¿AHORA CÓMO LO PARAN?

China: Ese monstruo que creó USA

Los roces entre China y USA en Extremo Oriente y por el tema de Irán podrían desencadenar una guerra entre potencias a nivel mundial. "Hemos creado un monstruo”, dice el congresista Dana Rohrabacher en relación al crecimiento monstruoso de los chinos gracias a políticas vertidas desde USA. Esas políticas fueron observadas por Naomi Klein, autora de "La Doctrina del Shock", quien visualizó un peligro latente: un estado totalitario protegiendo a elites económicas. Y en vistas de ciertas situaciones dadas por todo el mundo, su visualización no parece estar tan errada.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - China debe sus avances económicos a la primera economía mundial, que ha creado el “monstruo” con sus propias manos, estiman políticos de USA. Mientras USA lucha contra una economía paralizada y el alto nivel de desempleo, su estatus de superpotencia parece ser cada vez más frágil. 
 
La economía y la fuerza militar de China continúan creciendo a un ritmo vertiginoso y algunos políticos estadounidenses dicen que USA es el culpable. “Recibimos nuestra justa recompensa por una política estúpida. Hemos convertido a China en una principal potencia económica sin exigir ningún tipo de reforma política. Le hemos permitido robar nuestra tecnología. Hemos creado un monstruo”, dice el congresista Dana Rohrabacher.
 
El político estadounidense rechaza categóricamente que China esté echando un cable al país norteamericano comprando su deuda. Actualmente, la deuda de USA con China excede un billón de dólares y todo parece indicar que para saldarla Washington tendrá que diversificar los negocios. 
 
“Vamos a ser justos, hicimos todo lo posible para estas personas antes de que tuviéramos nuestra deuda, nosotros somos los que los convertimos en una potencia económica para que puedan prestar de nuevo a USA, así que hay un cierto número de grandes empresarios que se han beneficiado en gran medida del comercio de China. Los trabajadores han perdido considerablemente debido a que los puestos de trabajo que deben tener en la industria manufacturera se han movido a China y la tecnología se ha pasado de forma gratuita”, explicó. 
 
Rohrabacher advierte que si la situación actual continúa, China extenderá su influencia a todo el mundo. "Creo que hay un impacto negativo en todo el mundo: tener el peor violador de los derechos humanos -que es China-  tener un enorme poder económico y, por lo tanto, transferirlo al poder militar. Creo que China ya es mucho más agresiva de lo que era hace 20 años […]", resumió.
 
La hipótesis de que China es un subproducto de la política exterior de USA es sostenida por Naomi Klein, autora del popular libro "La Doctrina del Shock". En esa hipótesis se sostiene que sectores neoconservadores cercanos a Milton Friedman impulsaron políticas económicas en China que dejaron a un estado totalitario que se dice comunista pero sólo sirve para proteger los intereses de la elite económica. En ese marco, el gobierno chino es un modelo que la elite mundial estaría gustosa de ver realizada en todo el planeta.
 
Zona de roces
 
China calificó de "ceguera selectiva" la posición estadounidense sobre el Mar de la China Meridional en reciente documento emitido por el Departamento de Estado de USA acerca del tema, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.
 
El documento "completamente ignoró hechos, confundió lo correcto con lo incorrecto, y emitió señales erróneas, algo que no es conducente con los esfuerzos para salvaguardar la paz y la estabilidad del Mar de la China Meridional y de la región", enfatizó el portavoz del Ministerio de AAEE de China, Qin Gang.
 
Y reclamó la "ceguera" de USA cuando "países" abren varios bloques de gas y petróleo, y emiten leyes domésticas ilegales apropiándose de las islas y aguas chinas, o cuando barcos militares amenazan a pescadores chinos (en referencia a barcos filipinos), o cuando "ciertos países" reclaman soberanía sobre las islas chinas.
 
"¿Por qué (USA) abruptamente expresa su preocupación con el asunto cuando los países de la región mejoran sus comunicaciones y dialogo tratando se resolver sus disputas y calmar la situación?", se preguntó Qin.
 
Y añadió que la "ceguera selectiva" estadounidense va en contra de su política de "no posición" y "no intervención" en el asunto del Mar de la China Meridional.
 
El pasado viernes el Departamento de Estado de USA dijo que el establecimiento de una guarnición militar en el área en disputa va "contra los esfuerzos diplomáticos para resolver las diferencias y corre el riesgo de escalar las tensiones en la región".
 
El 21 de julio el Gobierno chino desplegó una guarnición militar en la recién fundada ciudad de Sansha - en uno de los archipiélagos del disputado mar - tras la intensificación de las patrullas en el Mar de la China Meridional, para proteger sus intereses después de recibir las quejas de los pescadores de ser acosados por barcos extranjeros.
 
"La fundación de la ciudad de Sansha es un ajuste necesario de las actuales agencias administrativas del Gobierno chino, algo que esta dentro de la soberanía china", explicó Qin.
 
Y añadió que su país tiene indiscutible soberanía sobre las islas Spratly (Nansha) y sus aguas adyacentes.
 
En 1959 China estableció oficinas en las islas Spratly (Nansha), Paracel (Xisha), y Macclesfield (Zhongsha), afiliadas a la provincia sureña de Cantón, para administrarlas y gestionar las aguas adyacentes, recordó Xinhua.
 
"En este momento la región Asia Pacífico, una región estable y dinámica en el mundo, es un importante motor para la recuperación de la economía global", enfatizó Qin, quien pidió a USA que respete "la tendencia del momento", la aspiración de los países de la región para mantener la paz y la estabilidad, y la soberanía China.
 
La reciente fundación de la ciudad de Sansha es vista como una muestra de fuerza de las autoridades chinas en un momento de tensión con los países vecinos, especialmente Vietnam y Filipinas, que acusan a China de abusos contra sus pesqueros en la zona y de intentar apropiarse unilateralmente de las codiciadas aguas del Mar de la China Meridional.
 
La soberanía de estas aguas se viene disputando desde hace décadas, parcial o totalmente, tanto por China como Vietnam, Filipinas, Taiwán, Malasia y Brunei.
 
En ellas se cree que se halla uno de los mayores yacimientos aún no explorados de petróleo del planeta y de hecho la estatal china CNOOC ya ha comenzado a ejecutar este año labores de prospección en la zona.