SUPLEMENTACIÓN NATURAL Y MEDICINA ALTERNATIVA

¿Fatiga crónica? 5 plantas medicinales para aumentar energía

En la actualidad, no existe una cura definitiva para el síndrome de fatiga crónica. El alivio de los síntomas dependerá del trabajo en conjunto con tu médico. Asimismo, afianzar estilos de vida más saludables como el ejercicio, los buenos hábitos del sueño y la disminución de las actividades estresantes ayuda a llevar una rutina diaria positiva y relajada. No obstante, puedes encontrar un aliado en la medicina natural, que si bien, no hará que desaparezca el síndrome atenuará la sintomatología, haciendo que tengas mejores días y niveles de energía.

Cansancio, sueño no reparador y problemas de concentración, son alguno de las señales de que padeces del síndrome de fatiga crónica, una condición estrechamente ligada a las actividades diarias, dentro de un estilo de vida ajetreado marcado por el estrés.

El estrés es el cansancio mental originado por la exigencia de rendimiento muy superior al normal. Esta desencadena una serie de síntomas que disminuyen tu bienestar. El síndrome de fatiga crónica es un trastorno de larga duración dado por el dolor en los músculos del cuerpo, el cansancio y la dificultad para dormir.

Uno de los principales problemas de este síndrome, es que los síntomas no mejoran con el descanso. Hecho que interfiere con el estilo de vida normal y saludable de una persona.

Para muchas sociedades médicas y científicas, el síndrome de fatiga crónica representa un problema de salud pública, por ser una de las causas de enfermedades cardiovasculares, renales y psicológicas.

Pese a que el diagnóstico de la fatiga crónica no es sencillo de concretar, existen 5 plantas medicinales que te pueden ayudar a revertir los síntomas y elevar tus niveles de energía.

1  Ginseng siberiana

Beneficios de la planta sagrada

La planta de ginseng siberiana ayuda a restablecer la energía. Se considera una gran herramienta para mejorar la capacidad física, la fuerza muscular y la resistencia. Por ello es tan popular en países como China y Rusia.

Su uso en bebidas energizantes demuestra sus beneficios contra el estrés. Aumenta la energía y vitalidad, y también fortalece el sistema inmunitario.

2 Hierba de San Juan

El mejor suplemento para la ansiedad 

Combatir el insomnio y la depresión causada por este es otro pilar fundamental en el tratamiento. Se aconseja el uso de hierba de San Juan para el alivio de estos síntomas.

Esta es una planta medicinal de flor amarilla con propiedades antidepresivas. Su uso es beneficioso como tratamiento para la ansiedad, déficit de atención y trastornos afectivos. También es eficaz para calmar los nervios y dolores musculares.

3 Esquizandra

La planta de los 5 sabores

La esquizandra es una planta que estimula al sistema nervioso central promoviendo una respuesta positiva ante el estrés, mejorando la claridad mental y rapidez de los reflejos. Esta planta se utiliza como parte de la medicina natural para el tratamiento del estrés en países como Rusia, China, Japón y Corea.

Sus efectos son beneficiosos como tónico del riñón y antidepresivo, ya que estimula un mejor rendimiento físico en nuestras actividades diarias.  Además, se ha encontrado  un gran efecto antioxidante al optimizar las funciones hepáticas y fortalecer el sistema inmunitario.

4. Ginkgo biloba

Para qué sirve el ginko biloba

La falta de concentración y memoria son otros problemas bastante comunes en los pacientes con síndrome de fatiga crónica. Combatirlos con Ginkgo biloba es una opción natural y bastante efectiva para restablecer la capacidad mental.

Esta planta medicinal, usada frecuentemente en la medicina china, ayuda a mejorar la circulación cerebral. Establece mayores conexiones neuronales y ayuda a combatir la amnesia y los problemas de envejecimiento cerebral.

Por sus beneficios es usada frecuentemente como tratamiento coadyuvante en enfermedades como alzhéimer, demencia senil y párkinson.

5 Regaliz

5 beneficios del regaliz

El regaliz, por su parte, constituye otra alternativa natural. Es una herbácea usada en Europa y Asia tropical como condimento e ingrediente de golosinas y confites.

Su agradable olor y su característico sabor dulce permiten su fácil ingesta en comprimidos o infusión para contrarrestar el agotamiento adrenal por la sobreproducción de hormonas estresantes. Levanta el ánimo y ayuda a combatir la depresión disminuyendo los síntomas de ansiedad y depresión.