Leyendas Inglaterra > Suecia >

héroes eran los de antes

Terry Butcher, el capitán que clasificó empapado en sangre

En 1989, Terry Butcher jugó un clasificatorio cubierto de sangre. Esto llevó a la FIFA a endurecer sus reglas para proteger a los jugadores.

El 6 de septiembre de 1989, el fútbol mundial presenció una de las imágenes más icónicas de su historia. En el partido clasificatorio para el Mundial de 1990 entre Inglaterra y Suecia, el defensa inglés Terry Butcher jugó los 90 minutos completos con la cabeza ensangrentada y vendada.

Terry Butcher, el héroe de la camiseta roja

Butcher se cortó la frente en los primeros minutos del partido después de chocarse con el delantero sueco Anders Limpar. La herida era tan profunda que llegó a la carne viva, y la sangre manaba de la herida sin cesar. El médico del equipo inglés, Gary Lewin, le suturó la herida en el vestuario, pero Butcher se negó a ser reemplazado.

Terry Butcher tuvo un accidente con un rival y se cortó profundamente la frente. El capitán se negó a ser reemplazado y siguió jugando ensangrentado.
Terry Butcher tuvo un accidente con un rival y se cortó profundamente la frente. El capitán se negó a ser reemplazado y siguió jugando ensangrentado.

El defensor jugó el resto del partido con la cabeza vendada, aun con la sangre filtrándose por las vendas. Lejos de importarle su propio bienestar, el británico siguió despejando la pelota con la cabeza, a pesar de que el corte se hacía más grande. Al final del partido, su camiseta estaba completamente ensangrentada, y su rostro estaba cubierto de un espeso maquillaje rojo.

El partido terminó en empate sin goles y ambas selecciones pudieron clasificar, pero el heroísmo de Butcher se convirtió en la noticia principal en todo el mundo. Muchos lo apodaron “el carnicero ensangrentado” (jugando con su apellido Butcher) y su imagen, con la camiseta blanca de Inglaterra manchada de sangre, se convirtió en un símbolo de fiereza en la cancha.

Un sacrificio que no pasó desapercibido

El sacrificio de Butcher le mereció elogios de todos los sectores del fútbol y su actuación fue resonante. Si bien se retiró profesionalmente después para dar paso a una brillante carrera como entrenador, su imagen empapado en sangre sigue siendo recordada por muchos hinchas de fútbol.

La FIFA se vio obligada a modificar el reglamento para proteger la integridad física de los jugadores. Desde entonces, el partido se detiene si un futbolista está sangrando.
La FIFA se vio obligada a modificar el reglamento para proteger la integridad física de los jugadores. Desde entonces, el árbitro le pide a un jugador ensangrentado que se retire.

Además de su impacto en el fútbol inglés, la actuación de Butcher también tuvo un impacto en la FIFA. La organización se dio cuenta de que era necesario tomar medidas para proteger la seguridad de los jugadores. Fue por eso que en 1990, la FIFA introdujo nuevas reglas sobre la protección de los jugadores, incluyendo la obligación de los árbitros de instar a un jugador que sangra a retirarse de la cancha.

Si un jugador está sangrando, (el árbitro) le invitará a que abandone el terreno de juego. Dicho jugador solo podrá volver a entrar tras la señal del árbitro, quien comprobará que la hemorragia haya cesado y que no haya sangre en su uniforme y demás elementos de su equipamiento.

Reglamento de la FIFA

Terry Butcher demostró ese día que un solo acto de heroísmo puede cambiar el mundo. Su sacrificio inspiró a millones de personas, y ayudó a mejorar la seguridad del fútbol.

Te puede interesar

    Dejá tu comentario