Leído

JUAN GALEANO Y EL CASO AMIA

"La causa AMIA es una fábrica de honorarios e indemnizaciones y el CELS está detrás"

Mar, 26/02/2019 - 3:03pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El ex juez Juan José Galeano dijo al Tribunal Oral Federal N°2 en sus "últimas palabras" antes de la sentencia, luego de 4 años en los estrados judiciales: "(...) pude confirmar la culpabilidad de los acusados en el primer juicio, la sociedad entre las bandas policiales y las bandas criminales y nuestra completa inocencia en relación a los sucesos que fueron traídos a este proceso." También denunció algo acerca de lo que Urgente24 ha insistido en reiteradas ocasiones: el dineral en reparaciones sobre indemnizaciones sobre honorarios sobre nuevas reparaciones en que se ha transformado el 'caso AMIA'. Galeano también denunció la actuación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) detrás de las 4 personas únicas que integran el colectivo Memoria Activa (uno es el polémico activista político Sergio Burstein).

Contenido

"Errores pude haber cometido pero delitos nunca y es por eso que después de media vida del caso AMIA, que incluye no sólo el mayor esfuerzo judicial que se hizo en el país en lo que la Corte consideró  la causa más compleja de la Argentina, que se dé crédito a las acusaciones y se me imponga un día de prisión lo considero una injusticia", dijo Juan José Galeano ante el TOF N°2, al permitírsele un descargo final.

"Mientras la causa AMIA estuvo a mi cargo, la Instrucción no se llevó adelante con maldad, crueldad o malas intenciones como acá se ha querido presentar", él agregó.

En una memorable recopilación de todo lo que ha sucedido, Galeano reflexionó:

"(...) Muchas pistas se dejaron morir después de la sentencia del TOF 3 y el caso no creció.
La UFI AMIA recientemente confirmó lo que dije 20 días después del atentado. La Trafic fue el coche bomba. 

La verdad es que Irán –que tiene un servicio de inteligencia funcionando desde la Embajada Iraní en Uruguay-, utilizó la sentencia del TOF 3 –en realidad el comunicado de prensa que hizo el tribunal- para pedir la suspensión de las circulares rojas de Interpol, ante la pasiva mirada de la Cancillería argentina y el Ministerio del Interior del gobierno anterior. 

-------------------

El texto completo:

-------------------

Vale decir que en esa Embajada se pudieron probar infinidad de reuniones del Servicio de Inteligencia Iraní con Hugo Chávez en aquellos años, conforme surge de la causa AMIA original.

Varios años después la DAIA AMIA y algunos familiares y el Fiscal NISMAN lograron que esas capturas  volvieran a tener vigor.

Luego de esas capturas, en lo único que se enfocó la UFI AMIA fue en tratar de dar sustento a nuestra persecución, pues nada nuevo tenía para mostrar al abandonar las pistas de la conexión local. 

Para ello contaba con el apoyo del Gobierno quien había pactado un armisticio con MEMORIA ACTIVA a la que le dio el decreto 812/05.

Señores, Jueces, no nos equivoquemos. El decreto 812/05 visibiliza los intereses económicos e ideológicos de los grupos que están detrás de los cuatro familiares que componen MEMORIA ACTIVA.  

La causa AMIA es una fábrica de honorarios e indemnizaciones y este juicio es una excusa, y fue impulsado por abogados y funcionarios vinculados al CELS, muchos de ellos socios directos, que patrocinan las demandas internacionales. Otros han ocultado su vinculación con el CELS y como MENDEZ CARRERA y RUA cumplían el rol de representantes del Estado pero opinaban lo que CELS y MEMORIA ACTIVA querían.

¿Esto se llama incompatibilidad o viveza criolla?

Hasta la el informe GROSSMAN que se mencionò acà reiteradamente, fue escrito por una ex empleada del CELS. 

Véanlo Sres. Jueces. 

RUA y otra serie de funcionarios socios del CELS tuvieron una poca transparente actividad en todo esto, actuando en representación del Estado en un caso en el que el CELS era patrocinante.

Es decir, RUA ponía la cara por el Estado Argentino pero decía lo que el CELS y MEMORIA ACTIVA querían. 
Lo mismo puede decirse de HAZAN que representaba al Estado y unos días antes al CELS Y a MEMORIA ACTIVA.

A otros familiares, como a BURSTEIN, el Kirchnerismo les dio plata durante años y así nació un grupo de aplaudidores que le llevaban regalos a la presidente. Y bien que sirvió BURSTEIN a los intereses políticos del corrupto gobierno anterior.

