FOCO Giorgia Meloni > Italia > extrema derecha

SU DISCURSO

Giorgia Meloni por Giorgia Meloni: Textual

Giorgia Meloni explicó su plan de Gobierno ante el Legislativo y para no especular más sobre la extrema derecha gobernante, aquí el textual de su discurso.

Giorgia Meloni es 1ra. ministro de Italia al frente del partido Fratelli d'Italia o Hermanos de Italia, la fuerza partidaria más a la derecha, y que integra una coalición con Forza Italia, Noi Moderati y La Liga. Mucho se especula acerca de Meloni y qué significa la extrema derecha gobernando. En la Argentina, a causa del ascenso de La Libertad Avanza, de Javier Milei. Pero es oportuno que Meloni se defienda a sí misma, que para eso es una dirigente preparada para el desafío.

Es totalmente cierto que publicar un discurso completo puede resultar aburrido, farragoso, excesivamente extenso. Pero el propósito de Urgente24 es documental: quien quiera conocer a Meloni, aquí tiene, textual, su discurso inaugural, ante sus colegas legisladores en un régimen parlamentario vigente en Italia. Aparecen sus inquietudes, convicciones y compromisos:

giorgia meloni.jpeg
Giorgia Meloni.

Giorgia Meloni.

Señor Presidente, damas y caballeros,

He hablado muchas veces en esta Cámara, como diputado, como Vicepresidente de la Cámara, como Ministro de la Juventud; sin embargo, la solemnidad es tal que creo que nunca he podido intervenir sin un sentimiento de emoción y profundo respeto en mí. Evidentemente, hoy es tanto más cierto que me dirijo a usted como Presidente del Consejo de Ministros para pedirle que exprese su confianza en un gobierno dirigido por mí. Una gran responsabilidad para quienes deben obtener y merecer esa confianza y una gran responsabilidad para quienes deben otorgar o negar esa confianza. Estos son los momentos fundamentales de nuestra democracia, a los que nunca debemos acostumbrarnos. Por ello quiero dar las gracias, desde el principio, a quienes se expresarán en esta Cámara según sus convicciones, cualquiera que sea la elección que hagan.

Un sincero agradecimiento al Presidente de la República, Sergio Mattarella, quien, siguiendo la indicación claramente expresada por los italianos el pasado 25 de septiembre, no quiso perderse su valioso consejo. Gracias, por supuesto, a los partidos de la coalición de gobierno, a mis Hermanos de Italia, a la Lega, Forza Italia, Noi Moderati y sus líderes, a ese centroderecha que, tras haberse afianzado en las urnas, parió este gobierno en uno de los períodos más breves de la historia republicana y creo que este es el signo más tangible de una cohesión que, en la prueba de los hechos, siempre logra vencer las distintas sensibilidades, en nombre de un interés superior.

Sergio Mattarella, presidente de Italia.
Sergio Mattarella, Presidente de Italia, una institución nominal hasta que se concrete la Reforma Constitucional que pretende Giorgia Meloni.

Sergio Mattarella, Presidente de Italia, una institución nominal hasta que se concrete la Reforma Constitucional que pretende Giorgia Meloni.

La rapidez de estos días fue un hecho natural para nosotros, pero también fue un deber, porque la situación extremadamente difícil en la que se encuentra Italia no nos permite vacilar ni perder el tiempo, y no tenemos la intención de hacerlo. Y por esto también quiero agradecer a mi antecesor, el presidente Mario Draghi, que, tanto a nivel nacional como internacional, ha ofrecido en las últimas semanas toda su disponibilidad para que hubiera un relevo rápido y pacífico con el nuevo gobierno, por supuesto, aunque, irónicamente, ese gobierno lo encabezaba el presidente de la único partido en oposición al Ejecutivo que presidía. Hay mucho bordado en este aspecto, pero quiero decirles que creo que no tiene nada de extraño. Así debe ser siempre, así es en las grandes democracias.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.
Mario Draghi.

Mario Draghi.

Y, entre las muchas cargas que hoy siento pesando sobre mis hombros, también puede estar la de ser la primera mujer al frente del gobierno de esta nación.

Cuando me detengo en la magnitud de este hecho, inevitablemente me encuentro pensando en la responsabilidad que tengo con todas aquellas mujeres que en este momento enfrentan grandes e injustas dificultades para hacer valer su talento o, más simplemente, el derecho a que el suyo sea apreciado en sacrificios diarios. Pero también pienso, con reverencia, en aquellos que construyeron, con las tablas de su ejemplo, la escalera que hoy me permite subir y romper el pesado techo de cristal que está sobre nuestras cabezas. Mujeres que se atrevieron, mujeres que se atrevieron por ímpetu, por razón o por amor.

  • Como Cristina, elegante organizadora de salones y barricadas culturales,
  • como Rosalía, obstinada hasta el punto de empezar por los Mil que hicieron Italia,
  • como Alfonsina, que pedaleó con fuerza contra el viento del prejuicio,
  • como María o Grazia que, con su ejemplo, tiraron abrir las puertas de la educación para las niñas en todo el país.
  • Y luego Tina, Nilde, Rita, Oriana, Ilaria, Mariagrazia, Fabiola, Marta, Elisabetta, Samantha, Chiara.

¡Gracias! Gracias por mostrar el valor de la mujer italiana, como espero poder hacerlo ahora también.

Pero mi agradecimiento, el más sentido, obviamente va dirigido al pueblo italiano , a los que decidieron no faltar a la cita electoral y expresaron su voto, permitiendo la plena realización del camino democrático, que quieren en el pueblo, y sólo en el pueblo, titular de la soberanía, con pesar, sin embargo, para los muchos que han renunciado al ejercicio de este deber cívico, consagrado en la Constitución, ciudadanos que cada vez más consideran inútil su voto, porque dicen: “Entonces otro decide, tanto luego se decide en los palacios o en los círculos exclusivos".

Desafortunadamente, esto ha sido así a menudo en los últimos 11 años, con una sucesión de mayorías de gobierno que son totalmente legítimas a nivel constitucional, pero dramáticamente distantes de las indicaciones de los votantes. Nosotros, hoy, interrumpimos esta gran anomalía italiana, dando vida a un gobierno político, plenamente representativo de la voluntad del pueblo .

Y pretendemos hacerlo asumiendo plenamente los derechos y deberes que corresponden a quien gana las elecciones: ser mayoría parlamentaria y estructura de gobierno durante 5 años, haciéndolo lo mejor que podamos, anteponiendo siempre el interés de la Nación antes que de parte y partido.

No utilizaremos el voto de millones de italianos para sustituir un sistema de poder por otro distinto y opuesto.

Lo que queremos hacer es liberar las mejores energías de esta nación y garantizar a los italianos, a todos los italianos, un futuro de mayor libertad, justicia, bienestar y seguridad. Y si para ello tuviéramos que desagradar a algunos potentados o tomar decisiones que quizás algunos ciudadanos no entiendan de inmediato, no retrocederemos, porque ciertamente no nos falta valor.

Nos presentamos en la campaña electoral con un programa marco de gobierno de coalición y con programas más articulados de los partidos individuales. Los votantes han optado por el centroderecha y, dentro de la coalición, han premiado unas propuestas más que otras. Mantendremos esos compromisos , porque el vínculo entre representante y representado es la esencia misma de la democracia.

Sé bien que a algunos observadores y fuerzas políticas de oposición no les gustarán muchas de nuestras propuestas, pero no pretendo caer en la corriente de que la democracia es de unos más que de otros y que no se debe aceptar y dejar un resultado electoral no deseado. de hecho, impidió la realización, por cualquier medio.

Silvio Berlusconi
Silvio Berlusconi es aliado de Giorgia Meloni, quien fue su ministra de la Juventud. Pero ella no acepta liderazgos y se lo hizo saber negándole la mayoría de los reclamos de Forza Italia.

Silvio Berlusconi es aliado de Giorgia Meloni, quien fue su ministra de la Juventud. Pero ella no acepta liderazgos y se lo hizo saber negándole la mayoría de los reclamos de Forza Italia.

En los últimos días han sido muchos, incluso fuera de nuestras fronteras nacionales, los que han dicho que quieren fiscalizar al nuevo gobierno. Yo diría que pueden pasar mejor su tiempo .

En esta Cámara y en nuestro Parlamento hay fuerzas de oposición válidas y combativas, más que capaces de hacer oír su voz, sin -espero- ninguna ayuda exterior. Quiero esperar que esas fuerzas estén de acuerdo conmigo en que aquellos del exterior que dicen que quieren vigilar a Italia no me falten al respeto a mí ni a este gobierno: le faltan el respeto al pueblo italiano, que no tiene lecciones que aprender .

Italia forma parte plenamente de Occidente y de su sistema de alianzas, estado fundador de la Unión Europea, de la Eurozona y de la Alianza Atlántica, miembro del G7 y, sobre todo, cuna, junto con Grecia, de la civilización occidental y de su sistema de valores, basados en la libertad, la igualdad y la democracia, frutos preciosos que brotan de las raíces clásicas y judeocristianas de Europa.

Somos los herederos de San Benito, un italiano, el principal patrón de toda Europa.

Europa. Permítanme, hablando de Europa, en primer lugar dar las gracias a los líderes de las instituciones de la UE, al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen; a la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, el presidente de turno del Consejo, mi amigo Petr Fiala y, con ellos, los numerosos Jefes de Estado y de Gobierno que, en estas horas, me han deseado un buen trabajo.

Evidentemente, la curiosidad y el interés por la postura que tendrá el Gobierno frente a las instituciones europeas o, mejor dicho, me gustaría decir dentro de las instituciones europeas, no se me escapa, porque ese es el lugar donde Italia hará oír su voz. fuerte, tal como corresponde a una gran nación fundadora.

No para frenar o sabotear la integración europea, como he oído en ocasiones, incluso en las últimas semanas, sino para ayudar a orientarla hacia una mayor eficacia en la respuesta a las crisis y amenazas externas y hacia un acercamiento más cercano a los ciudadanos y las empresas. Nosotros, para ser claros, no concebimos la Unión Europea como un círculo de élite, con accionistas de Serie A y accionistas de Serie B o, peor aún, como una sociedad anónima y dirigida por un consejo de administración, con la única tarea de llevar las cuentas. en orden.

Para nosotros, la Unión Europea es la casa común de los pueblos de Europa y, como tal, debe ser capaz de afrontar los grandes retos de nuestro tiempo, empezando por aquellos que los Estados miembros difícilmente pueden afrontar solos.

Pienso en los acuerdos comerciales, por supuesto, pero también en el suministro de materias primas y energía, en las políticas migratorias, en las opciones geopolíticas, en la lucha contra el terrorismo, grandes retos para los que la Unión Europea no siempre ha estado preparada. Porque, colegas, ¿cómo fue posible que una integración que nació en 1950, hace 70 años, como Comunidad Económica del Carbón y del Acero, 70 años después se encuentre, luego de haber ampliado dramáticamente sus esferas de competencia, más expuesta precisamente en términos de suministro de energía y materias primas?

Quien se hace estas preguntas no es un enemigo ni un hereje, sino un pragmático, que no teme decir cuando algo no funciona como debería.Necesitamos una integración más eficaz para afrontar los grandes retos , en cumplimiento de ese lema fundacional que reza: unidos en la diversidad, porque esta es la gran peculiaridad europea , Naciones con historias milenarias, capaces de unirse, aportando cada una su propia identidad como un añadido valor

Una casa común europea significa ciertamente reglas compartidas también en el ámbito económico-financiero .

Este Gobierno respetará las normas actualmente vigentes y, al mismo tiempo, ofrecerá su contribución para cambiar aquellas que no han funcionado, comenzando por el debate en curso sobre la reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Por su fuerza y su historia, Italia tiene el deber, incluso antes que la derecha, de mantenerse erguido en estos foros internacionales , con espíritu constructivo, pero sin subordinaciones ni complejos de inferioridad, como nos ha parecido demasiado a menudo. el pasado, combinando la afirmación del propio interés nacional con la conciencia de un destino común europeo y occidental. Este Gobierno respetará las normas actualmente vigentes y, al mismo tiempo, ofrecerá su contribución para cambiar aquellas que no han funcionado, comenzando por el debate en curso sobre la reforma del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Por su fuerza y su historia, Italia tiene el deber, incluso antes que la derecha, de mantenerse erguido en estos foros internacionales , con espíritu constructivo, pero sin subordinaciones ni complejos de inferioridad, como nos ha parecido demasiado a menudo. el pasado, combinando la afirmación del propio interés nacional con la conciencia de un destino común europeo y occidental.

otan.webp
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

OTAN, Rusia y Ucrania

La Alianza Atlántica garantiza a nuestras democracias un marco de paz y seguridad que con demasiada frecuencia damos por sentado; es deber de Italia contribuir plenamente a ella, porque, nos guste o no, la libertad tiene un costo y ese costo, para un Estado, es la capacidad que tiene para defenderse y la confiabilidad que demuestra en el marco de las alianzas al que pertenece. Italia, a lo largo de los años, ha sabido demostrarlo, a partir de las numerosas misiones internacionales de las que hemos sido protagonistas, y por ello quiero agradecer a las mujeres y hombres de nuestras Fuerzas Armadas por haber mantenido alto el prestigio de Italia en los momentos más contextos difíciles, incluso a costa de tu propia vida: ¡tu país siempre te estará agradecido!

Italia seguirá siendo un socio fiable en la Alianza Atlántica, empezando por el apoyo al valiente pueblo ucraniano que se opone a la invasión de la Federación Rusa, no sólo porque no podemos aceptar la guerra de agresión y la violación de la integridad territorial de una nación soberana, sino porque es la mejor manera de defender nuestro interés nacional.

Solo una Italia que respete sus compromisos puede tener la autoridad para pedir, a nivel europeo y occidental, por ejemplo, que las cargas de la crisis internacional se repartan de manera más equilibrada y esto es lo que pretendemos hacer, empezando por la energía tema. Solo una Italia que respete sus compromisos puede tener la autoridad para pedir, a nivel europeo y occidental, por ejemplo, que las cargas de la crisis internacional se repartan de manera más equilibrada y esto es lo que pretendemos hacer, empezando por la energía tema.

La guerra ha agravado la ya muy difícil situación provocada por los incrementos en el costo de la energía y los combustibles, costos insostenibles para muchas empresas que podrían verse obligadas a cerrar y despedir a sus trabajadores y para millones de familias que hoy ya no pueden hacer frente a la subida de las facturas.

