Leído

VEGANOS EN LA RURAL

Nueva grieta: Los chacareros carnívoros son violentos

Mar, 30/07/2019 - 9:57am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Desde este domingo 28/07 cuando activistas veganos interrumpieron un espectáculo en La Rural de Palermo y fueron echados por jinetes a fustazos y corridos por caballos, ahora la división gira en torno a la violencia. La sociedad argentina se divide entre quienes defienden la violencia ejercida por los gauchos y quienes apoyan la causa de los ambientalistas y veganos que fueron a manifestarse en son de paz. Sin embargo, algunos se olvidan del derecho a manifestarse que tenemos todos y el cual en algún momento ellos también ejercieron.

Contenido

Como si no fuera suficiente con la grieta política y social que atraviesa a nuestro país, desde este domingo 28/07 cuando activistas veganos interrumpieron un espectáculo en La Rural de Palermo y fueron echados por jinetes a fustazos y corridos por caballos, ahora la división gira en torno a la violencia. Los extremos nunca benefician a la sociedad en conjunto, en cualquier ocasión. En este caso, de un lado se ubican los que protestan y desaprueban el maltrato animal, y en el otro quienes defienden la reacción de los gauchos y se burlan del veganismo. 

Las imágenes del incidente fueron difundidas por las redes sociales, a partir de allí se desató el debate y cada bando utilizó las plataformas para expresar su opinión. "Estos veganos comen pasto como una vaca pero no tienen los 4 estómagos para extraer los nutrientes, la falta d B12 les causa graves problemas neurológicos. Terminan mas tontos q una vaca y se ponen agresivos queriendo obligar a los demas a comer pasto"; "La violencia estaba plenamente justificada en defensa propia. Unos buenos guascazos por el lomo y se terminó"; "Me tienen harta esos grupúsculos minoritarios q intentan imponer a la mayoría, su forma de vivir o concebir el mundo y la vida. Desde los q nos quieren imponer q comer, o q vestir, hasta como hablar o vivir el sexo, la familia, la política, la diversión, etc...", fueron algunos de los comentarios que realizaron los defensores del campo.

Quienes defienden a los animales no estuvieron ausentes en las redes sociales. "Demostraron que del otro lado son unos violentos. Si no les importa una persona en frente de ellos que les va a importar un animal. Aunque me parece que es mejor dedicarle el esfuerzo a las nuevas generaciones, ellos van a darles más resultado"; "Muy bien chicos! Hay q terminar de una vez c todo esto! Los animales como cosas..", respondieron otros usuarios.

"Una lástima ! Podrían haber intercedido para que nos retiremos en paz. Hay una denuncia penal. Uno de nuestros compañeros, además de resultar herido, fue amenazado con una faca. Gracias a la Polícia Federal que intercedió y nos cuidó NO PASÓ A MAYORES. Una vergüenza la organización", dijo una de las participantes, Micaela Virardi. 

La Sociedad Rural Argentina (SRA) hizo mención al incidente y se distanció de la reacción de los jinetes que estaban participando de un concurso en ese momento. "Un grupo de activistas irrumpió en la pista alterando el desarrollo del concurso que se venía realizando; algunos participantes, que se prepararon durante un año para competir, reaccionaron para desalojarlos", twittearon desde la entidad.

Inmediatamente, Climate Save Argentina, una de las organizaciones que participó de la intervención respondió que el activismo fue pacífico, aunque criticó a la entidad por fomentar el maltrato animal y la contaminación ambiental. "Nuestras generaciones ya no naturalizan como "cultura" la violencia que se ejerce en otros animales. Tampoco son indiferentes a la crisis climática y ecológica, que se profundiza por las prácticas actuales del sector ganadero, que debe transformarse", dijeron.

Estanislao Kurón, uno de los activistas que participó de la manifestación, habló con C5N y afirmó que el objetivo de la intervención era "visibilizar el sufrimiento que están teniendo los animales" y "denunciar algo ocultado por la industria alimenticia".

"Este movimiento siempre se planteó de manera pacífica más allá de que entramos faltando a una autorización; saltamos una baranda pero tenemos muy en claro que eso es mucho más fuerte para dar un mensaje, entrar de manera pacífica pero intervenir un centro de naturalización de la explotación como es la Sociedad Rural", expresó en diálogo con el canal.

Kurón también dijo que sabían que algo podía llegar a pasar, pero nunca" pensaron que podía darse "un enfrentamiento". Según sus declaraciones, les tiraron "los caballos encima" y los corrieron a "fustazos". Incluso, denuncian que hubo "un compañero que lo tiraron al piso cuando estaba saliendo pacíficamente".

Estanislao comparó la violencia recibida con la de un femicida."Es como decir que un golpeador de mujeres es causado por la mujer en sí, es echarle la culpa a la víctima", explicó.

Sin embargo, y más allá de los detalles, los 40 activistas ingresaron al predio a manifestarse de manera pacífica, con carteles que hablaban del maltrato animal y la contaminación ambiental que produce la actividad ganadera. A cambio recibieron violencia, jinetes con caballos que se les tiraban encima y fustas que volaban por el aire, incluso el público reaccionó en su contra. 

Sí, los veganos se metieron en la boca del lobo y fueron a tocarle las narices al campo durante el evento más importante del sector, pero ¿no sería hipócrita que no lo hicieran?. Si alguien quiere terminar con el maltrato animal, ¿que mejor que interrumpir un espectáculo de quienes para ellos serían los maltratadores?

No se requiere un gran esfuerzo para dejar que alguien se manifieste, menos en Argentina donde hay protestas y piquetes todo el tiempo, y si alguien quiere protestar contra cualquier Ministerio o Secretaria, lo primero que hace es pararse en la puerta del organismo con un cártel. No olvidemos cuando el campo se levantó contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y cortó las rutas en todo el país durante meses. Nadie los corrió con violencia en el 2008.

Lo irónico es que algunos sectores desaprueban la violencia, excepto cuando es dirigida hacia alguien que piensa distinto, que no comparte la misma cultura en la que comer carne y utilizar a los animales para trabajar o realizar shows de destreza está bien visto.

En resumidas cuentas, no hace falta aplaudir y dejar de comer carne o transformar su vida en el mismo instante en que un activista levanta un cartel, pero lo mínimo que se puede hacer es respetar el derecho del otro a manifestarse, respetar su opinión y su cultura y dejar que se marche en paz. Porque todos algún día vamos a querer manifestarnos o protestar contra algo, y la violencia nunca es la respuesta que merecemos.