OMNI edulcorantes > gusto > azúcar

MUCHÍSIMO CUIDADO

Ojo al "piojo": Los edulcorantes disminuyen el gusto

El uso ininterrumpido de edulcorantes artificiales y naturales, como la sacarosa y la stevia, reducen el sentido del gusto y modifican las bacterias intestinales.

El consumo diario de grandes cantidades de azúcar, está íntimamente relacionado con el aumento de casos de diabetes tipo I, II y resistencia a la insulina a nivel mundial, más aún si existen antecedentes familiares. Aproximadamente unas 422 millones de personas en el mundo padecen diabetes, teniendo que recurrir a la ingesta de edulcorantes o endulzantes naturales para darle un gustito a sus infusiones o productos de repostería casera, como un reemplazo a la nocividad del azúcar. Pero, recientes estudios científicos han descubierto que el uso continuo de edulcorantes puede provocar una disminución del gusto y afectar la microbiota intestinal.

image.png
Cuadrados de azúcar.

Cuadrados de azúcar.

La ingesta de edulcorantes o endulzantes artificiales si bien es más saludable que el azúcar (ya que tienen menos calorías), sus moléculas constitutivas son muchísimo más dulces, afectando notoriamente las papilas gustativas. La disminución del gusto de manera paulatina, entonces, traerá aparejado el consumo de grandes cantidades de azúcar y sal por parte del sujeto, en busca de “sentirle más el sabor”, así lo detalló la nutricionista brasilera Fabiana Nalón, integrante del comité científico de la Asociación de Nutrición del Distrito Federal, quien subrayó que ello es muy perjudicial en niños por el proceso natural del desarrollo papilo-gustativo.

Menos azúcar y menos edulcorante

Un estudio de la Unidad de Excelencia en Ejercicio y Salud (UCEES) de la Universidad de Granada, publicado en la revista científica Advances in Nutrition (2019), explicó que los edulcorantes no nutritivos (NNS) como la sacarina y sucralosa cambian las poblaciones de la microbiota intestinal; tal como el caso análogo del edulcorante nutritivo stevia que también puede alterar la microbiota. Asimismo, los piololes o alcoholes de azúcar —como ritritol, los hidrosilatos de almidón hidrogenados o poliglicitoles (incluidos los jarabes de maltitol), el isomalt, el lactitol, el maltitol, el manitol, el sorbitol y el xilitol— provocan flatulencias en pacientes, sobre todo en aquellos con enfermedades inflamatorias intestinales.

image.png
Edulcorantes naturales y artificiales.

Edulcorantes naturales y artificiales.

A su vez, varios de esos polioles mencionados aumentan el número de bifidobacterias en sujetos sanos, las cuales son bacterias naturales que en grandes cantidades causan problemas digestivos e intestinales, y están relacionadas con procesos metabólicos, de inmunidad y de crecimiento.

“Una alteración en este sistema puede dar lugar a efectos no deseados. Pueden generar moléculas que produzcan, por ejemplo, un proceso inflamatorio sistémico o que provoquen intolerancia a la insulina”, aseveró Ana Luisa Faller, profesora de la UFRJ (Universidad Federal de Río de Janeiro) al diario Folha de S. Paulo.

Algunos médicos, nutricionistas y biólogos señalan un tipo de interrelación entre los edulcorantes y el cáncer. Un estudio de la década del 70 en el que las ratas de laboratorio desarrollaron cáncer de vejiga tras ser alimentadas con ciclamato de sacarina, dio el puntapié inicial para futuras indagaciones clínicas dentro de la medicina actual, pero aún se espera un estudio certero de ello.

Más contenido en Urgente 24:

El alimento en tu nevera que sirve para ahuyentar cucarachas

Tango 01: ¿En qué cambia el nuevo avión?

No es una estrella: El objeto más brillante del cielo es un gran problema

Cómo entrar a Cuevana y ver películas o series para Smart TV

Países Bajos, Mundial '78 y el muro a la sobreactuación CFK