UN TRABAJO PARA ESTAR MEJOR

Las 4 preguntas clave para salir del pozo este finde XXL

Mientras todos celebramos la oportunidad de descansar este fin de semana largo, la realidad es que tantos días sin ocupaciones laborales a veces llevan a un exceso de tiempo libre que nos puede llegar a conectar con lo peor de nosotros mismos: comienzan a invadirnos los pensamientos que nos hacen sufrir y poco después nos encontramos sumidos en una angustia paralizante. Urgente24 presenta un posible antídoto: 'El Trabajo', de Katie Byron, un sencillo método para hacerle preguntas a los pensamientos que nos hacen sufrir, cuestionarlos, desarmarlos y reducir el daño que nos pueden hacer. Lo que nuestra mente nos transmite, muchas veces, no es real. Byron lo descubrió tras 10 años de estar deprimida y la sacó de ese estado. Ahora lo comparte con el mundo. Todo lo que se necesita es lápiz y papel.

"Nadie más que tú puede darte libertad. Este pequeño librito te enseñará cómo", Katie Byron.

Todo el sufrimiento que sucede dentro de nuestras mentes no es real: es simplemente una historia que nos contamos a nosotros mismos para torturarnos, planta Katie Byron, fundadora de 'El Trabajo'. Se trata de un método que enseña a las personas a acabar con su propio sufrimiento, mediante un proceso muy simple: cuestionar nuestras creencias mediante la indagación. El sistema es tan sencillo que todo lo que necesitás para hacerlo es lápiz y papel. Tu materia prima en este trabajo serán los pensamientos que te hacen sufrir. Tu herramienta: las 4 preguntas clave. El único requisito: tener la mente abierta. Por lo demás, es un proceso extremadamente sencillo, accesible a personas de cualquier edad y experiencia de vida. Toda persona que esté atravesando un momento difícil en su vida puede intentar alivianar la carga del dolor probando con 'El Trabajo'.

 

Katie Byron pasó por una depresión de 10 años y la sacó del pozo darse cuenta que si no le creía a los pensamientos que la hacían sufrir, no sufría. Entonces desarrolló la enseñanza de este método.

 

La historia de Katie Byron: la revelación que la sacó de la depresión

Pero antes de llegar a la práctica en sí, vale la pena contar un poco sobre la propia Byron, quien tiene una historia personal de hundimiento y resurrección que la llevó a descubrir el método que ahora comparte con otros. La revista TIME la ha descrito como "la innovadora espiritual del siglo 21". Byon nació en Texas en 1942 y creció en California, explica Wikipedia. Su padre era un ingeniero que trabajaba con trenes y su madre una ama de casa. Se casó a los 19 años, tuvo 3 hijos y comenzó una carrera en las bienes raíces. Pero al cumplir 30 años, relata egún la página web de The Work, Byron cayó en una depresión severa que le duraría casi 10. Padecía sentimientos de rabia y odio a sí misma, y constantes pensamientos suicidas. Durante los últimos 2 años de esa depresión, casi no podía salir de su habitación. ¿Qué la salvó? Una revelación tan sencilla como la siguiente: "Descubrí que cuando creía mis pensamientos, sufría, pero que cuando no los creía, no sufría, y que esto es cierto para todo ser humano. La libertad es tan sencilla como eso. Me di cuenta de que el sufrimiento es opcional. Encontré un gozo en mi interior que no ha vuelto a desaparecer, ni por un instante. Ese gozo se encuentra en todos, siempre." Byron descubrió que lo que le había causado la depresión no era el mundo a su alrededor, sino sus creencias acerca del mundo. En vez de intentar cambiar el mundo para que se ajustara a sus pensamientos sobre cómo este debía ser, podía cuestionar esos pensamientos. Al enfrentarse a la realidad tal cual es, Byron experimentó una libertad y gozo inimaginables. Como consecuencia, explica la web, la mujer que hasta ese momento estaba en cama con pensamientos suicidas, se pronto se llenó de amor por todo lo que trae la vida. A partir de aquella mañana en que tuvo esa revelación en febrero de 1986, Byron se dedica a difundir 'El Trabajo' por todo el mundo.

 A continuación, para entender mejor a qué apunta el proceso, este texto tomado del libro 'El Trabajo de Byron Katie', describe parte de la filosofía que está por detrás:


Lo que es, es

"Lo que es, es. Únicamente sufrimos cuando creemos un pensamiento que no está de acuerdo con lo que es. Cuando la mente está perfectamente clara, lo que es, es lo que queremos. Querer que la realidad sea diferente de lo que es, es igual que intentar enseñar a un gato a ladrar. Puedes intentarlo una y otra vez y al final, el gato te mirará y volverá a decir: 'Miau'. Desear que la realidad sea diferente de lo que es, es desesperante. Y aun así, si prestas atención, advertirás que tienes pensamientos de este tipo docenas de veces al día: 'La gente debería ser más amable', 'Los niños deberían comportarse', 'Mi marido (o mi mujer) debería estar de acuerdo conmigo', 'Yo debería estar más delgada (o ser más guapa o tener más éxito)'. Estos pensamientos son formas de querer que la realidad sea diferente de lo que es. Si te parece que esto suena deprimente, estás en lo cierto. Todo el estrés que sentimos se origina en nuestras discusiones con lo que es. Las personas aún no familiarizadas con El Trabajo me dicen a menudo: 'Pero si renunciase a mi discusión con la realidad, perdería parte de mi poder. Si sencillamente acepto la realidad, seré pasiva. Puede ser que incluso pierda el deseo de actuar”. Yo les contesto con una pregunta: '¿Puedes saber que eso es verdad con absoluta certeza?' ¿Qué te da más poder?: 'Ojalá no hubiese perdido mi trabajo” o 'Perdí mi trabajo; ¿qué soluciones inteligentes puedo encontrar ahora mismo?'"


Aceptar la realidad para no sufrir

"El Trabajo revela que lo que piensas que no debería haber sucedido, sí debería haber sucedido. Debería haber sucedido porque así fue y ningún pensamiento en el mundo puede cambiarlo. Eso no quiere decir que lo justifiques ni que lo apruebes. Sólo significa que eres capaz de ver las cosas sin resistencia y sin la confusión de tu lucha interior. Nadie quiere que sus hijos se enfermen, nadie quiere ser víctima de un accidente de coche; pero cuando estas cosas ocurren, ¿de verdad ayuda discutir mentalmente con ellas? Sabemos que no tiene sentido, y sin embargo, lo hacemos porque no sabemos cómo dejar de hacerlo. Soy una amante de lo que es, no porque sea una persona espiritual, sino porque me duele cuando discuto con la realidad. Podemos saber que la realidad está bien tal como es porque cuando discutimos con ella sentimos tensión y frustración. No nos sentimos naturales ni equilibrados. Cuando dejamos de oponernos a la realidad, la acción se convierte en algo sencillo, fluido, amable y seguro."


Un pensamiento es inofensivo a menos que lo creamos. Una creencia es un pensamiento al que hemos estado apegados durante mucho tiempo.

"Un pensamiento es inofensivo a menos que lo creemos -plantea Byron en el libro-. No son nuestros pensamientos, sino nuestro apego a ellos, lo que origina el sufrimiento. Apegarse a un pensamiento significa creer que es verdad sin indagar. Una creencia es un pensamiento al que hemos estado apegados a menudo durante años. La mayoría de la gente cree que son lo que sus pensamientos dicen que son. (...) Nadie ha sido capaz, jamás, de controlar su pensamiento, aunque la gente quizá cuente la historia de cómo lo ha conseguido. Yo no dejo ir mis pensamientos: los recibo con comprensión. Luego ellos me dejan ir a mí", explica Byron.


Ahora, al grano

Para comenzar a practicar el método de Katie Byron, hace falta identificar los pensamientos y juicios que te están cuasando emociones estresando y anotarlos en un papel. Por ejemplo, "nadie me quiere", "estoy solo", "soy feo", "nunca voy a ganar más dinero", "mis hijos no me quieren", "tal persona me quiere hacer la vida imposible", "todo va a salir mal". En verdad, 'El Trabajo' sugiere comenzar siempre analizando tus vínculos con otras personas antes de entrar de lleno en tus pensamientos sobre vos mismo. (Lo que explica Byron, es que todo se trata sobre uno, incluso lo que uno piensa acerca de otros). Para poner en práctica el método completo, sugerimos ingresar a la web de 'El Trabajo', con una guía detallada sobre cómo practicarlo. Pero adelantamos de qué tratan las 4 preguntas que uno debe hacerle a sus pensamientos que causan sufrimiento:

1) ¿Es verdad? Esta pregunta te puede cambiar la vida, explica el portal Oprah.com.
2) ¿Puedo estar completamente seguro de que es verdad? Aquí hay otra oportunidad de abrir tu mente e indagar más en lo desconocido, para encontrar respuestas que viven por debajo de lo que creemos que sabemos.
3) ¿Cómo reacciono -qué me sucede- cuando le creo a este pensamiento? Con esta pregunta, comenzás a anoticiarte del causa y efecto interno. Notarás que cuando le crees a un pensamiento, hay una perturbación que puede ir de la suave molestia al miedo o al pánico. ¿Qué sentís? ¿Cómo tratás a la personas (o a la situación) sobre la que escribiste, cómo te tratás a vos mismo, cuando le crees a ese pensamiento? Hacé una lista y sé específico.
4) ¿Quién serías sin ese pensamiento? Imaginate a vos mismo en la presencia de esa persona (o situación) sin creerle a ese pensamiento. ¿Cómo sería de diferente tu vida si tuvieras la habilidad de no creerle a ese pensamiento? ¿Cómo te sentirías? ¿Qué prefeís -la vida con o sin ese pensamiento? ¿Cómo se siente más cálido y tranquilo?
El último paso del proceso consiste en invertir el pensamiento. Esto te acerca la posibilidad de experimentar lo opuesto a los que crees. Puedes encontrar más de uno. "Luego encuentra al menos tres ejemplos específicos y genuinos de cómo cada inversión es tan o más verdad que la afirmación original", explica 'El Trabajo'.

 

 

Algunas citas de Katie:

"Cuando discutes con la realidad, pierdes: pero sólo el 100% del tiempo."

"Si yo tuviera una oración ésta sería: 'Dios, libérame del deseo de conseguir amor, aprobación o aprecio. Amén'".

"Una mente sin cuestionar es el único sufrimiento."

"O crees lo que piensas o lo cuestionas. No hay otra opción."

"Nadie puede lastimarme; ese es mi trabajo."

"Lo peor que ha sucedido jamás es un pensamiento no cuestionado. "

"Te alejas totalmente de la realidad cuando crees que existe una justificación legítima para el sufrimiento."

"La realidad es siempre más amable que la historia que contamos de ella."
"La realidad es Dios porque rige."

"¿Cómo sé que no necesito lo que quiero? No lo tengo."

"El perdón es darte cuenta de que lo que creías que había sucedido, no sucedió."

"Todo sucede para mí, no a mí."

"La gratitud es lo que somos cuando ya no tenemos ninguna historia."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario