ANÁLISIS Justin Bieber > Judah Smith > Churchome

GENERACIÓN Z

Justin Bieber, Judah Smith, redescubriendo a Dios

El cantante Justin Bieber y el pastor Judah Smith comparten un tatuaje ('Mejor a los 70') que se hicieron juntos una madrugada en Suiza. ¿De qué trata eso?

Judah Smith es el pastor principal de Churchome, una iglesia evangélica estadounidense de la que se habla hace por lo menos un lustro por la atracción que provoca en los jóvenes, y no sólo porque Justin Bieber sea uno de los devotos más conocidos del centro de adoración, sino porque sucede en tiempos de mucho escepticismo en las nuevas generaciones.

A menudo el escepticismo lo provocan los mismos clérigos, con sus conductas. Uno de los más cercanos a Smith, Carl Lentz, ha protagonizado un enorme escándalo por conductas inapropiadas que incluyó la denuncia por cometer abuso sexual que le hizo una ex empleada doméstica. Y fue despedido por su megaiglesia Hillsong. Pero Smith ha logrado permanecer limpio, aumentando su credibilidad.

Judah Smith también es el capellán del equipo de fútbol americano Seattle Seahawks (Halcones Marinos de Seattle, franquicia de la NFL o National Football League, que controlaba el fallecido cofundador de Microsoft, Paul Allen), de su mariscal de campo, Russell Wilson; de la estrella de la NBA, Kevin Durant (Brooklyn Nets); del ex mariscal de campo y ahora entrenador Tim Tebow; y del golfista 2 veces ganador del Masters, Bubba Watson. Según Fox Sports, Smith es una de las personas más influyentes en el deporte hoy día... pero sólo jugó basketball en la escuela secundaria y dirige una iglesia no un club.

Judah y Chelsea Smith son los pastores principales de Churchome. Antes, hasta 2009, dirigieron Generation Church, el ministerio de jóvenes de The City Church, durante 10 años.

Judah es un predicador de 7ma. generación, hijo del pastor Wendell Smith, quien en 1992 fundó The City Church, en Seattle (estado Washington), que hacia 2010 ya tenía más de 6.000 personas en 6 locales o campus, y fue reconvertida en Churchome.

Cuando era más joven, Pattie Mallette, la madre de Justin, era en Canadá (que tiene frontera con Washington) una seguidora de Judah y ponía sus cintas de casete de noche, y Justin se quedaba dormido escuchándolas.

En agosto de 2020, Judah Smith bautizó a Justin Bieber y a su esposa Hailey Baldwin.

justin-bieber1.jpg
Hubo un día cuando Justin Bieber sospechó que había tocado fondo, y ahí estaba Judah Smith con su mensaje sobre Jesús, explicó.

Hubo un día cuando Justin Bieber sospechó que había tocado fondo, y ahí estaba Judah Smith con su mensaje sobre Jesús, explicó.

Testimonio 1

Pattie Mallette fue quien habló a Judah Smith de Justin, quien tenía 15 años y andaba en malos caminos. Bieber conoce a mucha gente; la mayoría quiere algo de él. Pasaron los años, Smith siempre estuvo disponible para él y cuando Bieber comenzó a recapacitar y buscar orientación, Smith todavía estaba allí. Y Bieber notó que Smith nunca le había pedido nada.

"Él puso nuestra relación en primer lugar", dice Bieber. Y luego comenzó a notar otras cosas tales como la forma en que la familia de Smith parecía preocuparse por los otros. “Era algo con lo que siempre soñé porque mi familia estaba rota”, dice Bieber. "Toda mi vida tuve una familia rota. Entonces me atrajo una familia que cenan juntos, se ríen juntos, hablan juntos".

"No quiero dejar que la vergüenza de mi pasado dicte lo que puedo hacer ahora por la gente", dice Bieber. "Mucha gente deja que su pasado les pese y nunca hacen lo que quieren porque piensan que no son lo suficientemente buenos. Pero yo solo digo: 'Hice un montón de estupideces. Está bien. Perto todavía estoy disponible para ayudar. Y todavía soy digno de ayudar'."

judah smith justin bieber.jpeg
Judah Smith y Justin Bieber en una de sus muchas presentaciones juntos.

Judah Smith y Justin Bieber en una de sus muchas presentaciones juntos.

Testimonio 2

Antes de la pandemia, en medio de un concierto en el Staples Center, de Los Ángeles para presentar su nuevo álbum, 'Purpose', Justin Bieber se sentó en un banco junto a Smith, con campera negra, gorra con visera y gafas. Pero quien habló fue Justin. Habló de la importancia de mantener un espíritu positivo y de rodearse de gente que le estimule, y señaló que su conexión con Dios le había ayudado a recuperarse de una etapa problemática en su vida.

Luego, invitó a quienes le escuchaban en la audiencia a hacerle preguntas, y una docena de fans seleccionados al azar pudieron entablar un diálogo con él. Smith escuchó todo en silencio, y en una que otra ocasión agregó “asombroso” para apoyar lo que Bieber acababa de decir, como un profesor que presencia la clase maestra de su alumno. Al día siguiente, el crítico Mikael Wood, del 'Los Angeles Times', tituló su comentario del concierto: “Justin Bieber transformó el Staples Center en una megaiglesia”.

Aquí la letra de una de las canciones que creó Justin Bieber en su experiencia cristiana, y que cantó semanas atrás en 1DLA (un festival luego de una jornada de trabajo solidario con 20.000 voluntarios, en Los Angeles).

A Churchome también asiste Tori Kelly, flamante ganadora de un Grammy, luego de haber trascendido en American Idol: "Siento que Dios, Jesús siempre aparece en algún momento. Ha sido una gran parte de mi vida, en mi infancia mientras crecía. Pero luego, en cierto momento, se volvió muy personal para mí".

Tori Kelly on Judah Smith’s Instagram Live from 3/23/2020

Kelly, Bieber, Kari Jobe, Cody Carnes, Maverick City Music y otros participaron de ese concierto en el que habló el pastor Judah. La melodía, "Where You Go I Follow" (A donde tu vas, yo te sigo):

Justin Bieber - Where You Go I Follow (Sub. Español feat. Pink Sweat$, Chandler Moore, Judah Smith)

A donde tu vas, yo sigo (sigue, sigue).

Estás conmigo en cada paso del camino.

Aquí en la lucha (lucha, lucha).

Tu amor es suficiente para lavarlo todo.

Al tercer día, sí, te levantaste.

Y vences a la muerte de una vez por todas (de una vez por todas).

De una vez por todas (de una vez por todas).

No hay nadie como tú.

No hay nadie como tú, Jesús (Jesús, Jesús).

Nunca habrá nadie como tú.

Nunca habrá nadie como tú, Jesús (Jesús, Jesús).

A veces, este mundo se siente loco.

A veces mi mente se siente confusa.

Pero, Señor, siempre vienes a salvarme.

Dios todopoderoso, mi seguridad.

Eres mi fin, eres mi nuevo comienzo.

Eres mi casa, en la que confío.

Eres el mismo aire que respiro.

La razón por la que canto.

Oh, lo he probado todo.

Nada podría arreglar el daño en mi corazón.

Hasta que conocí tu amor.

Oh, diste tu vida para que no me desmorone.

Al tercer día, sí, te levantaste.

Y le pegaste a la muerte de una vez por todas.

Oh, oh, de una vez por todas, sí, sí, sí.

No hay nadie como tú.

No hay nadie como tú, Jesús (Jesús, Jesús, no, oh, oh)

Nunca habrá nadie como tú.

Nunca habrá nadie como tú, Jesús (Jesús, Jesús).

¿Por qué? ¿Por qué no hay nadie como Jesús?

¿No han vivido miles de millones de hombres y mujeres en este planeta?

Pero, ¿por qué, por qué estamos convencidos de que no hay nadie como Jesús?

¿No fue simplemente un maestro, un profeta?

Un exegeter, un explicador y, sin embargo, nos encontramos en la historia preguntándonos

¿Hay alguien como Jesús?

¿Quién es este Jesús?

Este hombre del Medio Oriente que dice ser Dios

¿Es Dios? ¿Está sin pecado? ¿Es la perfección?

¿Es él el sacrificio de una vez por todas por la humanidad?

¿Es un hombre sin miedo?

¿Se convirtió en pecado por tú y yo?

¿Podría estar bien en nuestra relación con Dios?

¿No hay nadie como Jesús?

¿Murió entre dos criminales en la crucifixión?

Tres días después, ¿resucitó y dejó la tumba vacía?

¿Ha vencido a la muerte, al infierno en la tumba y al pecado mismo?

Si es así, no hay nadie como Jesús.

Jesús, Jesús, Jesús, Jesús, Jesús, Jesús.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCWME5N2Bx8l%2F%3Futm_source%3Dig_web_copy_link&access_token=EAAGZAH4sEtVABAGvhPI4fGmSHmZCFz6ZAd9Azgz95SFNm3IflhLeyxSCJ1IZCvOO4vPuCmDRzH2YhgvlB8t96K7WEcWUNzGQ3EdLOdZAJZCAvwIZAcjBlFpTpbKgXSNCfnRVeR5lgPKLqYfcS0ypJ7FzZALHkmeAdEA4K4DTJgy8AgZDZD
View this post on Instagram

A post shared by Judah Smith (@judahsmith)

Testimonio 3

Kim Dahlgren decidió visitar la iglesia de Smith. Aquí la crónica que ella escribió para The Daily Beast:

Estoy sentada en la cuarta fila del Teatro Saban en el tony Beverly Hills, California. Es miércoles por la noche en el capítulo de Los Ángeles de Churchome, la iglesia con sede en Seattle dirigida por el pastor Judah Smith.

El lugar con capacidad para 2.000 personas está repleto hasta los topes, y la mayoría tiene poco más de 20 años: chicas con trenzas y blusas cortas, chicos con jeans rotos y aretes. Me siento indiscutiblemente vieja y desconcertada por la abundancia de juventud que llena esta casa de culto Art Deco, zumbando en el café y parloteando en el vestíbulo como si esperara que comenzara un concierto.

No son solo los millennials y la Generación Z los que componen la congregación de Churchome; los asistentes famosos pueblan las primeras filas, que están marcadas con pegatinas de “Reservado” para alejar a las masas.

Kourtney Kardashian se sienta frente a mí, con un abrigo largo a rayas de tigre y acompañada de su mejor amiga Larsa Pippen. En el otro lado del escenario está sentada Hailey Bieber, recién casada con Justin, vistiendo sudaderas y sosteniendo a un bebé (presumiblemente el amigo está sentado a su lado).

Estoy aquí para averiguar por qué el cristianismo parece estar experimentando un resurgimiento entre las celebridades. Justin Bieber abandonó la gira de 'Purpose'. Kanye West lanzó Sunday Service. Y las iglesias como VOUS y Hillsong se han ganado el estatus de casi celebridades. Pero ninguno ha ganado los mismos seguidores de culto que Churchome, que incluso envía alertas de texto notificando a los asistentes sobre los próximos servicios.

How to Be an Exceptional Leader | Judah Smith on Impact Theory

Cuando llego al Saban, me llevan rápidamente al backstage recién remodelado, que tiene varias salas privadas adornadas con frascos de dulces y bocadillos, y donde se sabe que Judah se corta el pelo y reza con amigos antes del gran espectáculo. Esa noche, un hombre toca la guitarra mientras el amigo de Judah (y estilista de Bieber), Ryan Good, permanece de brazos cruzados.

Judah es alto y delgado, usa jeans negros ajustados y anteojos muy grandes. Admite de buena gana que se ajusta a un estereotipo común de los angelinos (“No tengo gluten, ni azúcar, no tengo lácteos…”) y trata su sermón como si fuera un stand-up, provocando las carcajadas de la multitud. Cuando hace una broma sexual, el público se sorprende y se divierte igualmente. Pero sus bromas desenfadadas son, para sus acólitos, parte de lo que lo hace tan identificable, como expone el hombre de 41 años sobre temas tanto bíblicos como modernos.

Como me dice, Judah proviene de una larga línea de predicadores. Su padre pastoreó antes que él, y el padre de su padre antes que él. Heredó el predecesor de Churchome, The City Church, de su padre, el difunto Wendell Smith, quien la fundó hace casi 30 años. “Mi papá era mi héroe”, dice. Pero los tiempos han cambiado, y con la popularización del modelo de mega-iglesia que surgió alrededor de los primeros años, Judá se ha estirado cada vez más.

“Una vez pronuncié 11 sermones un domingo en la iglesia de un amigo. Lo máximo que hice en nuestra iglesia fueron las 8 de un domingo. Puedes imaginar que eso no es muy bueno para la longevidad”, dice. “Uno de nuestros desafíos es que este modelo actual no es sostenible”.

Entonces, Churchome está regresando al lugar donde comenzó todo: la casa de un amigo en Los Ángeles. Hace casi una década, Judah comenzó a realizar pequeñas reuniones en la casa del presentador de noticias de E!, Jason Kennedy, antes de mudarse al hotel favorito de Bieber, el Montage Beverly Hills, para albergar a una multitud más grande. Pronto se corrió la voz sobre la reunión semanal y necesitaban aún más espacio, para finalmente dar la bienvenida al público en el Saban. (...)

Uniquely Yourself // Judah Smith

A pesar de la noción de que el cristianismo está teniendo un momento, la investigación dice lo contrario. Según el Pew Research Center, los cristianos representan el 65% de la población adulta de USA, frente al 77% en 2009, y menos de la mitad de los millennials se identifican como cristianos. Una cuarta parte de la población adulta se identifica como "ninguno": ateo o agnóstico, o no se identifica con una religión específica.

“Creo que la preocupación y las preguntas que tienen los millennials sobre la religión organizada, o incluso la Generación Z, me estimulan, y creo que nos prepara para la innovación, nos prepara para cuestionar algunas de las viejas tradiciones”, dice Judah. "Estas costumbres y tradiciones que no son esenciales para una vida de fe".

Una de estas tradiciones, dice Judah, es el concepto de reunirse en un edificio físico. Con la aplicación Churchome, Judah espera capturar a más personas, crear una comunidad y compartir la historia de Jesús a través de la tecnología. Entonces, por supuesto, pregunto si todos realmente necesitamos otra razón para mirar nuestro teléfono. ¿No tenemos ya una relación dañina con la tecnología?

"Absolutamente. [Con las redes sociales] en realidad estamos creando ansiedad social, estamos creando FOMO [miedo a perderse], todas estas cosas. Ahora son como frases eslogan en nuestra cultura y son el resultado de la parte negativa de la comparación y sentir que la mesa nunca es lo suficientemente genial, que sus vacaciones nunca son lo suficientemente impresionantes”, dice.

Pero Judah me asegura que la aplicación Churchome es diferente. Es una plataforma positiva, una que él espera que cree un sentido de comunidad entre los seguidores de Cristo cercanos y lejanos. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario