Leído

COSTUMBRES ARGENTINAS

Lo de siempre: Abuso de la salud pública en el Interior, una cuenta pendiente de antaño

Mie, 01/07/2020 - 3:27pm
Enviado en:
Por Urgente24

El drama del pequeña ciudad rionegrina de Catriel es el de muchos pueblos en el Interior del país, cuyo sistema de salud se ve inmerso en un sinfín de irregularidades que atentan contra el acceso a una rápida atención por parte de los habitantes. Maniobras ilegales por parte de quienes deben garantizar la salud pública son frecuentemente denunciadas, pero la práctica ilícita parece nunca desaparecer.

catriel.jpg
Hospital de Catriel, en Río Negro
Contenido

Tal como señala la Organización Mundial de la Salud, en el sector salud precisamente la buena gobernabilidad es fundamental para su correcto funcionamiento. Y eso es justamente lo que no sucede en distintos puntos del Interior argentino, dónde en muchos casos no ofrecen servicios adecuados y equitativos principalmente por abusar de una de las ramas de la mala gobernabilidad más cotidianas en política: la corrupción.

Catriel, ciudad de Río Negro, sería, de acuerdo a sus vecinos, claro ejemplo de ello. Cuando uno incurre al sistema de salud público por una emergencia que reviste gravedad, generalmente espera  que una ambulancia llegue rápido al lugar de residencia, Bueno, en esta localidad muchas veces lejos está de suceder eso. De acuerdo a lo esgrimido por vecinos a este diario, a veces el hospital municipal ni con ambulancia cuenta. Y no precisamente por una cuestión económica o por falta de recursos. Es que el municipio incurría al ilícito de alquilar la ambulancia del hospital público a terceros.

Tal es la falta de disponibilidad que sus habitantes muchas veces deben recurrir a centros de emergencias privados para las derivaciones. La situación se torna más compleja en tiempos de pandemia del coronavirus, con muchas personas en situación de riesgo, pese a que que la enfermedad esté en esa provincia más contenida que en muchas otras del país.

De acuerdo a una residente de la ciudad, el hospital le alquilaría, entre otros, a las petroleras, que abundan en la zona. Se sabe que por ley éstas están obligadas a tener una ambulancia en sus centros de operaciones pero muchas veces no cuentan con ella y se la pagarían al hospital, que por tratarse las petroleras de entidades privadas no debería suceder que el sistema de salud público llegue a los yacimientos.

También recae sobre la municipalidad la acusación de que su prestador de ambulancia es no sería justamente una empresa de emergencias médicas con una base operativa concreta tal como se requiere, sino un tercero que simplemente compró el vehículo destinado al traslado de personas enfermas o heridas ajeno a cualquier disposición que impera en la ley 906-E/2017, la resolución que se registra en materia normativa a nivel nacional.

El mal manejo de la Salud Pública en la ciudad rionegrina de Catriel  es como el de muchos pueblos en el Interior del país, cuyo sistema de salud se ve inmerso en un sinfín de irregularidades que atentan contra el acceso a una rápida atención por parte de los habitantes. Maniobras ilegales como las de este tipo por parte de quienes deben garantizar la salud pública son frecuentemente denunciadas, pero la práctica ilícita parece nunca desaparecer.