Pero aquellos que creen que es posible cambiar la libertad de Ucrania por nuestra tranquilidad están equivocados. Ceder al chantaje de Putin sobre la energía no resolvería el problema, lo agravaría, allanando el camino para nuevas reclamaciones y chantajes, con futuras subidas de energía incluso superiores a las que hemos conocido en los últimos meses.

Las señales recibidas del último Consejo Europeo representan un paso adelante logrado también gracias al compromiso de mi antecesor y el ministro Cingolani, pero aún son insuficientes. La ausencia -aún hoy- de una respuesta común deja, como único espacio, la de las medidas de los gobiernos nacionales individuales que corren el riesgo de socavar el mercado interior y la competitividad de nuestras empresas.

Energía

En el frente de los precios, si por un lado es cierto que la mera discusión de medidas de contención ha frenado temporalmente la especulación, por otro, es evidente que, si los anuncios no van acompañados rápidamente de mecanismos concretos, la especulación seguirá empezar de nuevo.

También por este motivo será necesario mantener y reforzar las medidas nacionales de apoyo a las familias y empresas , tanto en el lado de las facturas como en el de los combustibles, un compromiso económico masivo que agotará la mayor parte de los recursos disponibles y nos obligará a postergar otras medidas. que hubiésemos querido empezar ya en la próxima ley de presupuesto.

Pero nuestra prioridad hoy debe ser poner freno a la energía cara y acelerar, en todo caso, la diversificación de las fuentes de abastecimiento y producción nacional, porque quiero creer que del drama de la crisis energética también puede surgir una oportunidad paradójicamente para Italia.

Nuestros mares tienen yacimientos de gas que tenemos el deber de explotar al máximoy nuestra nación, en particular el Sur, es el paraíso de las energías renovables, con su sol, viento, el calor de la tierra, las mareas, los ríos, un patrimonio de energía verde muchas veces bloqueado por la burocracia y vetos incomprensibles.

En resumen, estoy convencido de que Italia, con un poco de coraje y espíritu práctico, podría salir de esta crisis más fuerte y más autónoma que antes.

giorgia meloni3.jpeg
Giorgia Meloni.

Giorgia Meloni.

Precios e inflación

Además de la energía cara, las familias italianas se ven obligadas a hacer frente a un nivel de inflación que ha alcanzado el 11,1 % anual y está erosionando inexorablemente su poder adquisitivo, a pesar de que algunas de estas subidas han sido absorbidas por las empresas.

Es fundamental intervenir con medidas encaminadas a

  • aumentar la renta disponible de las familias, a partir de la reducción de los impuestos sobre los bonos de productividad,
  • mayor elevación del umbral de exención de los llamados beneficios marginales,
  • fortalecimiento del bienestar empresarial, gestionando para ampliar la gama de activos empleados primarios que se benefician del IVA reducido al 5%.

Medidas concretas que abordaremos también con la próxima ley de presupuestos, en la que ya estamos trabajando.

El contexto en el que se encontrará el Gobierno para actuar es muy complicado , quizás el más difícil desde la 2da. Guerra Mundial hasta la actualidad.

Las tensiones geopolíticas y la crisis energética frenan la esperanza de una recuperación económica pospandemia.

Las previsiones macroeconómicas para 2023 indican una marcada ralentización de la economía italiana, europea y mundial, en un clima de absoluta incertidumbre.

El Banco Central Europeo, en septiembre, revisó su previsión de crecimiento para 2023 de la zona euro, con un recorte de 1,2 punto porcentual respecto a las previsiones del mes de junio, pronosticando un crecimiento de apenas el 0,9%. Desaceleración y revisiones a la baja que obviamente también afectan la tendencia de la economía italiana para el próximo año.

En la última nota de actualización del DEF, la previsión de crecimiento del PIB para 2023 se detiene en 0,6%, exactamente una cuarta parte del 2.4% previsto en el Documento Económico Financiero de abril y las previsiones del MEF, que son incluso optimistas frente a las más recientes del Fondo Monetario Internacional, según las cuales para la economía italiana, 2023 será un año de recesión: menos 0,2%, el peor resultado entre las principales economías mundiales después de la de Alemania .

Y, por desgracia, no es una situación aislada, los datos son claros.

En los últimos 20 años, Italia ha crecido en conjunto un 4%, mientras que Francia y Alemania han crecido más de un 20%; en los últimos 10 años nuestra nación se ha colocado en los últimos lugares de Europa por crecimiento económico y de empleo, con la única excepción del repunte registrado tras el desplome del PIB en 2020.

No es casualidad que 10 años durante los cuales gobiernos débiles hayan se sucedieron, heterogéneos, sin un claro mandato popular, incapaces de resolver las carencias estructurales que padecía Italia y su economía y de sentar las bases de un crecimiento sostenido y duradero.

Un crecimiento bajo o nulo, por tanto, acompañado del repunte de la inflación que superó el 9% en la zona del euro y que impulsó al Banco Central Europeo, como otros bancos centrales, por primera vez en 11 años, para subir las tasas de interés. Una decisión considerada arriesgada por muchos y que corre el riesgo de repercutir en el crédito bancario a familias y empresas y que se suma a la ya tomada por el propio Banco Central para poner fin, a partir del 1 de julio de 2022, al programa de compra de valores de renta en mercado abierto, creando una dificultad adicional para aquellos Estados miembros que, tal como el nuestro, tienen una deuda pública elevada.

Estamos pues en medio de una tormenta. Nuestro barco ha sufrido varios daños y los italianos nos han encomendado la tarea de llevar el barco a puerto en esta dificilísima travesía. Éramos conscientes de lo que nos esperaba, como lo son todas las demás fuerzas políticas, incluso aquellas que, al gobernar en los últimos 10 años, han provocado -porque los números lo dicen- un empeoramiento de los principales fundamentos macroeconómicos, y hoy obviamente lo harán. dicen que tienen las soluciones y están listos para culpar al nuevo gobierno por las dificultades que enfrenta Italia.

Éramos conscientes de la roca que llevábamos sobre nuestros hombros. Peleamos igualmente para asumir esta responsabilidad porque, en primer lugar, no somos gente acostumbrada a huir y, en segundo lugar, porque nuestro barco, Italia, con todas sus abolladuras, sigue siendo "el barco más hermoso del mundo", para citar la famosa expresión utilizada por el portaaviones estadounidense Independence cuando se encontró con el buque escuela Americo Vespucio. Un barco sólido al que no se le excluye ningún destino si decide reanudar la travesía.

Así que estamos aquí para tratar de reparar las velas rotas, arreglar las tablas del casco, vencer las olas que nos golpean, con la brújula de nuestras convicciones para mostrarnos el rumbo hacia el destino elegido y con una tripulación que sea capaz de desempeñar sus funciones de la mejor manera posible.

El Plan Nacional

Nos preguntaron cómo pretendemos tranquilizar a los inversores frente a una deuda del 145% del PIB, la 2da. en Europa solo después de la de Grecia.

Podríamos responder citando algunos fundamentos de nuestra economía que se mantienen sólidos a pesar de todo: estamos entre las pocas naciones europeas con superávit primario constante, es decir, el Estado gasta menos de lo que recauda, neto de intereses de la deuda; los ahorros privados de las familias italianas han superado el umbral de los 5 billones de euros y en un clima de confianza podrían apoyar las inversiones en la economía real.

Pero, más que estos datos ya significativos, son importantes las potencialidades aún no expresadas que tiene Italia. Siento que puedo decir que, si este gobierno fuera capaz de hacer lo que tiene en mente, apostar por Italia podría ser no solo una inversión segura, sino quizás incluso un buen negocio, porque el horizonte que queremos mirar no es el próximo año. o la próxima fecha límite para las elecciones.

Lo que nos interesa es cómo será Italia dentro de 10 años, y estoy dispuesta a hacer lo que hay que hacer, a costa de no ser entendida, incluso a costa de no ser reelegida, para estar seguro de haber hecho más fácil el futuro de esta nación con mi y nuestro trabajo. Lo que nos interesa es cómo será Italia dentro de 10 años, y estoy dispuesta a hacer lo que hay que hacer, a costa de no ser entendida, incluso a costa de no ser reelegida, para estar seguro de haber hecho más fácil el futuro de esta nación con mi y nuestro trabajo.

  • La forma de reducir la deuda no es la austeridad ciega impuesta en los últimos años ni las aventuras financieras más o menos creativas.
  • El camino principal, el único posible, es el crecimiento económico, duradero y estructural.
  • Y para lograrlo estamos naturalmente abiertos a favorecer las inversiones extranjeras: si, por un lado, vamos a contrarrestar las lógicas depredadoras que ponen en riesgo las producciones estratégicas nacionales, por otro lado, estaremos abiertos a acoger y estimular a aquellas empresas extranjeras que opten por invertir en Italia, trayendo desarrollo, empleo y saber -cómo, en una lógica de beneficios mutuos.

El Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia encaja en este contexto. Fondos captados con la emisión común de deuda europea para hacer frente a las crisis globales. Una propuesta hecha en ese momento por el gobierno de centroderecha, con el entonces ministro Giulio Tremonti, durante años rechazada, a veces ridiculizada, luego implementada.

El PNRR es una oportunidad extraordinaria para modernizar Italia: todos tenemos el deber de aprovecharla al máximo. El desafío es complejo debido a los límites estructurales y burocráticos que siempre han dificultado que Italia pueda utilizar completamente incluso los fondos europeos de programación ordinaria.

Baste decir que la Actualización del DEF 2022 ha reducido el gasto público activado por el PNRR a 15.000 millones frente a los 29.400 millones previstos en el DEF el pasado mes de abril.

Cumplir con los plazos futuros requerirá aún más atención, considerando que hasta el momento se han contabilizado, en su mayor parte, obras ya iniciadas en el pasado, algo que no se puede seguir haciendo en los próximos años. Mejor gastaremos los 68.900 millones a fondo perdido y los 122.600 millones prestados a Italia por Next Generation EU, sin demora y sin despilfarro, acordando con la Comisión Europea los ajustes necesarios para optimizar el gasto , especialmente a la luz del aumento de los precios de los materias primas y la crisis energética, porque estos materiales se enfrentan con un enfoque pragmático y no con un enfoque ideológico.

El PNRR no debe entenderse solo como un gran plan de gasto público, sino como una oportunidad para hacer un verdadero cambio cultural: finalmente dejar de lado la lógica de las bonificaciones, para algunos a menudo útiles, sobre todo para las campañas electorales, en favor de inversiones a mediano plazo destinadas al bienestar de toda la comunidad nacional; eliminar todos los obstáculos que impiden el crecimiento económico y que durante demasiado tiempo nos hemos resignado a considerar los males endémicos de Italia, pero no lo son.

Uno de ellos es sin duda la inestabilidad política. En los últimos 20 años, Italia ha tenido, en promedio, un gobierno cada 2 años, a menudo cambiando también la mayoría de referencia. Esta es la razón por la cual las medidas que garantizaban un consenso seguro e inmediato siempre han prevalecido sobre las opciones estratégicas.

Es la razón por la cual las burocracias a menudo se han vuelto intocables e impermeables al mérito. Esta es la razón por la cual la capacidad de negociación de Italia en los foros internacionales ha sido débil. Y es la razón por la que se han desalentado las inversiones extranjeras, que difícilmente soportan la mutabilidad de los gobiernos.

Matteo Salvini en problemas y a punto de enfrentar un juicio político.
Matteo Salvini, aliado de Giorgia Meloni.

Matteo Salvini, aliado de Giorgia Meloni.

Reforma Constitucional

Esta es la razón por la que estamos firmemente convencidos de que Italia necesita una reforma constitucional en el sentido presidencial, que garantice la estabilidad y restituya la centralidad a la soberanía popular. Una reforma que permita a Italia pasar de una "democracia interlocuente" a una "democracia decisiva". Queremos partir de la hipótesis de un semipresidencialismo de modelo francés , que en el pasado también había obtenido una amplia aprobación por parte del centro-izquierda, pero seguimos abiertos a otras soluciones también.

Queremos discutir esto con todas las fuerzas políticas presentes en el Parlamento, para llegar a la mejor y más compartida reforma posible. Pero que quede claro que no renunciaremos a reformar Italia si nos enfrentamos a oposiciones perjudiciales . En este caso , actuaremos de acuerdo con el mandato que nos han dado los italianos sobre este tema.: dar a Italia un sistema institucional en el que quien gane gobierne durante 5 años y al final sea juzgado por los votantes por lo que ha logrado hacer.

Paralelamente a la reforma presidencial, pretendemos dar seguimiento al proceso virtuoso de autonomía diferenciada ya iniciado por varias regiones italianas de acuerdo con los dictados constitucionales y en aplicación de los principios de subsidiariedad y solidaridad, en un marco de cohesión nacional.

Para la provincia de Bolzano, discutiremos la restauración de los estándares de autonomía que en 1992 llevaron a la emisión del recibo de liberación de la ONU. Es nuestra intención completar el proceso para dar a Roma Capital las competencias y los recursos propios de una gran capital europea y dar una nueva centralidad a nuestros municipios. Porque cada campanario, cada pueblo es una pieza de nuestra identidad a defender. Pienso en particular en los que están ubicados en las zonas del interior, en las zonas montañosas y en las tierras altas, que necesitan un estado aliado para promover la vivienda y combatir la despoblación.

Estoy convencido de que este punto de inflexión que tenemos en mente es también la mejor oportunidad para volver a poner la cuestión del sur en el centro de la agenda italiana.

El Sur ya no es visto como un problema, sino como una oportunidad de desarrollo para toda la nación . Trabajaremos arduamente para cerrar una brecha de infraestructura inaceptable, eliminar las desigualdades, crear empleos, garantizar la seguridad social y mejorar la calidad de vida. Debemos ser capaces de acabar con esa burla en la que el Sur exporta mano de obra, inteligencia y capitales que son fundamentales en aquellas regiones de donde parten. No es un objetivo fácil, por supuesto, pero nuestro compromiso con él será total.

Infraestructura

Y si las infraestructuras en el Sur ya no se pueden posponer, también se deben construir nuevas en el resto de Italia, para potenciar las conexiones de personas y bienes, pero también de datos y comunicaciones. Con el objetivo de reconectar no sólo el Norte con el Sur, sino también la costa Tirrena, la costa Adriática y las islas con el resto de la Península.

Se requieren inversiones estructurales para atender la emergencia climática, los desafíos ambientales, el riesgo hidrogeológico y la erosión costera, y para acelerar los procesos de reconstrucción de los territorios afectados en los últimos años por sismos y desastres naturales, como la dramática inundación que en la noche del 15 y el 16 de septiembre conmocionó a la región de Marche.

Permítanme, junto con todos ustedes, renovar aquí mi pésame por las víctimas y la cercanía a toda la comunidad: estamos a su lado, no los abandonaremos, cuenten con nosotros.

Pretendemos proteger las infraestructuras estratégicas nacionales asegurando la titularidad pública de las redes, en las que las empresas podrán ofrecer servicios en libre competencia, empezando por el de comunicaciones. La transición digital, fuertemente apoyada por el PNRR, debe ir de la mano de la soberanía tecnológica, la nube nacional y la ciberseguridad. Y queremos finalmente introducir una cláusula para salvaguardar el interés nacional , también desde el punto de vista económico, para las concesiones de infraestructuras públicas, como autopistas y aeropuertos.

Porque el modelo de oligarcas sentados en pozos de petróleo acumulando miles de millones sin siquiera asegurar la inversión no es un modelo de libre mercado digno de una democracia occidental. Porque el modelo de oligarcas sentados en pozos de petróleo acumulando miles de millones sin siquiera asegurar la inversión no es un modelo de libre mercado digno de una democracia occidental.

La industria

Italia debe volver a tener una política industrial, centrándose en aquellos sectores en los que puede contar con una ventaja competitiva. Pienso en la marca, compuesta por moda, lujo, diseño, hasta alta tecnología. Elaborados con productos de absoluta excelencia en el sector agroalimentario, que hay que defender a nivel europeo y con una mayor integración de la cadena de suministro a nivel nacional, también para aspirar a una plena soberanía alimentaria que ya no se puede aplazar. Esto no significa, por supuesto, sacar a la piña del negocio, como algunos han dicho, sino simplemente asegurarnos de que no dependeremos de naciones distantes para alimentar a nuestros hijos .

Pienso en la posición favorable de Italia en el Mediterráneo y las oportunidades vinculadas a la economía del mar, que puede y debe convertirse en un activo estratégico para toda Italia y, en particular, para el desarrollo del sur. Y pienso en la belleza . Sí, porque Italia es la nación que más que ninguna otra en el mundo encarna la idea de belleza escénica, artística, narrativa y expresiva. Todo el mundo lo sabe, nos ama por esto y quiere comprar italiano, conocer nuestra historia y venir de vacaciones a nosotros. Es un cierto orgullo, pero sobre todo es un recurso económico de inestimable valor, que alimenta nuestra industria turística y cultural.

Y añadiría que volver a centrarse en el valor estratégico de la italianidad significa también promover la lengua italiana en el extranjero y reforzar el vínculo con las comunidades italianas presentes en todas partes del mundo que son parte integral de la nuestra.

Para que todos los objetivos de crecimiento se alcancen, se necesita una revolución cultural en la relación entre el Estado y el sistema productivo, que debe ser igualitaria y de confianza mutua. Quienes hoy tienen la fuerza y la voluntad de hacer negocios en Italia deben ser apoyados y facilitados, no hostigados y vistos con sospecha , porque la riqueza la crean las empresas con sus trabajadores, no el Estado con decretos o edictos.

El lema de este gobierno será: "no molestar a los que quieren hacer". Sobre todo, las empresas piden menos burocracia, reglas claras y certeras, respuestas rápidas y transparentes. Abordaremos el problema a partir de una simplificación estructural y desregulación de los procedimientos administrativos para dinamizar la economía, el crecimiento y las inversiones, también porque todos sabemos cuánto el exceso legislativo, burocrático y normativo aumenta exponencialmente el riesgo de irregularidades, disputas y corrupción. Un mal que tenemos el deber de erradicar.

Impuestos y Reforma Laboral

Necesitamos menos normas, más claras para todos y una nueva relación entre ciudadano y administración pública, para que el ciudadano no se sienta débil ante un Estado tirano que no escucha sus necesidades y frustra sus expectativas.

De esta revolución copernicana tendrá que nacer un nuevo pacto fiscal que se apoyará en 3 pilares.

El 1ro.: reducir la carga fiscal de las empresas y los hogares a través de una reforma basada en la equidad; pienso, por ejemplo, en la introducción progresiva del cociente familiar, pero también pienso en la ampliación del IETU para los números de IVA de los 65 mil euros actuales a 100 mil euros de facturación .

Junto a esto, a partir de un impuesto de tipo único, a partir de la introducción del impuesto de tipo único sobre el aumento de la renta respecto al máximo alcanzado en los tres años anteriore : una medida virtuosa con un impacto limitado para las arcas del Estado que puede ser un fuerte incentivo para el crecimiento.

El 2do. pilar: un respiro fiscal que permita a ciudadanos y empresas, especialmente pymes, en dificultades, regularizar su situación ante la Hacienda Pública.

Por fin, una lucha apretada contra la evasión fiscal que debe partir de los evasores totales, las grandes empresas y los grandes fraudes del IVA, y sobre todo debe ser una verdadera lucha contra la evasión fiscal, no una cacería de ingresos.

Es por ello que pretendemos partir de una modificación de los criterios de evaluación de los resultados de la Agencia Tributaria, que queremos anclarlos a las cantidades efectivamente recaudadas y no a simples disputas , como increíblemente ha sucedido hasta ahora.

Desde hace un tiempo, empresas y trabajadores piden como prioridad impostergable la reducción de la cuña fiscal y de cotización. La excesiva carga fiscal sobre el trabajo es uno de los principales obstáculos para la creación de nuevos puestos de trabajo y la competitividad de nuestras empresas en los mercados internacionales.

El objetivo que nos marcamos es intervenir paulatinamente para llegar a un recorte de al menos 5 puntos en la cuña a favor de empresas y trabajadores para aligerar la carga fiscal de las primeras y aumentar la nómina de los segundos. Para incentivar a las empresas a contratar, tenemos en mente un mecanismo fiscal que premie las actividades con alta densidad de trabajo -"cuanto más contratas, menos pagas", lo habíamos resumido- pero obviamente esto no debe negar el apoyo necesario para innovación tecnológica .

Hablando de negocios y trabajo, nuestro pensamiento se dirige a las decenas de mesas de crisis que siguen abiertas, a las que dedicaremos nuestro máximo empeño, y a esos miles de autónomos que no se levantaron tras la pandemia.

A ellos, que muchas veces han sido tratados injustamente como hijos de un Dios menor, queremos reconocerles protecciones adecuadas, en línea con las que justamente se garantizan a los empleados, porque siempre hemos estado al lado de esos casi 5 millones de trabajadores por cuenta propia, incluidos los artesanos, comerciantes y autónomos, que constituyen la columna vertebral de la economía italiana y no nos detendremos ahora .

Para nosotros, un trabajador es un trabajador.

También deben reconocerse garantías adecuadas para quienes, después de una vida de trabajo, se jubilan o quisieran ir a su jubilación. Pretendemos facilitar la flexibilización saliente con mecanismos compatibles con la estabilidad del sistema de seguridad social a partir, en el breve plazo disponible para la próxima Ley de Presupuesto, de la renovación de las medidas que expiran a finales de año, pero la prioridad para el futuro debe ser un sistema de pensiones que también garantice a las generaciones más jóvenes y a quienes van a recibir el cheque sólo en base al régimen de cotización, porque es una bomba social que seguimos ignorando, pero que a futuro invertirán millones de trabajadores actuales que se encontrarán con cheques muy inferiores a los, ya inadecuados, que se perciben hoy.

francisco2.jpg
Papa Francisco, citado por Giorgia Meloni en forma elogiosa.

Papa Francisco, citado por Giorgia Meloni en forma elogiosa.

La pobreza

Hay un tema de pobreza rampante que no podemos ignorar. Su Santidad, el Papa Francisco, a quien dirijo un afectuoso saludo, reiteró recientemente un concepto importante: “La pobreza -dijo- no se combate con el bienestar, la puerta a la dignidad del hombre es el trabajo”.

Es una verdad profunda que sólo aquellos que han conocido la pobreza de cerca pueden realmente apreciar. Este es el camino que pretendemos tomar; queremos mantener y donde es posible mejorar el apoyo económico necesario para las personas verdaderamente frágiles que no están en condiciones de trabajar: pienso en los jubilados en dificultad, los discapacitados, cuyo grado de protección debe aumentarse en todos los sentidos, y también los que no tienen ingresos tienen hijos menores que cuidar.

No se les negará la necesaria ayuda del Estado, pero para los demás, para los que puedan trabajar ,la solución no puede ser la renta de ciudadanía, sino el trabajo, la formación y el acompañamiento al trabajo, aprovechando también al máximo los recursos y posibilidades que pone a disposición el Fondo Social Europeo, porque como la renta de ciudadanía representó una derrota para quienes pudieron hacerlo su parte por Italia, así como por ellos mismos y su familia.

Y si en esta Cámara hay distintas posiciones sobre el ingreso de la ciudadanía, estoy seguro de que todos coincidimos en la importancia de poner fin a la tragedia de los accidentes de trabajo, incluso mortales. El tema aquí no es introducir nuevas reglas, sino asegurar la plena implementación de las que existen, porque como también recordó el sindicato, más recientemente con la manifestación del sábado pasado, no podemos aceptar que un chico de 18 años como Giuliano De Seta -y lo cito para recordar a todas las víctimas- sale de casa para ir a trabajar y nunca más regresar.

Es necesario cerrar la gran brecha entre la formación y las competencias que demanda el mercado laboral con cursos de formación específicos, por supuesto, pero incluso antes gracias a una formación escolar y universitaria más atenta a la dinámica del mercado laboral.

La educación es la herramienta más formidable para aumentar la riqueza de una nación, desde todos los puntos de vista, porque el capital material no es nada si no existe el capital humano. Por ello , las escuelas y universidades volverán a ser centrales en la acción de gobierno, porque representan un recurso estratégico fundamental para Italia, para su futuro y para sus jóvenes. Argumento sobre nuestra elección de revivir la correlación entre educación y mérito. Estoy francamente impresionada.

Varios estudios muestran cómo, hoy, quienes viven en una familia acomodada tienen una oportunidad extra de recuperar las brechas de un sistema escolar aplanado, mientras que los estudiantes con menos recursos se ven perjudicados por una enseñanza que no premia el mérito, porque nadie más llenará esos vacíos.

Jóvenes y medio ambiente

Italia no es un país para jóvenes. Con el paso del tiempo, nuestra sociedad se ha ido desinteresando cada vez más de su futuro, incluso en el fenómeno generalizado de aquellos jóvenes que se autoexcluyen del circuito formativo y laboral, así como en la creciente emergencia de las desviaciones, compuesta por drogas, alcoholismo, delincuencia.

Y la pandemia definitivamente ha empeorado esta condición y, ante este preocupante escenario, la principal propuesta de algunas políticas en los últimos meses ha sido prometer a todos cannabis gratis, porque era la respuesta más fácil.

Pero nosotros, a diferencia de otros, no estamos aquí para ponértelo más fácil. Nos proponemos: trabajar en el crecimiento de los jóvenes en 360°, promover las actividades artísticas y culturales y, junto a ellas, el deporte, extraordinaria herramienta de socialización, formación humana y bienestar; trabajar en la educación escolar, docentes, muchas veces dejados solos para nadar en un mar de carencias estructurales, tecnológicas y motivacionales; garantizar salarios dignos y protecciones, becas para los que lo merecen; fomentar la cultura empresarial y el préstamo de honor.

Se lo debemos a estos muchachos, a quienes les quitamos todo para dejarles solo deudas que pagar. Y se lo debemos a Italia, que hace 161 años fue unificada por los jóvenes héroes del Risorgimento y que hoy, gracias al entusiasmo y al coraje de sus jóvenes, puede y debe reconstruirse.

Sabemos que la protección del medio ambiente natural es particularmente importante para los jóvenes . Nos encargaremos de ello, porque, como escribió Roger Scruton, uno de los mayores maestros del pensamiento conservador europeo, “la ecología es el ejemplo más vivo de la alianza entre quién es, quién ha sido y quién vendrá después de nosotros" .

Proteger nuestro patrimonio natural nos compromete exactamente, como proteger el patrimonio de cultura, tradiciones y espiritualidad, que heredamos de nuestros padres para poder transmitirlo a nuestros hijos. No hay ecologista más convencido que un conservador; pero lo que nos distingue de un cierto ecologismo ideológico es que queremos defender la naturaleza con el hombre dentro , conjugando la sostenibilidad ambiental, económica y social.

Acompañar a empresas y ciudadanos hacia la transición verde, sin rendirnos a nuevas dependencias estratégicas y respetando el principio de neutralidad tecnológica: ese será nuestro enfoque.

Educación

Creo que conozco bastante bien el universo del compromiso juvenil , un campo de entrenamiento para una vida maravillosa, independientemente de las ideas políticas que uno elija defender y promover. Confieso que difícilmente podré no sentir una ola de simpatía incluso por aquellos que saldrán a las calles a impugnar las políticas de nuestro Gobierno., porque inevitablemente volverá a mi mente una historia que también fue mía. He participado en muchos eventos, he organizado muchos eventos en mi vida, y creo que esto me ha enseñado mucho más que muchas otras cosas que me han enseñado. Entonces, quiero hablar con estos muchachos que inevitablemente también tomarán las calles contra nosotros.

Recuerdo una frase de Steve Jobs, que decía: "Ten hambre, sé loco". También me gustaría agregar: "Sé libre", porque la grandeza del ser humano está en el libre albedrío.

Luego hay otra institución educativa importante, al lado de la escuela y la universidad, quizás la más importante de todas, y obviamente es la familia, núcleo primario de nuestras sociedades, cuna de afectos y lugar donde se forma la identidad de cada uno de nosotros ; pretendemos apoyarlo y protegerlo y, con ello, apoyar la tasa de natalidad, que en 2021 registró la tasa de natalidad más baja desde la unificación de Italia hasta la fecha; para salir de la glaciación demográfica y volver a producir esos años del futuro, ese PIB demográfico que necesitamos requiere un plan imponente, económico pero también cultural, para redescubrir la belleza de la paternidad y volver a poner a la familia en el centro de la sociedad.

Es, por tanto, nuestro compromiso, asumido también durante la campaña electoral,

  • aumentar los importes de la asignación única universal y
  • ayudar a las parejas jóvenes a obtener una hipoteca para su primera vivienda,

trabajando también de forma progresiva por la implantación del cociente familiar y, dado que los proyectos familiares van de la mano del trabajo, queremos fomentar el empleo femenino en todos los sentidos , premiando a aquellas empresas que adopten políticas que ofrezcan soluciones eficaces para conciliar tiempo hogar-trabajo y apoyar a los municipios para garantizar la apertura de guarderías gratuitas hasta la hora de cierre de comercios y oficinas.

La juventud

Italia necesita una nueva alianza intergeneracional, que tenga su pilar en la familia y fortalezca el vínculo que une generaciones, niños con abuelos, jóvenes con ancianos, quienes a su vez deben ser protegidos, valorados y apoyados, porque representan nuestras raíces y nuestra historia. Montesquieu decía que "la libertad es ese bien que hace disfrutar de todos los demás bienes" .

La libertad es el fundamento de una verdadera sociedad de oportunidades, es la libertad que debe guiar nuestro actuar, libertad de ser, de hacer, de producir. Un gobierno de centro-derecha nunca limitará las libertades existentes de ciudadanos y empresas.

Veremos, bajo la prueba de los hechos, incluso sobre los derechos civiles y el aborto, quién mintió y quién dijo la verdad en la campaña electoral sobre cuáles eran nuestras verdaderas intenciones.

Libertad, libertad. La libertad y la democracia son los elementos distintivos de la civilización europea contemporánea, en la que siempre me he reconocido y, por tanto, incluso aquí, a pesar de lo instrumentalmente argumentado. Nunca he sentido simpatía o cercanía con regímenes antidemocráticos; para ningún régimen, incluido el fascismo, exactamente como siempre he considerado las leyes raciales de 1938 el punto más bajo de la historia italiana , una vergüenza que marcará a nuestro pueblo para siempre. Libertad, libertad. La libertad y la democracia son los elementos distintivos de la civilización europea contemporánea, en la que siempre me he reconocido y, por tanto, incluso aquí, a pesar de lo instrumentalmente argumentado. Nunca he sentido simpatía o cercanía con regímenes antidemocráticos; para ningún régimen, incluido el fascismo, exactamente como siempre he considerado las leyes raciales de 1938 el punto más bajo de la historia italiana , una vergüenza que marcará a nuestro pueblo para siempre.

Los totalitarismos del siglo XX han desgarrado a toda Europa, no sólo a Italia, durante más de medio siglo, en una sucesión de horrores que se ha apoderado de la mayoría de los Estados europeos y el horror y los crímenes, sean quienes sean, no no merecen justificación alguna y no compensan otros horrores y otros crímenes; en el abismo nunca se igualan los puntajes: simplemente se precipita.

Conocí el olor de la libertad muy joven, la ansiedad por la verdad histórica y el rechazo a cualquier forma de abuso o discriminación por militar en la derecha democrática italiana, una comunidad de hombres y mujeres que siempre ha actuado abierta y plenamente en nuestras instituciones republicanas, incluso durante los años más oscuros que criminalización y violencia política, cuando, en nombre del antifascismo militante, niños inocentes fueron asesinados con llaves inglesas.

Esa larga temporada de luto perpetuó el odio de la guerra civil, conjuró una pacificación nacional que la derecha democrática italiana, más que ninguna otra, siempre ha esperado.

Desde entonces, la comunidad política de la que vengo siempre ha dado pasos hacia adelante, hacia una historización plena y consciente del siglo XX, ha asumido importantes responsabilidades de gobierno, juramentando sobre la Constitución republicana, como tuvimos el honor de volver a hacer hace unas horas. Afirmó y encarnó, sin ninguna ambigüedad, los valores de la democracia liberal, que son la base de la identidad común del centroderecha italiano y de los que no nos desviaremos ni un centímetro.Lucharemos contra todas las formas de racismo, antisemitismo, violencia política y discriminación .

giovanni brusca.jpg
Giovanni Brusca, asesino del juez anti mafia Giovanni Falcone: en libertad tras 25 años en prisión. Meloni se comprometió a darle duro a la mafia.

Giovanni Brusca, asesino del juez anti mafia Giovanni Falcone: en libertad tras 25 años en prisión. Meloni se comprometió a darle duro a la mafia.

Covid-19

Y ha habido mucha discusión sobre la libertad en la era de una pandemia COVID entró en nuestras vidas hace casi 3 años y provocó la muerte de más de 177.000 personas en Italia.

Si hemos salido de la emergencia en este momento es, sobre todo, gracias al personal sanitario, a la profesionalidad y abnegación con la que ha salvado miles de vidas humanas. Nuestra gratitud va para ellos una vez más. Y con ellos mi agradecimiento a los trabajadores de los servicios esenciales, que nunca han parado, ya la extraordinaria realidad de nuestro 3er. Sector, virtuoso representante de esos organismos intermedios que consideramos vitales para la sociedad.

Desafortunadamente no podemos descartar una nueva ola de COVID o la aparición de una nueva pandemia en el futuro , pero podemos aprender del pasado para estar preparados.

Italia ha adoptado las medidas más restrictivas de todo Occidente, limitando severamente las libertades fundamentales de las personas y las actividades económicas; a pesar de ello, se encuentra entre los estados que peores datos han registrado en cuanto a mortalidad y contagios. Algo definitivamente no funcionó y, por lo tanto, quiero decir, a partir de ahora, que no replicaremos ese modelo bajo ninguna circunstancia . Italia ha adoptado las medidas más restrictivas de todo Occidente, limitando severamente las libertades fundamentales de las personas y las actividades económicas; a pesar de ello, se encuentra entre los estados que peores datos han registrado en cuanto a mortalidad y contagios. Algo definitivamente no funcionó y, por lo tanto, quiero decir, a partir de ahora, que no replicaremos ese modelo bajo ninguna circunstancia .

La información correcta, la prevención y el empoderamiento son más efectivos que la coerción en todos los ámbitos y escuchar a los médicos en el campo de los hechos es más valioso que las pautas escritas por algún burócrata cuando se trata de pacientes reales. Sobre todo, si pides responsabilidad a los ciudadanos, los primeros en tener que demostrarla son los que la piden.

Habrá que aclarar qué pasó durante la gestión de la crisis de la pandemia: se adeuda a los que perdieron la vida y a los que no se perdonaron en las salas de los hospitales, mientras otros hacían negocios millonarios con la compra y venta de mascarillas y respiradores.

La mafia

La legalidad será el hilo conductor de la acción gubernamental. Empecé a hacer política a los 15 años, como muchos ya saben, después de la masacre de via D'Amelio, en la que la mafia mató al juez Paolo Borsellino. Empecé a hacer política entonces, movida por la idea de que uno no podía quedarse de brazos cruzados, que la ira y la indignación se traducían de alguna manera en compromiso cívico.

El camino que me llevó hoy a ser Primer Ministro italiano se deriva del ejemplo de ese héroe. Cuando, después de leer la lista de ministros, vine a ver al presidente Fontana (N. de la R.: de la Cámara Baja) hace un par de días, entré a Montecitorio y, cuando encontré, al principio de la escalera y al final de la escalera, una foto de Paolo Borsellino, pensé que había cerrado el círculo.

Enfrentaremos el cáncer de la mafia con la frente en alto, tal como nos han enseñado muchos héroes que con su valentía han dado ejemplo a todos los italianos, negándose a mirar hacia otro lado oa huir aun cuando sabían que esa tenacidad probablemente los llevaría a la muerte.

Magistrados, políticos, agentes de escolta, soldados, ciudadanos comunes, sacerdotes; gigantes como Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Rosario Livatino, Rocco Chinnici, Pio La Torre, Carlo Alberto Dalla Chiesa, Piersanti Mattarella, Emanuela Loi, Libero Grassi, Don Pino Puglisi, y con ellos una larguísima lista de hombres y mujeres que no lo olvidaré.

La lucha contra la mafia nos encontrará a la vanguardia, desde este gobierno los delincuentes y mafiosos sólo tendrán desprecio e inflexibilidad. La lucha contra la mafia nos encontrará a la vanguardia, desde este gobierno los delincuentes y mafiosos sólo tendrán desprecio e inflexibilidad.

Y legalidad significa también una justicia que funcione, con

  • paridad efectiva entre acusación y defensa; y
  • una duración razonable de los juicios, lo que no es sólo una cuestión de civilización jurídica y respeto a los derechos fundamentales de los ciudadanos, sino también de crecimiento económico.

La lentitud de la justicia nos cuesta al menos 1 punto del PIB al año según estimaciones del Banco de Italia.

Trabajaremos para devolver a los ciudadanos la garantía de vivir en una nación segura, poniendo en el centro el principio fundamental de la certeza de la pena, gracias también a un nuevo plan penitenciario. Desde principios de este año, 71 suicidios han ocurrido en prisión. No es digno de una nación civilizada, ya que las condiciones de trabajo de nuestros policías penitenciarios son, a menudo, indignas.

Con la misma determinación también revisaremos la reforma del Poder Judicial para poner fin a la lógica actual que socava la credibilidad del Poder Judicial italiano. Y déjenme decir una cosa más: hemos asumido el compromiso de limitar el exceso de discrecionalidad en la justicia juvenil con procedimientos garantizados y objetivos de custodia y adopción para que nunca más haya casos como el 'Bibbiano'.

Inmigrantes que intentan cruzar el Mar Mediterráneo con destino a Europa
Inmigrantes que intentan cruzar el Mar Mediterráneo con destino a Europa: Giorgia Meloni presentó su plan.

Inmigrantes que intentan cruzar el Mar Mediterráneo con destino a Europa: Giorgia Meloni presentó su plan.

Operación Sophia - Fase 3

Tenemos la intención de llevar a cabo este compromiso. Los italianos sienten el peso insoportable de las ciudades inseguras, en las que no hay protección inmediata, en las que se percibe la ausencia del Estado.

Queremos hacer una apuesta por acercar a los ciudadanos a las instituciones, pero también por devolver la presencia física del Estado a cada ciudad.

Queremos hacer de la seguridad un rasgo distintivo de este Ejecutivo, junto a nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a los que hoy quiero agradecer aquí la abnegación con la que desarrollan su trabajo, en condiciones muchas veces imposibles y con un Estado que, a veces, daba la impresión de ser más solidario con quienes socavaban nuestra seguridad que con quienes, por el contrario, jugaban su vida para garantizarla.

La seguridad y la legalidad, por supuesto, también atañen a la correcta gestión de los flujos migratorios.

Según un principio simple: a Italia, como a cualquier otro Estado serio, no se ingresa ilegalmente; se ingresa legalmente a través de los decretos de flujo.

En estos años de terrible incapacidad para encontrar las soluciones adecuadas a las diversas crisis migratorias, demasiados hombres, mujeres y niños han muerto en el mar en el intento de llegar a Italia.

Demasiadas veces hemos dicho "nunca más", solo para repetirlo una y otra vez. Este gobierno, por tanto, quiere seguir un camino poco transitado hasta la fecha: detener las salidas ilegales, acabando finalmente con el tráfico de seres humanos en el Mediterráneo.

Nuestra intención es siempre la misma, pero, si no quieren que hablemos de bloqueo naval, lo digo así: es nuestra intención recuperar la propuesta original de la misión naval de la Unión Europea, Sophia, que en la fase 3ra., planificada y nunca implementada, preveía el bloqueo de las salidas de barcos del norte de África.

Pretendemos proponerlo a nivel europeo, implementarlo de acuerdo con las autoridades del norte de África, acompañado de la creación en los territorios africanos de hotspots, gestionados por organizaciones internacionales, donde sea posible examinar las solicitudes de asilo y distinguir quién tiene derecho.

Se aceptará en Europa a quien le corresponda ese derecho, porque no pretendemos en modo alguno cuestionar el derecho de asilo de quienes huyen de guerras y persecuciones. Todo lo que queremos hacer en relación con el tema de la inmigración es evitar que los contrabandistas tomen la decisión de entrar en Italia.

Plan Mettei para África

Y luego quedará una última cosa por hacer, quizás la más importante: remover las causas que llevan a los migrantes, especialmente a los más jóvenes, a abandonar su tierra, sus raíces culturales y su familia para buscar una vida mejor en Europa. El próximo 27/10 se cumplirán 60 años de la muerte de Enrico Mattei, un gran italiano que fue uno de los artífices de la reconstrucción de la posguerra, capaz de celebrar acuerdos de mutua conveniencia con naciones de todo el mundo.

Aquí, creo que Italia debe promover un 'plan Mattei' para África, un modelo virtuoso de colaboración y crecimiento entre la Unión Europea y las naciones africanas, también para contrarrestar la preocupante expansión del radicalismo islamista, especialmente en la zona subsahariana. Y por eso nos gustaría recuperar por fin, después de años de retroceso, el papel estratégico que tiene Italia en el Mediterráneo.

Desvalida

Voy a concluir, colegas, obviamente agradeciendo su paciencia. No será una navegación fácil, la del Gobierno que se dispone a pedir confianza al Parlamento, por el peso de las opciones que nos tocará afrontar, pero también por, digamos, un prejuicio político, que yo, a menudo, veo en los análisis que nos conciernen.

Sin embargo, creo que en parte está justificado, al fin y al cabo soy la primera mujer en llegar a la Presidencia del Consejo, vengo de una historia política que muchas veces ha sido relegada al margen en la historia republicana y no llegué en brazos de un contexto familiar favorable o gracias a importantes amistades; soy lo que los británicos llamarían una desvalida, por así decirlo, la desvalida, la que, para triunfar, debe trastornar todos los pronósticos .

Esto es lo que pretendo hacer nuevamente, volcar los vaticinios , con la ayuda de un equipo válido de Ministros y Subsecretarios, con la confianza y el apoyo de quienes optan por votarnos, con las críticas que vendrán de quienes voten en contra de este Gobierno, porque, al final de esta aventura, sólo me interesará una cosa: saber que hemos hecho todo lo posible para dar a los italianos una mejor nación.

Juan Pablo II

A veces lo conseguiremos, a veces fracasaremos, pero tengan por seguro que no retrocederemos, no tiraremos la toalla, no traicionaremos .

El día que nuestro Gobierno prestó juramento de manos del Jefe de Estado, estaba el memorial litúrgico de Juan Pablo II, un Pontífice, un estadista, un Santo al que he tenido el honor de conocer personalmente. Me enseñó algo fundamental que siempre he atesorado. “La libertad -dijo- no consiste en hacer lo que nos gusta, sino en tener derecho a hacer lo que debemos” .

Siempre he sido una persona libre, siempre seré una persona libre y por lo tanto tengo la intención de hacer exactamente lo que tengo que hacer. Gracias.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario