El actor porno contagiado de Sida reclama el uso de preservativos

Derrick Burts, hasta ahora el desconocido Paciente Zeta, contó su historia y reclamó mayores controles en la industria para proteger la vida de sus artistas.

Ha sido durante meses uno de los secretos mejor guardados de la industria del porno, pero ahora sale a la luz. El conocido Paciente Zeta en la clínica del valle de San Fernando (Los Ángeles) donde dio positivo del virus del Sida en octubre del año pasado (ver nota relacionada), habló con el Los Angeles Times para pedir por el uso del preservativo "en uno de los trabajos de más alto riesgo que existen".

Se llama Derrick Burts, tiene 24 años, y durante años ha trabajado en la industria del sexo, haciendo películas gays y heterosexuales, un joven con experiencia que después de muchos rodajes resultó infectado con el virus del sida, creando un cisma en una industria que tuvo que echar el freno a sus producciones durante días.

Burts no ha sido el único. En total, ya son 9 personas en cinco años, que en algunos casos obligaron a paralizar los rodajes durante semanas por el pánico y la incertidumbre que creó en el entorno.

Pero el suyo sí ha sido un caso excepcional que no sólo da la cara sino que pide abiertamente que se use el profiláctico en las películas para evitar contagios y no sólo los exámenes habituales, algo que considera de poca relevancia.

"En la industria dicen que los exámenes médicos son suficientes, pero es completamente falso. En un mes de trabajar, me contagié de herpes, clamidia y gonorrea", asegura Burts. "La protección real es ponerte un preservativo mientras estás trabajando, pero sabemos que los espectadores no quieren ver eso. En mi vida no he visto un condón durante un rodaje de una película heterosexual".

Sin embargo, fue durante la producción de una película para público gay -donde sí se requiere el uso del preservativo- cuando contrajo la enfermedad, que, como es natural, le ha obligado a abandonar un oficio que hasta ahora le había dado mucho mejor resultado financiero que como empleado de un hotel en Florida. Burts asegura que cobraba entre US$200 y US$800 por escena y entre US$1.000 y US$.000 por una cinta gay.

El joven actor señaló que nunca se infectó durante sus encuentros con su novia, quien también trabaja como actriz porno. Le dijeron que había sido alguien durante un rodaje en Florida. "No sé quien es, pero tengo una idea", confiesa.

Ahora, meses después de dar positivo, se arrepiente de no haber tomado más precauciones. "Ganar US$10.000 o US$15.000 no es recompensa por poner tu vida en riesgo".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario