CAMINO AL 2015

López Segura, pérdida abrupta e innecesaria de Busti

No son pocos los problemas que está teniendo el Frente Renovador en Paraná al no contar con referentes locales de peso. La peor parte se la lleva el bustismo ya que además de no tener candidatos potables, los pocos que hay no tienen el consenso necesario y precisan un dedo que los autorice. Cuando ese dedo duda y se demora muchos abandonan y hacen olas que perjudican a ese sector.

PARANÁ (U24 Entre Ríos). Se sabía que no sería fácil articular un buen armado en Paraná, el gran distrito electoral de la provincia, habida cuenta de la enorme cantidad de subsidios, dádivas y todo tipo de donativos que el gobierno usa para mantener al “aparato” activo y que no huya hacía otras latitudes. A pesar de todo eso tanto Jorge Busti como Adrián Fuertes pudieron darle forma a un incipiente armado en la capital entrerriana.

Busti recurriendo a viejos laderos que se mantuvieron fieles y, a pesar de tener antecedentes algo negativos, ayudan armando "la rosca", aunque con problemas propios de mañas y costumbres de otras épocas. Hubo un solo espacio nuevo dentro del bustismo y es el que provino de una escisión del PRO en 2013, pero que siempre fue muy resistido por los “históricos”. 

Fuertes, por carencias propias de que él es más joven y de Villaguay, buscó darles protagonismo a nuevas figuras, que si bien no son muy conocidas, no tienen nada que los marque por alguna razón. Así nació Fuerza Joven, un espacio que tomó impulso en Paraná y entusiasmó a muchos dirigentes jóvenes que nunca tuvieron espacio en el peronismo. 

Si bien en un primer momento arrancó con 3 posibles precandidatos, 1 de ellos abandonó y solo quedaron 2. Son jóvenes con capacidad de trabajo y decididos a enfrentar el gran desafío que tendrán por delante. 

En la vereda de enfrente, más acostumbrados a practicar una política de decisiones verticales, todo es más lento "hasta que decide el jefe" (Busti). Cuando hay alguien que viene con ritmo más liberal, choca contra “la estructura” preexistente y es un problema para todos.

Es lo que ocurre con los integrantes de la Agrupación 25 de Junio, constituida mayoritariamente por jóvenes del PRO, expulsados de este partido, en una actitud incomprensible de las autoridades de ese momento, con el argumento de que en el PRO no podía haber elecciones internas. El referente de esa agrupación es el arquitecto Eduardo López Segura, un personaje bastante complicado, fundamentalmente por su falta de experiencia (dicen sus detractores, y otros envidiosos, que él siempre pensó que para hacer política solo hacía falta una buena billetera).

López Segura ambiciona, desde siempre, con una candidatura a intendente de Paraná y quizás pensando en eso su agrupación se sumó al bustismo en 2012 y participaron juntos en las legislativas de 2013. Nunca se sabrá si Busti le prometió a López Segura esa posibilidad de ser precandidato a intendente en 2015, o si este lo soñó, pero lo real es que el ex PRO se jugaba que él sería el elegido. A pesar que entre sus amigos, seguidores y periodistas siempre dejaba traslucir cuál era su verdadero propósito, López Segura no se animó a dar el paso definitivo, esperando el aval de Busti, porque una cosa es largarse solo y otra muy distinta respaldado por “el Jefe”.

En cualquier caso, Eduardito, tal como le dicen cariñosamente sus amigos políticos,  dice que se cansó de esperar. Por el momento ni él, ni su agrupación participan de las reuniones, pero tampoco se sabe si irán a parar a otro lado. Se habla mucho de eso.

Así, Busti se quedó sin un posible candidato a intendente en Paraná y dicen algunos que si bien le quedan otros 4 posibles candidatos, cuando él señale con su dedo a alguno de ellos, los otros 3 se irán, tal como hizo Eduardito. ¿Será cierto?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario