad, ubicado en Parque Thays, junto a la Facultad de Derecho de la UBA. Con sus 20.000 m2 de superficie, cuenta con una sala plenaria principal para 4.500 personas y otra auxiliar con capacidad para 800. El diseño fue planteado para que genere el menor impacto visual, por lo que su construcción fue subterránea.

La obra fue adjudicada por decreto del entonces Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, en enero de 2014, a la empresa Criba S.A. - Mejores Hospitales S.A. (UTE) por $313 millones de pesos. Sin embargo, desde el Observatorio del Derecho de la Ciudad denuncian que "el gobierno porteño gastó hasta el momento $442 millones" y que "la obra aún no está aún finalizada: al mes de marzo se encontraba en un 74% ejecutada".

Al respecto, Maxiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, destacó que "este tipo de ferias multitudinarias existen en las ciudades mas importantes del mundo".

Gustavo Vera, de Bien Común, le respondió que "otorgar casi $ 500 millones de la Ciudad para que el centro lo administre un privado es administración fraudulenta, no importa que hagamos lo mismo que otras ciudades".

El proyecto obtuvo 53 positivos y 4 negativos.

Otra de las iniciativas es la creación y explotación de un centro cultural, gastronómico y playa de estacionamiento en la Plaza Houssay, en Facultad de Medicina. La obra se llevaría a cabo en los dos pisos bajo rasante en el predio delimitado por la Avenida Córdoba, Paraguay, Junín y Uruburu.

Según el Gobierno porteño, el proyecto apunta al "desarrollo del espacio referido orientado a mejorar la interacción social, fomentar el desarrollo barrial, incrementar el aspecto cultural, mientras se preserva el medio ambiente, y generando en consecuencia un foco de actividad social, cultural y gastronómico que atraiga a las personas a la Plaza Houssay".

Además, entre los limites norte y sur de la plaza, se hará una conexión subterránea de las sedes de las facultades de Medicina y Ciencias Económicas, con la estación "Facultad de Medicina" de la linea D de subte. También contempla ampliar las veredas, reduciendo el ancho de la calzada en aquellos espacios viales ociosos, acortando el tiempo de cruce peatonal, la incorporación de superficie absorbente y especies arbóreas sobre los mismos, una mayor señalización vial.

El proyecto también requiere un plan de mejoras del entorno de la Plaza Houssay en las manzanas, veredas, calzadas correspondientes a los edificios de la UBA, el Hospital de Clínicas José de San Martín.

Desde la oposición, el socialista Adrián Camps rechazó la iniciativa y afirmó "no se sabe cuanto se va a ser la inversión real ni los beneficios concretos de la obra".

Patricio Del Corro, del PTS, destacó que  "en la Ciudad vivimos la situación de los docentes que marchan por aumento de salarios que cubran lo que les quito la inflación. El hospital de clínicas se cae a pedazos y pero el PRO propone un polo gastronómico, en vez de hacer un comedor universitario. Es una decisión política que va a la par del ahogo presupuestario a las universidades públicas. No se puede votar la privatizacion de un espacio que deberia ser de los estudiantes y docentes".

El radical Hernán Rossi afirmó que el bloque Suma+ acompaña el proyecto "aunque desde nuestro espacio planteamos cambios al proyecto, como obligaciones para el concesionario del polo vinculadas con precios razonables para estudiantes".

Gustavo Vera pidió el archivo del proyecto y afirmó que "la Legislatura vota cheques en blanco. No se presentó ningun informe ni técnico ni ambiental sobre esta obra. Se basan en creer en la buena voluntad del Poder Ejecutivo, pero por concesiones irregulares como estas, murieron 5 chicos en Costa Salguero".

Alejandro Garcia, del PRO,  presidente de la Comisión de Presupuesto defendió el proyecto al afirmar que por el lugar "transitan 180 mil estudiantes por día, y es un importante lugar de trasbordo de transporte público".

La iniciativa obtuvo 52 positivos  y 4 negativos.

Por último, el PRO consiguió que la Legislatura autorice al Gobierno porteño a endeudarse en US$ 160 millones, o su equivalente en pesos, para continuar con la construcción de la Villa Olímpica, destinada en principio a los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 y luego a viviendas en la Comuna 8.

La iniciativa solicita contraer deuda por ese monto con la Corporación Andina de Fomento (CAF), u otros organismos multilaterales de crédito, bancos de Desarrollo, Instituciones Financieras de Fomento de las Exportaciones y/o cualquier otra institución financiera local o internacional, los cuales tendrán un plazo mínimo de amortización de tres años; y/o a emitir títulos de deuda en el mercado local y/o en el mercado internacional, los cuales tendrán un plazo mínimo de amortización de un año.

Según la iniciativa, la deuda contraida será para "un programa integral de revitalización urbana y puesta en valor de la Comuna 8 (Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo), mediante el diseño y construcción de obras de infraestructura, las cuales servirán inicialmente para el desarrollo de los 'Juegos Olímpicos de la Juventud 2018' y posteriormente se destinarán a cubrir necesidades habitacionales, como así intervenciones en el espacio público".

En julio de 2013 de la Ciudad resultó ganadora como sede para los III Juegos Olímpicos de la Juventud, que se realizarán del 1 al 12 de octubre de 2018. La denominada “Villa Olímpica”, en Villa Lugano, hospedará alrededor de 8 mil atletas y entrenadores participantes, y concentrará un elevado porcentaje de las disciplinas deportivas y de las áreas de entrenamiento.

Francisco Nosiglia, de Suma +, manifestó el rechazo de su bloque  y pidió "una comision de seguimiento de la deuda pedida, para controlar que los fines se concreten".

José Cruz Campagnoli, de Nuevo Encuentro se abstuvo a la norma y afirmó que "se excedió por mucho el monto que se presupuestó inicialmente" y solicitó se informe "en que se va a destinar ese excendente". Además, destacó que "esta deuda no estaba pautada en el presupuesto 2016".

Ademas afirmó que "se comprometerà casi un tercio del presupuesto de la Ciudad de $1.200 millones solo en deuda".

Roy Cortina, del Partido Socialista, también rechazó la iniciativa y señaló "estos Juegos Olímpicos se utilizan como excusa para volver a pedir un endeudamiento que nos desconcierta" y agregó que "de los $1.920 millones presupuestados, la obra excede olgadamente ese número".

Del Corro afirmó que "para Vivienda solo se destinaron $ 780 millones para este año. A mi personalmente, no me pone orgulmoso ser vidriera del mundo para que todos vean los problemas estructurales de la Ciudad" y que "este dinero no se destinará a fomentar el deporte amateur, sino se destinaría en los clubes de barrio que hoy están en crisis por el aumento de tarifas".

El massista Javier Gentilini se enfocó en "las viviendas que queden luego de los Juegos Olímpicos, en cumplimiento del articulo 34 de la Ley N°5.235", que se refiere a la Unidad Ejecutora de Proyectos Especiales - Comuna 8 (UPE COMUNA 8), cuyo objeto es la coordinación y el seguimiento de las tareas de urbanización en dicha comuna.

Marcelo Ramal, del FIT, destacó que "los JJOO terminaron con la ruina financiera de las ciudades organizadoras". Agregó que "las viviendas generadas en la Villa Olímpicas serán vendidas a través del plan Primera Casa, a las cuales la sociedad le cuesta mucho acceder".

En general, la ley fue sancionada con 32 votos positivos, 13 negativos, (incluyendo al radicalismo) y 12 abstenciones del Frente Para la Victoria y aliados.