VOTOS BAJO SOSPECHA

Gays en el Senado, compra de votos y La Nación: Escándalo

A la intrascendente senadora nacional Ada Rosa Del Valle Iturrez De Cappellini (Santiago del Estero-Frente Cívico) puede molestarle. Ni hablar a Mario Jorge Colazo (Tierra del Fuego-FpV) y a Élica María Vigo (Misiones-FpV), pero debatir por qué y cómo los senadores cambian su voto en temas importantes, es clave para la transparencia institucional.

En la versión taquigráfica de la sesión extraordinaria en el Senado de la Nación del 15/12, aparece un fragmento imperdible.


Presidió aquella sesión Julio César Cleto Cobos.
 
"(...) Sr. Presidente. – Tiene la palabra la senadora Iturrez de Cappellini. 
 
Sra. Iturrez de Cappellini. – Señor presidente: para comenzar, voy a pedir permiso para una inserción. Pretendo ser muy breve en lo que voy a plantear. El diario La Nación, en su edición del 7 de diciembre del año en curso, publica un artículo donde se habla de La Rioja. Pero dice: “Denunció, un obispo, coimas en el Senado”. Se trata del tema del matrimonio homosexual. Y, en un subtítulo, en la página 17, la señora presidenta de la Comisión de Legislación General acusa a varios senadores oficialistas de haber cambiado su voto en los momentos previos a la votación. Mencionó al fueguino Mario Colazo, a la santiagueña Ada Iturrez de Cappellini, a la misionera Elida Vigo. Y, sobre Iturrez de Cappellini, afirmó: “¡Qué casualidad! Se subió al avión, no votó y, después, su marido recibió 5 millones de pesos para pavimentar diez cuadras”. Señor presidente: reitero que solicito permiso para la inserción. Es una cuestión que me preocupa seriamente. Me siento afectada moralmente. Y agrava esta situación el hecho de que estamos hablando de pares, estamos hablando de colegas, estamos hablando de compañeros de trabajo en un espacio común. Por eso, porque he sido aludida, planteo esta cuestión de privilegio, pero las acciones legales, que tienen que ver con la rectificación o ratificación, están a cargo del intendente de Ojo de Agua, Rodolfo Lino Capellini, que es mi esposo y que justamente, por algunas publicaciones que se hicieron en el mes de julio de este año, demandó penalmente a los que se hicieron cargo de tamañas imputaciones. Por eso quiero plantear en lo personal una cuestión de privilegio. Me preocupa que sentemos entre los senadores precedentes de este tipo, que nos estemos acusando de “coimas”. Bueno, las cuestiones legales se deberán probar, porque en ningún momento el intendente ha recibido cinco millones de pesos; cinco millones de pesos superan el presupuesto anual de la municipalidad de mi ciudad, Villa Ojo de Agua, nunca ha recibido cinco millones por ningún concepto, ni para pavimentar ni para ninguna otra obra pública, ni del gobierno de la provincia ni del gobierno de la Nación. Reitero, señor presidente, vamos a acompañar algunos escritos para que sean girados a la comisión correspondiente. 
 
Sr. Presidente. – Se gira a la Comisión de Asuntos Constitucionales. Tiene la palabra el señor senador Colazo.
 
Sr. Colazo. – Señor presidente: también quiero hacer una aclaración con respecto a lo que decía la senadora Iturrez de Cappellini y acompañar la cuestión de privilegio que ella planteó, porque me parece que mintió la senadora por San Luis. Más allá de la mentira, esto también nos afectó moralmente, y a mi especialmente. Estas cosas no se hacen. Si tiene las pruebas, que vaya a la Justicia y haga la denuncia correspondiente, y si no, que se calle la boca. 
 
Sr. Presidente. – Tiene la palabra la señora senadora Vigo. 
Sra. Vigo. – Señor presidente: la verdad es que quedé sorprendida, no soy una lectora asidua del diario La Nación. Desde muy joven pensé que el diario La Nación siempre actuó coherentemente para destruir todas aquellas cosas que tienen que ver con el pueblo de la Argentina. La verdad es que estoy sorprendida, quiero adherir también a esta cuestión de privilegio porque de ninguna manera me voy a quedar callada. Y solicito que quien ha realizado estas declaraciones presente las pruebas, como corresponde; si no; también tendrá que hacerse cargo de dichas declaraciones absolutamente irresponsables. 
 
Sr. Presidente. – Tiene la palabra la señora senadora Negre de Alonso. 
 
Sra. Negre de Alonso. – Señor presidente: voy a contestar y también voy a plantear una cuestión de privilegio. Efectivamente, el diario La Nación me llamó, me consultó y textualmente lo que dije fue: “Lo único que puedo decir es que hasta el día de la votación ganábamos por doce votos [refiriéndome a la posición que yo sostenía] y terminamos perdiendo por dos". "La senadora, presidenta de la Comisión de Legislación General, acusó a varios senadores oficialistas de haber cambiado su voto [no de coimas] en los momentos previos a la votación. Mencionó al fueguino Mario Colazo, a la santiagueña Ada Iturrez de Cappellini y a la misionera Elida Vigo. Sobre Iturrez de Cappellini afirmó: "¡Qué casualidad! Se subió al avión, no votó y después su marido recibió cinco millones de pesos para pavimentar diez cuadras!." Ahí terminan las comillas.

El diario agrega: El caso –refiriéndose a la señora senadora por Santiago del Estero Iturrez de Cappellini– fue mencionado por La Nación en su momento. Agrega: La legisladora viajó junto a la sanjuanina en la comitiva oficial del viaje de Cristina Kirchner a China para que no votara en contra del proyecto. Pocos días después se supo que su marido, Rodolfo Capellini, intendente de Ojo de Agua, recibió fondos frescos para obra pública. Entonces, voy a contestar en el orden que ha sido planteado. Efectivamente, el diario La Nación del 3 de agosto expresó que la comuna de Ojo de Agua, en manos del esposo de esta senadora, se vio favorecida con un importante aporte monetario de parte del Poder Ejecutivo.

Yo no imputé de coimas. Sí dije que varios senadores del oficialismo habían cambiado sus posiciones. De acuerdo con las constancias que tengo, la senadora Capellini había manifestado públicamente en los medios que su posición era en contra del matrimonio de las personas del mismo sexo. ¿Y por qué digo “¡oh, casualidad!”? Porque, efectivamente... 

 
Sr. Pichetto. – Eso es materia de la comisión... 
 
Sra. Negre de Alonso. – Estoy haciendo uso de mi derecho y le pido al senador Pichetto que me respete. He planteado una cuestión de privilegio, presidente. 
 
– Murmullos en el recinto. 
 
Sra. Negre de Alonso. – Efectivamente, me preocupé de ver la localidad. Primero, no sabía que el esposo era intendente; la verdad es que debo reconocerlo, no sabía; y fui a averiguar dónde era la localidad, la cantidad de habitantes, etcétera. De hecho, me llamó la atención, porque nosotros, en San Luis, la verdad es que no hemos recibido fondos para nada; y respecto de una localidad pequeña, que lógicamente tiene su derecho a tener sus fondos, me llamó la atención la cifra de cinco millones de pesos para diez cuadras de pavimento, según se decía. Le pregunté a la señora intendenta de la ciudad de San Luis, que está haciendo pavimentos, y me dijo que, en promedio, estaban licitando 57 mil pesos la cuadra de pavimento. No sé cuánto salen las ambulancias. La segunda cuestión que quiero plantear es con respecto al senador Colazo que, como leí textualmente, tampoco he mencionado eso. Sí creo que el senador Colazo cambió su criterio. Está en su derecho, por supuesto, porque es su voto. 
 
Sr. Colazo. – ¡Por supuesto que estoy en mi derecho! 
 
Sra. Negre de Alonso. – Quiero decir expresamente que esto no fue inventado. Algunos estuvimos detrás de este tema, siguiendo las posiciones de los distintos colegas. De hecho, además, yo se lo pregunté al senador Colazo y él me había dicho a mí que iba a votar en contra. Eso no significa que lo obliga… 
 
Sr. Colazo. – ¡Nunca me preguntaste! ¡Mentís! ¡Sos una mentirosa! 
 
Sra. Negre de Alonso. – No me falte el respeto, senador. Pero no importa. Mire, senador: ¡olvídese de lo que dije si quiere! Pero, bueno, yo en ningún momento le dije que él había solicitado coimas. Sí le digo lo que salió en los medios. Exactamente, el senador Colazo hizo declaraciones y dijo... 
 
Sr. Pichetto. – Eso tiene que ser materia de la comisión. 
Sra. Negre de Alonso. – Dice el diario: Fue decisiva la vuelta que pegó el fueguino Colazo. El senador había dicho: “Esta ley es antinatural”. Está entre comillas. “Mañana se va a poder casar alguien con un perro o con un burro”.

Esas son las declaraciones del senador Colazo que están en el diario, y cambió la posición con respecto a eso. Lo que yo he dicho acá es que los senadores del oficialismo cambiaron su posición. Sí está errado lo de la senadora de la provincia de Misiones. Efectivamente, la senadora no vino a votar. Yo no hablé con ella. Yo tenía entendido, por algunas fuentes –que puede que no sean bien informadas– que la senadora venía a votar en contra del proyecto.

Como también sabía que otro senador estaba enfermo y que posiblemente no viniera; el senador Viana, que vino a votar en contra del proyecto. En ese sentido, tiene razón la senadora. No cambió el voto porque no vino; estuvo ausente. Pero tampoco podrá desconocer la senadora la publicación que realizó el diario Perfil el día 18 de septiembre…

 
– Varios señores senadores hablan a la vez.
 
Sra. Osuna. – Señor presidente, ¡por favor!

Sra. Negre de Alonso. – No, no. ¡Yo voy a hacer uso de mi derecho, presidente! 

 
Sr. Pichetto. – No tiene derecho…
 
– Varios señores senadores hablan a la vez.
 
Sr. Presidente. – Redondee senadora, por favor. Puede insertar, también. 
 
Sra. Negre de Alonso. – ¡Estoy usando mi tiempo reglamentario! Entonces, yo esto… 
 
Sr. Pichetto. – ¡Tiene un tiempo razonable y breve! 
 
Sr. Rodríguez Saá. – Senador Pichetto: ¡no sea arbitrario! 
Sr. Pichetto. – No soy arbitrario. 
 
Sr. Presidente. – Termine, senadora, por favor.
 
– Varios señores senadores hablan a la vez.
 
Sr. Presidente. – Silencio, por favor. 
 
Sra. Negre de Alonso. – En efecto, señor presidente, me he equivocado, seguramente, cuando dije que cambió el voto. En realidad, lo que quise decir es que no vino a votar.
Pero lo que sí me llamó mucho la atención –tengo derecho a ello; incluso, me ha motivado a que presente un proyecto solicitando informes– fue una declaración del diario Perfil, del 19 de septiembre, que dice que benefician a una senadora K con un edificio para sus negocios en el mismo mes en que se trató el proyecto de ley del matrimonio gay; y que la Aduana de la Nación entregó en comodato un edificio público que pertenece al Estado de la República Argentina a la señora senadora, para una ONG que ella preside. Consecuentemente, no he acusado de sobornos ni de coimas. Sí he dicho que se han cambiado los votos sobre la base de esta documentación. También aclaro a los senadores, y en especial a la senadora por Misiones, que me he equivocado cuando lo dije o han tomado mal mis dichos, pero tenía entendido que ella venía a votar por el “no” y después no vino a votar, como es de público conocimiento. 
 
Sr. Presidente. – Pasa a la Comisión de Asuntos Constitucionales. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario