Leído

MENSAJE´MAS HACIA ADENTRO QUE HACIA AFUERA

Macri se despidió reclamando a su espacio el rol de líder opositor

Dom, 08/12/2019 - 12:53pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente Mauricio Macri se despidió del gobierno con un acto en Plaza de Mayo, donde saludó con un "hasta pronto"; instó a la gente a "no estar angustiada" por lo que viene, pues "es un paso más de aprendizaje y crecimiento hacia el futuro", y exhortó a "cuidar a la querida Argentina para que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás". Al hablar a una multitud que llenó la plaza, Macri instó a "defender la democracia, la calidad institucional y nuestras libertades" y prometió a su sucesor, Alberto Fernández, que "puede confiar en que después de mucho tiempo va a encontrar una oposición constructiva y no destructiva".

Mauricio Macri volvió a demostrar que en Ciudad de Buenos Aires, él sigue siendo un líder territorial (mensaje para Horacio Rodríguez Larreta más que para Alberto Fernández).
Contenido

bicado cerca de la Pirámide de Mayo y a unos metros de las vallas que rodean la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri se despidió en Plaza de Mayo de sus simpatizantes pero afirmó que se trata de un "hasta pronto" y prometió ser una "oposición constructiva" y una "alternativa sana de poder".

"Le quiero decir al Presidente electo que él puede confiar en que, después de mucho tiempo, va a encontrar una oposición constructiva y no destructiva", afirmó Macri; y agregó: "Somos una alternativa sana de poder, que representa a millones de argentinos que nunca más se van a resignar".

Acompañado por la primera dama, Juliana Awada, y por su reciente compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, Macri pidió a los simpatizantes de Juntos por el Cambio "defender las cosas que se han logrado y defender la Argentina si alguno quiere intentar abusar".

"Me da tristeza ver que muchos de ustedes están angustiados acerca de lo que viene. No tenemos que estar angustiados, es un paso más de aprendizaje y crecimiento hacia ese futuro que todos deseamos", sostuvo Macri, mientras la gente decía "sí", admitiendo que tiene ese supuesto temor.
 

También sostuvo que "todos queremos justicia, tenemos que cuidar a nuestra querida Argentina de que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás". Y expresó que en el acto, gobernantes y ciudadanos comunes estaban "por la República, el respeto de las leyes, por nosotros y nuestros hijos".

Macri, de camisa celeste arremangada y pantalón azul, estuvo acompañado en todo momento por su esposa, Juliana Awada, quien lució un vestido largo color violeta con incrustaciones plateadas; y por el senador peronista saliente y ex candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto, vestido con un ambo azul y camisa celeste.

Los tres se asomaron al balcón de la Casa Rosada cerca de las 18:45 del sábado 07/12, tras unos breves saludos donde hubo ovaciones a Macri y Pichetto (a quien el primer mandatario alzó el brazo izquierdo) y la entonación del Himno Nacional, descendieron por las escaleras a la calle para ir al escenario desde el cual el jefe de Estado habló unos 10 minutos.

En la vereda de la Casa Rosada fueron recibidos por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Luego se trasladaron entre la multitud hasta subir al escenario, de donde, tras el discurso, Mauricio Macri -quien derramó algunas lágrimas al final- fue bajado en andas.

Antes del acto subieron al tablado durante unos minutos el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi.

También se mezclaron con el público (que portaba banderas argentinas y pancartas con agradecimientos a Macri y al gobierno) funcionarios nacionales y provinciales y legisladores, como la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; su par bonaerense y diputado nacional, Cristian Ritondo; y el senador nacional y dirigente ruralista Alfredo De Angeli.

Tras iniciar su mensaje con un "buenas tardes, argentinos" y con varios "gracias de corazón", Macri sostuvo que "me guardo tantas cosas que hemos vivido juntos que me va explotar este corazón, que es más de ustedes que mío".

Agradeció a la gente por "acompañar estos cuatro años de transformaciones poniendo todo" e hizo "una mención mención especial a las mujeres que se movilizaron de manera impresionante en estos cuatro años".

"Los miro, los siento y los escucho y lo único que hago es reconfirmar que los argentinos estamos hechos de corazón y pura fuerza", aseveró.

El orador dijo que siente "tristeza sin duda por no seguir trabajando juntos en esas reformas que el país necesita", pero destacó que "somos más los que vemos la realidad de otra manera, ligada a la verdad, al respeto, al trabajo; estamos cada vez más juntos para defender las cosas que hemos logrado y defendernos si alguno quiere abusar".

Macri sostuvo que los años de su gestión "fueron más difíciles de lo que imaginé, con mucho palo en la rueda, pero logramos muchas cosas. Y terminamos con el ciclo permanente de terminar en el mismo lugar y no poder avanzar", en alusión a la finalización de un gobierno no peronista democrático en casi 100 años.

"Le quiero decir al Presidente electo que va a encontrar después de mucho tiempo una oposición firme y severa que va a defender la democracia, la calidad institucional y nuestras libertades", enfatizó.

"Lo único no negociable son nuestras libertades, por eso también todos queremos una justicia independiente, que se base en la ley, en los procedimientos, en las pruebas, como siempre tiene que ser y no en los discursos políticos", advirtió también en referencia a la declaración reciente de la ex presidenta Cristina Fernández en el juicio en su contra.

"Todos queremos justicia, tenemos que cuidar a nuestra querida Argentina de que no la roben, no la maltraten, no la estafen ni la descuiden nunca jamás", exhortó, y llamó a estar "ahí para custodiar los avances que hemos hecho y la libertad. ¡Viva la libertad!".

También reiteró que "somos una alternativa sana de poder que representa a millones y millones de argentinos que nunca jamás se van a volver a resignar".

Y añadió que "tenemos la fuerza de gente de paz que rechaza la violencia pero no se va a dejar llevar por delante. Esos somos nosotros".

Asimismo, Macri envió un mensaje a la juventud: "A nuestros queridos jóvenes les pido que participen, sean protagonistas, no tengan vergüenza de expresar sus ideas y opiniones. La sociedad argentina tiene la tarea de abrirles espacios en los lugares de decisión".

Hacia el final dijo: "Gracias a todos ustedes, por tanto amor, por tanta convicción; gracias al equipo de gobierno maravilloso que me acompañó; gracias a todos los que integramos Juntos por el Cambio, a mi mujer por siempre estar, a mis hijos, a mis amigos, a Miguel (Pichetto) que llegó al final y se transformó en un baluarte".

En el corolario de su discurso aseveró que "estamos acá más juntos que nunca, más comprometidos que nunca, sin miedo, con fortaleza; estamos acá por la República, el respeto de las leyes, por nosotros y nuestros hijos. Los abrazo con todo mi corazón, los amo con locura. Hasta pronto porque esto recién comienza".

Días antes, Mauricio Macri se despidió de la Presidencia con casi 40 minutos de cadena nacional para explicar los éxitos de su gestión y lo mucho que, según él, había avanzado la Argentina durante los pasados 4 años, e inclusive aseguró que había “sentado las bases” para un futuro crecimiento.

Macri apuntó así a amortiguar las acusaciones formuladas por el Presidente entrante, Alberto Fernández, de que deja poco más que “tierra arrasada”; y también a perfilarse como jefe de la oposición, un rol que no le reconocen ni siquiera todos los integrantes de su propio espacio politico.

Fue el día cuando, una hora antes, el Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica Argentina, difundió un lapidario informe sobre el aumento de la indigencia durante el 3er. trimestre de 2019 (y falta el informe del 4to. trimestre).