Todo esto se hizo con la complicidad de ese gobierno que conocía los beneficios de tener ocupada a la opinión pública en la persecución de aquellos que, como en mi caso, los habían investigado y no habían cedido a sus presiones y de paso, se lograba la impunidad de los policías amigos del poder de ese momento y que a su vez eran aportantes de campaña.

Hace casi veinte años que se insiste con el de lavado de imagen de los policías, STINFALE y TELLELDIN y hoy se pretende que Uds. sellen con su firma lo que los Fiscales de GILS CARBÓ, MEMORIA ACTIVA y UBEIRA refieren como cláusulas pétreas o circunstancias inamovibles. 

Sres. Jueces. Esta gente está muy equivocada. Sostienen intereses concretos que nada tienen que ver con la verdad y la Justicia.

Por supuesto que la causa AMIA genera presiones. 

Yo las viví. 

Pero este caso tiene poco que ver con el verdadero caso AMIA. 

En aquél había que descubrir a los terroristas y a quienes los habían ayudado localmente. 

Que se me juzgue a mí en este juicio no tiene nada que  ver con la lucha contra el terrorismo.

Acá se eligió a un grupo de gente, que poco tienen que ver entre sí, para generar una conspiración que nunca existió. 

Este caso es una venganza y un negocio que está generando indemnizaciones millonarias. 

Y para colmo los ex abogados de los policías en el primer juicio son los abogados de los imputados TELLELDIN Y STINFALE en este. Y el ex abogado de MEMORIA ACTIVA es abogado del testigo CLAUDIO LIFSCHITZ y de su mamá. Qué sociedad!

KIRCHNER usó la causa AMIA a su antojo. La usó para apuntarle a su enemigo político y también la usó para sacarme de la Magistratura para que no lo siga investigando por enriquecimiento ilícito, Finen fue víctima de las internas de la SIDE en la era KIRCHNER y se usó la causa AMIA y PALACIOS –vinculado a la Policía de MACRI- de las peleas por el poder en materia de seguridad e inteligencia. 

La Investigación de la AMIA fue víctima de la miseria de la internas de los servicios de inteligencia y de seguridad, de las que pretendí en todo momento ser ajeno.

No dudo que este tribunal no cederá a la campaña de presión que se ha profundizado en estos últimos meses, pues los hechos que los querellantes y la Fiscalía han traído a juicio no sucedieron, no fueron probados y estoy convencido de haber hecho lo correcto en base a lo autorizado por la Ley.

Sobre la verdad y la mentira quiero decir al Tribunal que así como debí escuchar muchas mentiras en este juicio, puedo asegurarles que cuando me expresé ante Uds. lo hice con total sinceridad, tratando de recurrir a mi memoria, en la medida que recordaba lo vivido. Estoy tranquilo de haberme expresado ante Ustedes con total franqueza mostrando mis dudas y muchas certezas.

También quiero decirles que la verdad del caso AMIA está íntegramente en la causa original. 
Todo está en la causa y lo que se trajo acá son interpretaciones sesgadas y falsedades.

La quinta y última reflexión que quería expresar al Tribunal es que como Jueces saben que ninguna instrucción es perfecta. 

También saben que ninguna Ley se ajusta perfectamente a una situación determinada y por ello se la interpreta.

Yo debí hacerlo muchas veces.

La investigación del caso AMIA, por su volumen y complejidad, seguramente podrá tener errores.

Errores que se explican por la inexperiencia en el manejo de situaciones novedosas, y la impericia en un distinto tipo de escenarios, no habituales en la Justicia de Instrucción.

De la noche a la mañana debimos aprender el integrismo, el fundamentalismo, el submundo de informantes, confidentes, fuentes, “plumas” e infiltrados. 

Comenzamos a tratar con quienes nos obligaban las circunstancias.

Así aparecieron los agentes extranjeros y otros extranjeros que actuaron como doble agente en un tema que excedía la función judicial pero que no era asumido por la política nacional. 

Así se llegó al extremo de que algunos políticos dijeran que la decisión de romper las relaciones diplomáticas con un país dependía de lo que pasara en un expediente judicial y no de lo que el propio Estado ya sabía y conocía por sus propios medios de información. IRÁN ESTABA ATRÁS. (...)".

Contenido

Juan Galeano: "El reencuentro con la causa AMIA desde esta perspectiva y a mi edad actual me llevaron a reflexionar sobre lo sucedido y a revivir muchas circunstancias y sigo pensando que la inacción no era una opción."