Leído

OPERACIONES MILLONARIAS

El CEO de Pfizer vendió acciones y generó suspicacias: "Es muy sospechoso"

Jue, 12/11/2020 - 2:56pm
Enviado en:
Por Urgente24

El mismo día que Pfizer anunciaba que su vacuna anti coronavirus demostró ser "eficaz en un 90%”, el CEO de la compañía farmacéutica, Albert Bourla, liquidó el 61,8% de sus acciones por un valor de US$5,56 millones. Lo propio hizo la vicepresidenta Sally Susman, que vendió un paquete accionarial por un total de US$1,8 millones. Estas operaciones generaron muchas suspicacias, pero desde la compañía aseguran que es absolutamente legal.

Bourla, CEO de Pfizer.
bourla-pfizer.jpg
Bourla, CEO de Pfizer.
Contenido

En las últimas horas se conoció que el mismo día que Pfizer anunciaba que su vacuna demostró ser "eficaz en un 90%”, el CEO de la compañía, Albert Bourla, y la vicepresidenta Sally Susman vendieron acciones por montos millonarios. Esta noticia generó algunas cuantas suspicacias en las redes sociales, pero desde la compañía farmacéutica aseguran que las operaciones son totalmente legales.

Bourla liquidó el 61,8% de sus acciones en la compañía farmacéutica el pasado lunes, según consta en los registros de la Comisión del Mercado de Valores (SEC). La venta fue de un total de 132.508 acciones de la compañía a un precio unitario de 41,94 dólares, lo que equivale a un total de 5,5 millones de dólares.

A pesar de la operación, el consejero delegado sigue manteniendo de forma directa un paquete accionarial de 78.273 títulos en la compañía, además de otros 3.539 de forma indirecta.

Por su parte, Susman, vicepresidenta de Pfizer, también se ha sumado a su compañero con la venta de un paquete accionarial de 43.662 títulos a un precio unitario de US$41,94, es decir, un total de US$1,8 millones. Aunque, aún mantiene una participación directa de 108.096 acciones y controla de manera indirecta otros 708 títulos de Pfizer.

La compañía aseguró que la venta era parte de un plan comercial anunciado previamente, adoptado por Bourla el 19 de agosto pasado.

"La venta de estas acciones es parte de la planificación financiera personal del Dr. Bourla y un plan preestablecido (10b5-1), que permite, según las reglas de la SEC, a los principales accionistas y personas con información privilegiada de las corporaciones que cotizan en bolsa negociar un número predeterminado de acciones. en un momento predeterminado", expresó Pfizer.

La operación estaría avalada por la regla 10b5-1 del mercado de valores estadounidense, que fija las condiciones para que los ejecutivos de empresas cotizadas puedan operar sin infringir las normas sobre el uso de información privilegiada. A grandes rasgos, esta norma obliga a los ejecutivos de las empresas que coticen en bolsa a informar de cualquier acuerdo 30 días antes de que se produzca la venta.

El 19 de agosto, Bourla implementó su plan de negociación de acciones, según su divulgación a la Comisión de Bolsa y Valores.

Al día siguiente, 20 de agosto, Pfizer emitió un comunicado de prensa con "datos adicionales de seguridad e inmunogenicidad de fase 1" y confirmando que Pfizer y su socio alemán, BioNTech, estaban "en camino de buscar una revisión regulatoria" para su vacuna candidata en octubre.

En ese momento, los canales de noticias financieras Fox Business, CNBC y Bloomberg cubrieron las noticias, y CNBC señaló que las acciones parecían estar "subiendo mucho hoy en un calendario optimista de vacunas".

"Es muy sospechoso", aseguró Daniel Taylor, experto en uso de información privilegiada y profesor asociado de contabilidad en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, en declaraciones al portal estadounidense NPR.

 

Taylor, que ha supervisado de cerca las transacciones bursátiles de los ejecutivos de las empresas que desarrollan vacunas contra el coronavirus, le dijo a NPR que el tiempo cercano entre la adopción del plan de acciones de Bourla y el comunicado de prensa parecía "muy sospechoso".

"Es totalmente inapropiado que los ejecutivos de las compañías farmacéuticas implementen o modifiquen los planes 10b5-1 el día hábil antes de anunciar los datos o los resultados de los ensayos de medicamentos", dijo Taylor.

Un portavoz de Pfizer le dijo a NPR que la compañía no creía que el comunicado de prensa de la compañía del 20 de agosto contenía información material no pública y que un administrador del plan de acciones había examinado previamente la implementación del plan 10b5-1 del CEO. El portavoz señaló que la compañía había anunciado previamente que esperaba buscar la aprobación regulatoria para su candidata a vacuna contra el coronavirus para octubre y que el comunicado de prensa de agosto simplemente confirmó ese cronograma. Además, el comunicado de prensa contenía información de un estudio académico de la vacuna de Pfizer, dijo el portavoz, y la compañía no controló el momento ni el contenido de ese estudio.

"La venta de estas acciones es parte de la planificación financiera personal del Dr. Bourla y un plan preestablecido (10b5-1)", dijo Pfizer en un comunicado. "A través de nuestro administrador del plan de acciones, el Dr. Bourla autorizó la venta de estas acciones en febrero y renovó esa autorización en agosto con los mismos términos de precio y volumen".

El portavoz de la compañía dijo que el plan de Bourla autorizaba la venta de acciones cuando el precio de las acciones alcanzaba un determinado objetivo.

Aunque la venta de acciones de Bourla el lunes fue significativa, la compañía declaró que todavía tenía "aproximadamente nueve veces su salario en acciones de Pfizer".

Taylor, de la escuela de negocios de Wharton, dijo que las ventas de acciones del director ejecutivo de Pfizer le recordaron preocupaciones similares con otro fabricante de vacunas contra el coronavirus, Moderna. Como informó NPR en septiembre, varios ejecutivos de Moderna adoptaron o modificaron sus planes de negociación de acciones justo antes de los anuncios clave sobre la vacuna de la compañía. Esos ejecutivos han vendido decenas de millones de dólares en acciones de Moderna, aunque la empresa no ha completado sus pruebas de vacunas.

"Me preocupa que el consejo general o los controles internos de estas empresas consideren legítimo adoptar un plan 10b5-1 un día antes de un anuncio importante de una vacuna", dijo Taylor. "Si esto no es una llamada de atención para la SEC y una llamada de atención de que necesitamos reformar estos planes 10b5-1, no sé qué es", agregó.