LA INVOLUCIÓN 2014

De AR-SAT como backbone a Rodríguez Zarco, un telefónico K

Bien Nac&Pop: una alianza con la española Telefónica para intentar derrumbar a Grupo Clarín. En el ocaso K, la idea de la burguesía nacional quedó muy atrás, y liquidar al enemigo local es la prioridad. Pero el asunto tiene aristas muy interesantes, según versiones diversas.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). José Luis Rodríguez Zarco es el responsable de las relaciones institucionales del Grupo Telefónica en la Argentina. Curiosamente, también se encuentra a cargo de la seguridad corporativa, tal como si fuese el reverso de la misma moneda. Quizá más que curioso...
 
Rodriguez Zarco es Licenciado Universitario por la Administración Civil del Estado Español. Y fue funcionario del Ministerio del Interior español desde 1969.
 
Hacia 1990, la carrera de burócrata era, evidentemente, exitosa: él se desempeñó en puestos ejecutivos para la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (Renfe). Buenos tiempos que lo llevaron de viaje por participó de diversas organizaciones internacionales tales como la Unión Internacional de Ferrocarriles. Pero también COLPOFER (Colaboración de Policías Ferroviarias Europeas). Inclusive un cargo de asesor del Consejo de Seguridad Francés de los Transportes Públicos. 
 
En 2001, él ingresó en Telefónica S.A. y fue enviado a la Argentina con el cargo de Director Corporativo de Seguridad: eran tiempos complejos y con pésimos rumores sobre las alternativas en el mercado donde durante años la telco había permanecido a la sombra del CEI Citicorp Holdings, pero ahora ya tenía vida propia.
 
En el Río de la Plata, Rodríguez Zarco ratificó todas las previsiones acerca de su capacidad de ascenso corporativo. En octubre de 2014, alcanzó el estrellato: se le adjudica un rol relevante en la negociación entre Telefónica y el Estado argentino para el proyecto de ley de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, una excepción a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que le resuelve diversos problemas a los telefónicos en su necesidad de expandirse hacia el valor agregado de la banda ancha.
 
Si lo consigue, el regreso a España deberá ser con honores para el exitoso ejecutivo.
 
Dicen que en la negociación apareció el interés de Telefónica por frecuencias 4G, luego el pago en pesos cuando debía ser en dólares estadounidenses pero desde que se difundió cuál había sido la verdadera moneda de pago, obligó a Telefónica a asumir un riesgo no previsto... aunque la contrapartida puede justificar lo que en otros términos sería injustificable ante el Consejo de Administración.
 
Allegados suyos en Telefónica deslizan que se especula, inclusive, con un Ministerio de Telecomunicaciones, viejo proyecto que se remonta a los días de Guillermo Moreno al frente de la Secretaría de Comunicaciones de la Nación.
 
¿Fusionarían AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) con la Secom (Secretaría de Comunicaciones)? Complicado porque no le queda tanto horizonte a la Administración Cristina, y habrá nuevo organigrama con un nuevo Presidente... pero soñar no cuesta nada...
 
En este caso, estaría consolidándose un proyecto de algunos funcionarios del área de Julio De Vido: convertir a la empresa estatal AR-SAT en el backbone de la Internet argentina.
 
El término backbone de Internet suele referirse a los enlaces entre proveedores y puntos de peering. Sin embargo, con el uso universal del protocolo de enrutamiento BGP, Internet funciona sin ninguna red central... menos en la mente K. Si todavía no consiguen privatizar los dominios .ar, imaginen el resto.
 
Un poco de historia: el backbone original de Internet fue ARPANET (puesta en marcha el 29/10/1969). En 1989 se creó el backbone NSFNet. El Ejército de USA decidió, entonces, crear la red MILNET, y ARPANET fue cerrada.
 
Se desarrolló un plan para expandir más la red NSFNet, antes de convertirlo en obsoleto, creando una nueva arquitectura de red basada en un 'enrutamiento' descentralizado.
 
Con el retiro del backbone de Internet de la NSFNet, el 30/04/1995, Internet consistió en un entrecruzamiento de varios ISPs comerciales y redes privadas y entre universidades, conectadas a puntos de peering.
 
Aquí sería un camino totalmente inverso. AR-SAT sería el ARPANET o el NSFNet argentino, involución muy apropiada para los K, que todo lo que tocan lo quieren controlar y retrotraer al pasado.
 
AR-SAT (Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima) es una empresa estatal argentina, que tiene los derechos exclusivos para operar y comercializar los satélites de comunicaciones geostacionario posición orbital a 72 y 81 grados Oeste en banda ku que cubren América del Norte y América del Sur y en la banda C con una cobertura hemisférica.
 
Deberá recordarse que, recientemente, Cristina Fernández de Kirchner presentó el 1er. Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones -del que el Arsat 1 es el Nº1-, hecho por Invap.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario