1 AÑO DE MAURICIO MACRI

Antes que explote el PRO, 4 interpretaciones del enojo de Emilio Monzó

Mauricio Macri ha mencionado las disputas intestinas que amenazan al gobierno de Cambiemos. Sin embargo, tanto Elisa Carrió, diputada nacional, líder y fundadora de Coalición Cívica-ARI, y de la alianza Cambiemos; como Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, han decidido insistir en manifestar públicamente sus cuestionamientos domésticos. En el caso de Carrió, se entiende su decisión de no renunciar a manifestar sus diferencias con Daniel Angelici y Jorge Macri, porque es una forma de presionar a Mauricio Macri. En cuanto a sus disputas con Ricardo Lorenzetti y Aníbal Fernández son cuestiones personales de arrastre (y Carrió simpatiza con la idea que una persona tiene que ser leal al listado de enemigos y antipáticos que eligió). En cambio lo de Monzó es bien diferente porque él no está en condiciones de disputar directamente con Macri. Entonces, ¿cuál es su juego?

A los 51 años, Emilio Monzó no es un militante ortodoxo del PRO. En verdad, él ha frecuentado varias ideas políticas diferentes.

Entre sus inicios en la UCeDe a su ingreso al Partido Justicialista, junto a Florencio Randazzo, a su detención ordenada por el juez penal platense César Melazo a fines de septiembre de 1998 acusado de “extorsión en grado de tentativa”, hubo un mandato como concejal en la localidad natal bonaerense Carlos Tejedor, donde también fue alcalde municipal. Luego, escaló a ministro de Asuntos Agrarios de Daniel Scioli, adhesión a Francisco de Narvaez, participación en Unión PRO, para llegar a Mauricio Macri en 2010, quien lo designó al frente de un Ministerio de Gobierno que creó a su imagen y semejanza.

Monzó fue el armador político de Macri entre 2011 y 2015.

Monzó perdió la disputa bonaerense ante María Eugenia Vidal, lo que le ha privado de territorio; no consiguió que el PRO ganara en Santa Fe, territorio del que también fue operador; pero Macri le ha reconocido empeño y capacidad de interlocución política, virtud que escasea mucho en el PRO, motivo por el que le entregó la Cámara de Diputados de la Nación.

Su enfrentamiento con el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, una suerte de secretario privado alterno de Macri, y cuya virtud es tener familiares conocidos por el hoy Presidente, le permitió recuperar el diálogo con Vidal, exhibición de todo el agua que corre bien subterránea en el PRO.

Monzó trabó una alianza táctica con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; consiguió una tregua con Vidal y busca recuperar espacio para ubicar a gente propia en las listas 2017 de Cambiemos, lo que no le resulta fácil.

En este contexto sorprendieron sus declaraciones a Ezequiel Spillman, del bisemanario Perfil. Al biógrafo de María Eugenia Vidal le dijo:

> "La mejor forma de ayudar al Presidente es decirle la verdad. (...) No quiero ser hipócrita para estar bien con él. La reacción no fue buena. Pero entendible. A lo mejor le proponía algo que lo desbordaba. (...)"

> "El peronismo tiene dirigentes impresionantes que hay que invitar al poder: Omar Perotti, Randazzo, Julián Domínguez, Bossio, Katopodis o Urtubey."

> "(...) no sé si Cambiemos es lo que va a perdurar. El espacio de Cambiemos se consolida como espacio de gestión pero no como espacio "

> "(...) Duran Barba tiene muy poca idea, y casi nada, de la realidad de la política territorial de la Argentina. Cuando una persona opina, con apariencia de tener mucho conocimiento de algo que no tiene, ahí hay un exceso. Y eso me produce un encuentro frontal. Cuando Duran Barba opina qué hay que hacer en la 1ra. Sección Electoral, ahí es donde se complica. En la apreciación de los resultados, cuando hay un éxito, el autor intelectual absoluto es Duran Barba y cuando hay una derrota el problema fue el contexto o el candidato. A mi criterio, en política dependemos en gran parte del contexto y el resultado se logra por muchos factores que nos trascienden. El segundo motivo es el esfuerzo del candidato."

> "(...) Marcos Peña estuvo en la campaña y es, desde lo comunicacional y la estrategia, la persona más importante. Desde lo político, nuestro equipo. Duran Barba es un consultor. Ponerle otro valor es un exceso. Obviamente él lo promueve, a diferencia de Marcos que no ostenta su rol. Duran Barba es un buen consultor de sí mismo. Vende mucho de lo que no es."

¿Qué buscó Durán Barba con su ofensiva? Todavía se desconoce pero hizo arder el PRO, horas antes del encuentro en Chapadmalal.

Aquí 4 interpretaciones:

> Es difícil afirmar que Durán Barba es malo y Marcos Peña es bueno porque son 2 rostros de la misma moneda. Ambos participan de un esquema en el que se recuesta Mauricio Macri. Pero es más fácil cuestionar a Durán Barba y es más costoso criticar a Marcos Peña. Entonces, criticar a Durán Barba es el mecanismo más barato de embestir contra el esquema de poder que lidera Marcos Peña.

¿Qué reclama Monzó? Participación en el armado del electoral 2017, algo que se le ha impedido, en parte porque se dice que él no ganó ninguno de sus construcciones para Macri mnientras que Durán Barba (Marcos Peña) ganó tanto la bonaerense (Monzó se opuso a Vidal) como la presidencial.

Monzó no está dispuesto a que lo dejen afuera porque en ese caso se le dificultará muchísimo el control de la Cámara baja.

> Monzó cree que hay posibilidades para Macri de incorporar una porción del peronismo, partido que él afirma conoce bien. Pero Durán Barba (y Peña) son muy antiperonistas o refractarios a grandes acuerdos con peronistas.

Monzó cree que si se restableciera la negociación con peronistas tales como Randazzo -de quien fue colaborador directo- o Juan Manuel Urtubey, él podría recuperar un protagonismo que, a su vez, le permita ingresar nombres a la lista bonaerense, algo que hoy día le está vedado.

> Monzó cree que Durán Barba (Marcos Peña) frustró en su momento las negociaciones con Sergio Massa que consideraba necesarias (y que al final tuvieron que concretarse pero en otro contexto y le cuesta cada día carísimo al Presidente de la Nación).

Monzó considera que, de todos modos, la embestida contra Durán Barba (Peña) le permitirá obtener más apoyo de Sergio Massa y Diego Bossio en la gestión cotidiana de la Cámara baja.

Todas son especulaciones pero nadie todavía puede identificar el propósito del brulote de Monzó contra Durán Barba.

Lo cierto es que ocurre, además, cuando Frigerio, aliado de Monzó, anuncia la convocatoria a sesiones extraordinarias del Legislativo para tratar algunos proyectos muy delicados y que exigirán trabajo a Monzó porque 'la mano viene pesada'.

Frigerio aseguró que a extraordinarias van el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias; el de reforma política/Boleta Unica Electrónica (BUE); "y 2 o 3 leyes más que se incorporen" como "modificación del régimen de ART", con el objetivo de limitar los juicios por accidentes laborales.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario