CONFIDENCIAL

Moyano y un largo camino hasta el 12/7

El líder camionero busca su reelección al frente de la central obrera, mientras el Gobierno aún no puede instalar a un candidato propio. El riesgo de la judicialización de los comicios y de la partición de la central. La fragmentación del sindicalismo con el caso CATT.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Hugo Moyano y el Gobierno Nacional se enfrentan por la conducción de la CGT. El exaliado del cristinismo se esfuerza por retener el control de la central obrera con la que pretende ponerse en la vereda opuesta a la de Cristina Fernández, luego de años de armoniosa alianza. 

El Gobierno, en tanto, quiere imponer a su propio secretario general, para no perder el apoyo de la CGT y de "los trabajadores". No lo estaría logrando. 
 
La Casa Rosada impulsaba al metalúrgico Antonio Caló. Sin embargo, el candidato retrocedió varios casilleros luego de que encabezara un paro de 24 horas para reclamar subas salariales de la UOM. Aunque se especuló con que la movida de Caló era apenas para mostrarse combativo y ganar adhesiones, en Olivos no habrían visto con buenos ojos la movilización.
 
Al día de hoy, el Gobierno no podría imponer un candidato, quien quiera que éste sea. Y los gremios que se oponen a Moyano mostraron disconformidad al no concurrir al Comité Central Confederal que ratificó los comicios para el próximo 12/7. 
 
La victoria de Moyano depende de si puede seducir a los congresales que dependen del gastronómico Luis Barrionuevo. Los denominados 'Gordos' e independientes ya le habrían quitado todo el apoyo al camionero. 
 
Al Gobierno le queda la opción de la judicialización del conflicto y apostar a la fragmentación del sindicalismo, más allá de la CGT, para dejar debilitar al camionero que se propone a ser una verdadera piedra en el zapato del cristinismo. 
 
La viceministra de Trabajo, Noemí Rial, anticipó este lunes (28/5) que el ministerio analizará la impugnación al llamado a elecciones en caso de recibirla. De resultar "fundada", la funcionaria admitió que las elecciones del 12/7 podrían quedar suspendidas (ver nota relacionada). 
 
Sin embargo, Facundo Moyano, hijo del líder camionero, advirtió que la "judicialización es inviable" y que "no hay argumentos por parte de este sector antimoyanista para impugnar"
 
Muchos descuentan que más allá del resultado de los comicios, la CGT se partirá. Pero la fragmentación no sólo se quedaría en la cúpula de la central. Varios de los gremios que se alinean con el Gobierno y que alientan la salida de Moyano se retiraron de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). 
 
Si bien el camionero puso a uno de los suyos en la conducción, a Juan Carlos Schmidt, el vaciamiento de dicha organización con el alejamiento del sindicato de Taxistas, La Fraternidad y UTA genera dudas respecto a cómo quedó el poder de fuego de Moyano, que dependía en buena parte de la CATT. 
 
La iniciativa de los poderosos gremios disidentes apunta a aislar al camionero. 
 
Schmidt, líder de gremio de Dragado, será secundado por Sergio Sasia (Unión Ferroviaria); Jorge Pérez Tamayo (pilotos) como secretario gremial; Omar Pérez (camioneros) como secretario de Interior; Ricardo Cirielli (técnicos aeronáutivos) como secretario de Turismo; y Jorge Mancini (CEAMSE) como secretario administrativo, entre otros.
 
No faltaron críticas contra Moyano por parte de los gremios disidentes.  "Sin mesa de discusión no es posible mantener unido al movimiento obrero. Y el poder de Moyano no es eterno, aunque él no quiera asumirlo. Su estilo personalista genera mucho malestar, y lo terminará aislando", dijo que Omar Suárez, de los marítimos.
 
Schmidt vino a reemplazar al taxista Omar Viviani, un exaliado de Moyano encolumnado con la Casa Rosada que ahora es uno de los rostros visibles de la embestida contra el camionero. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario