FIDEL CASTRO DÍAZ-BALART

'Fidelito', el de la fallida Ciudad Nuclear, no pudo con la depresión

Fidel Castro Díaz-Balart, hijo mayor del fallecido expresidente cubano Fidel Castro Ruz, físico nuclear, asesor científico del Consejo de Estado de Cuba, máximo órgano de gobierno, y vicepresidente de la Academia de Ciencias, se suicidó, informó la televisión estatal de Cuba: la nota oficial sobre la muerte fue difundida en el programa Mesa Redonda de la televisión estatal cubana y posteriormente reproducida por otros medios estatales como la web Cubadebate. Castro Díaz-Balart era "atendido por un grupo de médicos desde hace varios meses con motivo de un estado depresivo profundo".

Fidel Castro Díaz-Balart, primogénito del líder de la revolución cubana "atentó contra su vida en la mañana de este 1 de febrero", informó el comunicado oficial.

Entre las últimas veces que se le vio en público figuran los funerales por la muerte de su padre, en noviembre del 2016, y la investidura del premio Nobel de Química estadounidense Peter Agre como miembro de la Academia de Ciencias de Cuba, en agosto del 2017 en La Habana.

Nacido en 1949 en La Habana, fue entre 1980 y 1992 el máximo responsable de la política nuclear de Cuba y tuvo a su cargo la inconclusa construcción de la central nuclear de Jaragua en Cienfuegos (centro-sur).

Tras el divorcio de sus padres en 1954, 'Fidelito' residió hasta los 10 años con su madre, quien volvió a casarse con el abogado Emilio Núñez Blanco, y fijó su residencia en Madrid (España) en los años '70.

Inició sus primeros estudios en Cuba y posteriormente se trasladó a la exUnión Soviética, donde se doctoró en Ciencias Físico Matemáticas por el Instituto de Energía Atómica I. V. Kurchatov de Moscú. En 1974 se graduó suma cum laude en Física Nuclear por la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú (1974).

Posteriormente amplió sus estudios en Cuba, en España y nuevamente en la URSS.

Según el comunicado oficial, Castro Díaz-Balart era "atendido por un grupo de médicos desde hace varios meses con motivo de un estado depresivo profundo".

"Como parte de su tratamiento requirió inicialmente un régimen de hospitalización y luego se mantuvo con seguimiento ambulatorio durante su reincorporación social", prosigue el comunicado, que recuerda que "durante su actividad profesional, dedicada por entero a las ciencias, obtuvo relevantes reconocimientos nacionales e internacionales".

Durante esa etapa, en 1982, se empezó a construir con tecnología y apoyo soviético la que debía ser la 1ra. central nuclear del país, situada en Juragua (Cienfuegos), compuesta por 4 reactores "vver-440" de 440 megavatios cada uno.

Falleció Fidel Castro Díaz – Balart

El primero de los reactores debía entrar en funcionamiento en 1991, pero la caída de la URSS obligó a paralizar su construcción en septiembre de 1992, cuando ya se encontraba al 75% de ejecución y tras una inversión de US$ 1.200 millones.

En 1976, en el apogeo de la Guerra Fría, la Unión Soviética diseñó los planos para construir una planta nuclear con dos reactores en Juraguá, un lugar justo al oeste de la bahía de Cienfuegos, en la costa sur de Cuba.

Cuando estuviera lista, las instalaciones revolucionarían la deficiente red de energía eléctrica de la isla, pues un solo reactor sería capaz de satisfacer el 15% de las necesidades energéticas del país. También reduciría la dependencia de las importaciones de petróleo y promovería la creación de cientos de empleos.

Para ver este sueño realizado, una pequeña ciudad tenía que estar a 9,6 kilómetros de la planta -contaría con 4.200 viviendas destinadas a las familias de los trabajadores de la construcción, científicos, ingenieros, técnicos, etc. Los especialistas nucleares volarían desde Moscú para supervisar el proyecto. La ciudad, Ciudad Nuclear o “Nuclear City” fue inaugurada el 13/10/1982.

Aunque el proyecto era muy prometedor, en 1989 la Unión Soviética colapsó y la financiación de Moscú para la Ciudad Nuclear se esfumó, para alivio de Washington. Recuerda Foreign Affairs que Juraguá está a solo 260 millas al sur de Miami y USA podía hacer poco para supervisar la seguridad del proyecto, después de haber cortado las relaciones diplomáticas con La Habana.

“La Habana luchó durante unos años para terminar la planta de energía, agotando los recursos que tenía, hasta 1992, cuando fue desechado el programa nuclear en la bahía de Cienfuegos. En 1996, Cuba y Rusia discuten revivir el proyecto (que hasta ahora había costarles alrededor $ 1.1 mil millones), mediante la búsqueda de otros países que estuvieran dispuestos a invertir en el reactor”, señala Foreign Affairs.

Nunca sucedió, en parte, debido a que Estados Unidos promulgó una ley conocida como la Ley Helms-Burton, que permitió a Washington sancionar cualquier país que ayudara a Cuba a terminar la planta, dice el artículo.

En febrero de 1989 el hijo mayor de Fidel firmó con la URSS un acuerdo sobre supervisión y seguridad de los trabajos de la central cubana, que establecía el equipamiento y adiestramiento de cubanos en esta área. También firmó convenios de colaboración similares con India (1986), Argentina, México, Brasil e Irán.

Compatibilizó estas actividades en el sector nuclear con las de representante cubano ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) entre 1983 y 1992, jefe de la sección de Ciencias Exactas y Naturales de la Junta Científica Central de la Academia de Ciencias de Cuba (1984-1993) y presidente del Grupo de Coordinación de los Países No Alineados para los usos pacíficos de la Energía Atómica (1983-87).

El 17 de junio de 1992 el diario estatal Granma anunció su destitución al frente de la Secretaría de Asuntos Nucleares.

Al mes siguiente, su padre achacó la decisión a "ineficiencia en el desempeño de sus funciones", aunque otros vieron en su cese un complot militar para obligar al comandante a dejar el poder mediante un supuesto escándalo en el que estaba involucrado su vástago.

Su hermanastra Alina Fernández declaró desde el exilio en 1993 que Castro Díaz-Balart estaba supuestamente involucrado en la desaparición de US$ 6 millones del presupuesto de la central nuclear.

Después de 7 años de ostracismo, regresó en 1999 para ocupar un cargo de asesor en el Ministerio de la Industria Básica y dedicarse a la divulgación científica como físico nuclear.

También fue catedrático del Instituto Superior de Ciencias Avanzadas y Tecnología de La Habana y asesor del Consejo de Estado para la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente.

Efectuó habituales visitas a España y en junio de 2007 emprendió una gira por Turquía, Egipto, Yemen, Qatar y Siria para impulsar la cooperación científica bilateral.

Fidel Castro Díaz-Balart viajó con frecuencia al extranjero y en los últimos años estuvo en Kazajistán (2015), donde visitó centros de desarrollo tecnológico y científico, y en Moscú (2016), para asistir a la Conferencia Mundial de la Asociación Internacional de Parques Tecnológicos.

En septiembre de 2016, participó en Moscú en la Conferencia Mundial de la Asociación Internacional de Parques Tecnológicos, acto en el que conversó con el primer ministro ruso, Dimitri Medvédev.

Fue además autor de numerosos títulos centrados en su especialidad, como Elementos y reflexiones en torno a la Política Científica Nacional (1985); el ensayo Nuclear Energy in the national economy of the Republic of Cuba (1986); Energía nuclear y desarrollo (1990), o El gran desafío del Tercer Milenio. Energía nuclear: peligro ambiental o solución para el futuro (1997).

También participó en investigaciones internacionales sobre energía nuclear y en 2013 fue investido doctor honoris causa por la Universidad Estatal de Moscú, donde en su juventud se había especializado en Física Nuclear, con un nombre falso -José Raúl Fernández- con el fin de garantizar su seguridad.

Como experto internacional participó en planes temáticos de investigación para el Grupo de Investigación de los Reactores de Potencia Cero y el Empleo de los Generadores de Neutrones, ambos en Hungría, y en el Programa de Investigación de los Datos Nucleares, en Rusia.

Era miembro de la sociedad Económica Amigos del País, de la Sociedad Cubana de Física, de la Asociación Iberoamericana de Innovación Tecnológica y de la Sociedad Española para la Historia de la Ciencia y la Tecnología.

Entrevista con Fidel Castro Díaz-Balart

En septiembre de 2013 fue investido doctor honoris causa por la Universidad Estatal de Moscú, en la que se especializó en Física Nuclear, con un nombre falso con el fin de garantizar su seguridad

Al igual que ocurrió con la vida privada de su padre, fallecido el 25 de noviembre de 2016, tampoco se conocen muchos datos de la suya.

Los funerales serán organizados "por decisión familiar", concluye la nota.

Entre las últimas veces que se le vio en público figuran los funerales por la muerte de su padre, en noviembre del 2016, y la investidura del premio Nobel de Química estadounidense Peter Agre, en agosto del 2017 en La Habana.

Estuvo casado en primeras nupcias con la rusa Natasha Smirnova, con la que tuvo 3 hijos, todos los cuales estudiaron en España: Mirta María, Fidel Antonio y José Raúl. Tras divorciarse de Smirnova contrajo matrimonio con la cubana María Victoria Barreiro, hija del general de la Seguridad del Estado Luis Barreiro.

Tenía, además, 5 hermanastros reconocidos: los hijos nacidos de la unión de Fidel Castro con Dalia Soto del Valle (Alexis, Alexander, Antonio, Alejandro y Ángel).

A ellos se suma Alina Fernández Revuelta, hija ilegítima de la relación que tuvo Castro con Natalia Revuelta.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario