Leído

EDIPO EN LA MIRADA

Estudio: Elegimos parejas con el mismo color de ojos que nuestro progenitor del sexo opuesto

Mie, 03/04/2019 - 10:51am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

De manera consistente, elegimos parejas que tienen los ojos del mismo color que nuestra madre en el caso de los hombres, y del mismo color que nuestro padre en el caso de las mujeres, arroja estudio.

Contenido

Cuando se trata de la elección de pareja, ¿tenemos un "tipo", o una preferencia estable, en cuanto al color de ojos y de pelo?

Según una investigación realizada por científicos de la República Checa y publicado en la revista científica Evolution and Human Behavior, la respuesta es sí.

Entrevistando a 1.048 participantes, los investigadores buscaron determinar si las personas tenemos un "tipo", una elección romántica estable, y dónde podría estar el origen de este "tipo".

Hallaron que las personas solemos elegir de manera consistente parejas con un color de pelo y de ojos específico.

Este patrón de elección emergió tanto para relaciones de largo como de corto plazo.

En cuanto al origen, hallaron que el color de los ojos de la pareja está asociado al color de los ojos del padre en el caso de las mujeres y de la madre en el caso de los hombres.

Sin embargo, la asociación era todavía más fuerte cuando ambos padres compartían el mismo color de ojos.

Por otro lado, no hallaron relación entre el color propio de ojos y el de la pareja.

En cuanto al color de pelo, ni el propio ni el de los padres tenía relación con el color de pelo de la pareja, explica Mark Travers de la revista Psychology Today.

Investigaciones previas habían arrojado que las preferencias estables de pareja, o "tipos", se deben a una especie de efecto de "impresión", donde los "individuos internalizan ciertas características de su progenitor y luego las usan como modelo para elegir pareja."

Existe otro proceso que se considera que influye en la elección de pareja llamado homogamía, la tendencia a buscar parejas parecidas a uno mismo -mismos colores de pelo y ojos-.

"Nuestros resultados de esta manera sugieren que la preferencia por el color de ojos está determinada por un efecto de impresión más que por la homogamía, y permanecen estables a través del tiempo", concluye el estudio. "Estos hallazgos también apoyan indirectamente la presunción de la estabilidad de este efecto tipo impresión en los humanos, ya que las personas eligen consistentemente parejas con el color de ojos de su progenitor del sexo opuesto."