BUQUE HUNDIDO

La increíble historia del sobreviviente

El sobreviviente del accidente, en el que fallecieron seis personas, hace treinta años se había salvado de otra tragedia similar. Flotó una hora y media y todavía buscan a un desaparecido.

 

El barco se hundió en menos de cinco minutos. Gracias a su experiencia, logró moverse de tal manera adentro del buque que el agua no lo chupó. Así, en la sala de máquinas se fue agarrando de donde pudo y logró salir a la superficie. Milagrosamente, encontró un salvavidas sobre el que flotó una hora y media, en plena madrugada y con frío, hasta que lo rescataron”, relató Vanesa sobre la osadía que vivió su padre el sábado por la madrugada.
 
Héctor “El Negro” Bogado tiene 62 años y se encuentra internado en el Sanatorio Modelo Quilmes, donde se recupera del shock y los golpes que recibió tras el naufragio del arenero Río Turbio, luego de ser chocado por un barco de bandera paraguaya.
 
Para Bogado, el maquinista del Río Turbio, no fue el primer accidente del que padeció en sus 40 años de trayectoria como marinero. Había sido el único sobreviviente de otra tragedia en la que murieron sus compañeros en un barco que se incendió, hace casi treinta años, según contó su familia al diario Clarín.
 
Me contó que al salvavidas lo alcanzó con desesperación, acercándolo con los pies. Cuando llegó a él, esperó ver a alguno de sus compañeros pero no sucedió; tampoco oyó gritos ni pedidos de auxilio. Nos dijo que a la mayoría el choque los sorprendió mientras dormían”, precisó Vanesa, la hija menor de Bogado.
 
Según le relató su padre, “de pronto vio cómo el barco se dio vuelta y decidió tirarse al agua”. Lo rescató gente del buque paraguayo y después llegó la Prefectura. Cuando fue trasladado al hospital de Campana presentaba un cuadro de hipotermia leve y politraumatismos. Pero eso no era todo.
 
Tragó agua, aceite, gasoil...hubo toneles que se abrieron y varias explosiones”, añadió Vanesa. Por estas horas, el maquinista se recupera satisfactoriamente.
No tuvieron la misma suerte sus compañeros. El capitán del arenero, Gustavo Caracciolo (de 37 años) y los tripulantes Felipe Haroldo Aguirre (57), jefe de máquinas; Marcelo Osvaldo Córdoba (45), cocinero; Ramón Ciriaco Rodríguez (58), primer oficial; José de la Fuente (46), maquinista y el marinero Cristian Marmet (25) fueron encontrados muertos.
 
Resta aún encontrar al marinero Luciano Luna, de 24 años, del que nada se sabe. Prefectura informó que la búsqueda continuará desde las primeras horas de hoy con helicópteros, rescatistas y buzos.
 
El choque ocurrió el sábado a las 3:58 de la madrugada en el km 101 del río Paraná de las Palmas, cerca de Zárate. El Río Turbio, de la empresa Arenera Puerto Nuevo, cargado con 2.200 toneladas de arena, había partido el viernes desde San Pedro y viajaba a Buenos Aires, desde donde el buque paraguayo había zarpado la misma tarde, cargado de contenedores.
 
En tanto, permanecen detenidos e incomunicados el capitán, el timonel y el baqueano del buque paraguayo “Ava Payagua”, que eran los encargados de las maniobras en ese momento.
 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario