Leído

EL EDITORIAL DE PAGNI

Alberto F. todavía no se comunicó con Lacunza y Sandleris: "Está cargando a los mercados de ansiedad"

Mar, 05/11/2019 - 11:18am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El equipo económico del presidente electo no tuvo comunicación con las autoridades económicas del gobierno de Macri. Por otra parte, Fernández invitó a la Ciudad de Buenos Aires a algunos integrantes del llamado "Grupo de Puebla", que nuclea partidos políticos populistas y progresistas para el fin de semana del 10/10. Además, la charla con su par mexicano, López Obrador, salió favorable para la Argentina, ya que el primer mandatario prometió "más comercio exterior" con Argentina.

Contenido

Algunas frases destacadas del editorial de Carlos Pagni:

>Contentísimo Alberto Fernández y todo su equipo en México por la reunión con López Obrador. El presidente de México pretende ser hoy en America Latina una referencia para los políticos que sienten la necesidad de sacarse de encima la mochila más pesada de la centroizquierda: el chavismo. México, país con tradición de izquierda  pretende generar un nuevo juego y ancla el Grupo de Puebla, movimiento de populismo nacional y progresistas y ahí se quiere insertar Alberto.

>Hablaron de muchas cosas, hablaron del tema que más conoce cualquier político mexicano, como también un político cubano: la política de Estados Unidos. Los mexicanos sobreviven gracias a poder entender qué pasa en USA. López Obrador es un experto en Donald Trump. México es una problema de política doméstica para los norteameircanos y López le dio dos o tres claves para manejarse con Trump. También López le dio consejos de marketing y cómo hacer para aterrizar en la Casa Rosada. Primero, austeridad. Le dijo: 'Yo dejé Los Pinos, me fui a vivir a un departamento', una especie de Santa Marta de Francisco. Los Pinos es el Olivos de México. 'No uso aviones privados y no salgo de México hasta que la solución esté ordenada', reveló y agregó 'Todos los fines de semana hago campaña'. Se quejó de Peña Nieto, se ve que lo pusieron a la parrilla en esa charla.

>No solo se habló de política, sino que López Obrador le prometió dólares, más comercio exterior y bilateral, en beneficio de la Argentina. Felipe Solá se va perfilando como el futuro canciller de la Argentina.

>Jorge Argüello conoce a Fernández desde hace décadas, fue embajador en Portugal, UK, USA y podría ser el candidato más probable a ser embajador de USA. Él estuvo en la intimidad de la conversación entre Trump y Fernández. Aparentemente fue amistosa y hay un signo de interrogación: ¿Habló Trump de que él iba a ayudar a la Argentina con el FMI? Lo sabremos cuando Fernández tenga que negociar en el Fondo.

>Fernández invitó a los partidos de ese Grupo de Puebla que no quieren estar con Maduro ni Bolsonaro ni Piñera y los invitó a BsAs. Ahí hay un chileno, Marco Enríquez, que es una especie de guía de Fernández y conexión con el socialismo español. Es importante esta reunión porque van a estar Dilma Rousseff, Aloizio Mercadante, Celso Amorín, Fernando Hadad, es decir la plana mayor del PT salvo Lula que está preso, y para Bolsonaro que lo mira por TV. Habrá que ver cómo lo ve Bolsonaro frente a este nuevo abrazo con sus opositores.

>Es inquietante este énfasis en las relaciones exteriores porque contrasta con lo que será su política económica. Desde que ganó las elecciones no ha habido contactos entre el equipo económico de Fernández y de Macri, básicamente Lacunza y Sandleris. Esa línea es virgen y no ha sido usada. Fernández está cargando los mercados de ansiedad, porque ahí hay una luz en el horizonte que es el vencimiento de la deuda, tanto en pesos como en dólares. Fernández, sus voceros, hablan de reestructurar la deuda con los bonistas y reprogramar sin quitas la deuda con el FMI. Esta propuesta viene demorada y en el gobierno esperaban que hubiera llamado de alguien de Fernández con Lacunza. Tanto Lacunza como Sandleris les dijeron a los funcionarios del FMI: 'Miren que el 28 o el 29 van a llamar los operadores económicos de Fernández' y nada de eso ocurrió. 

>Hay ansiedad porque los que entienden de deuda entienden que detrás de la reestructuración está el plan económico. Si primero se va a hablar con el Fondo o con el mercado, ¿el FMI va a venir a convalidar un acuerdo con los privados o primero él se va a garantizar su acreencia y a los privados ponerle condiciones más duras? ¿Cuál va a ser el tipo de cambio? ¿Cuál va a ser la política monetaria? ¿Cuál va a ser el caudal de dólares? Son cosas que hoy se preguntan los operadores financieros porque quieren saber cuántos dólares va a disponer Fernández para renegociar la deuda. ¿Cuál va a ser el nivel de crecimiento? ¿Cómo va a generar empleo? No se puede generar desde el sector público y acá viene la gran pregunta: ¿Cuál va a ser el plan fiscal para enfrentar a los bonistas y al FMI? No tienen respuesta estas preguntas y aparecen cuestiones que dan más inquietud. Marcó del Pont, apenas se acercó al grupo Callao que lidera Kulfas, apenas se acerca y dice algo que requiere aclaraciones: "Hay que desdolarizar la economía". El que tiene depósito en dólares, entonces duda. Ante la ausencia de un discurso económico oficial empiezan a tomarse en serio discursos que quizás nadie tiene que ver con Fernández". 

>En la cuestión fiscal hay un tema central, lo que los americanos le llaman el tercer riel, el alto voltaje, que son las jubilaciones. Muchas economistas calculan que por la  maldita actualización de Macri hoy habría que pagarle un incremento de jubilaciones de 10% por encima de la inflación. Aún los economistas más sensibles con respecto a los jubilados, dicen que eso significa la quiebra del sector público. ¿Quién le va a comunicar eso a los jubilados? Va a haber un gran acuerdo social que, por debajo del radar, se va cambiar esa fórmula. Ese acuerdo social es una pieza maestra, que se habló en la casa de Lavagna con Fernández. Lavagna le pintó un panorama dramático para el futuro inmediato, a fin de año y Fernández quedó deprimido.

>Hubo un sondeo a Lavagna para ver si quiere presidir este acuerdo económico y social, que se institucionalizaría, durante toda la presidencia de Fernández. Lavagna no contestó porque piensa '¿Cómo voy a asumir esa responsabilidad?' '¿Quién es el ministro de Economía?' Lavagna le dijo algo muy importante: 'Cuidado porque esta propuesta implica enhebrar factores institucionales complejos, entre ellos, la Corte. Si ustedes ajustan, se van a enfrentar a causas de demandas previsionales'. ¿La Corte los va a acompañar? La Corte fue un gran problema de Macri, por las tarifas. Además, en el Congreso también debe pasar estas propuestas.

>El Congreso hoy es un campo de batalla, lo único que se sabe es que Ritondo es el presidente del PRO en un acuerdo entre Vidal y Macri. Ritondo, un gran amigo de Juan Manuel Olmos, peronista amigo de Fernández, y amigo de Angelici y de Massa que sería, el presidente de la Cámara de Diputados. El problema de Massa es que la presidencia la votan los diputados, y ahí aparecen ambiciones como las de Gioja, que es presidente del PJ, que peleó para recuperar el PJ de Barrionuevo para ponerlo a los pies de CFK. Gioja quiere ser el presidente y no Massa, que es clave porque tiene diputados que le interesan al oficialismo. Hubo una movida de Massa y Manzano para llevar el Ministerio de Economía a Redrado, pero a Fernández no le gusta. Nielsen va a ser presidente de YPF, por eso es el primero que tiene que mirar lo de Fernández con respecto a las tarifas.