ACTUALIDAD deuda > déficit > Javier Milei

MENSAJE DE JAVIER MILEI

"Una herencia combinación de déficit y deuda al borde de la hiper"

En la Memoria y Balance distribuida antes del arribo de Javier Milei hay un texto sugestivo que aquí se reproduce:

'Memoria detallada del Estado de la Nación 2023' es un mamotreto de 502 páginas que se distribuyó en el Congreso antes del arribo de Javier Milei y es autoría de la Jefatura de Gabinete de Ministros, donde se menciona la herencia recibida, el déficit, la deuda y la casi hiperinflación.

Precisamente el texto 'Introducción' es el que se reproduce aquí, y es un compacto de lo que expresó Javier Milei el 10/12/2023:

espert.jpg
José Luis Espert preparándose. Foto NA: MARIANO SANCHEZ

José Luis Espert preparándose. Foto NA: MARIANO SANCHEZ

lilia benegas.jpg
¿Cómo imaginar este diálogo entre Bertie Benegas Lynch y Lilia Lemoine? Foto NA: MARIANO SANCHEZ

¿Cómo imaginar este diálogo entre Bertie Benegas Lynch y Lilia Lemoine? Foto NA: MARIANO SANCHEZ

El 10 de diciembre los argentinos recibimos una herencia que representa el peor legado con el que un gobierno podría encontrarse: una combinación de déficit con deuda en una economía que no crece y al borde de la hiperinflación, con argentinos cada vez más empobrecidos.

El elevado déficit fiscal y una emisión monetaria que en estos cuatro últimos años superó los 20 puntos del PIB nos condujeron a un escenario de inflación navegando al 300% anual que castiga a todos los argentinos. Continuar por este camino nos conduciría inevitablemente a una hiperinflación, con niveles que podrían alcanzar hasta un 15.000% anual. Nuestra misión es evitarlo y, para ello, necesitamos identificar las causas del problema.

La génesis de nuestra situación económica actual es, y ha sido siempre, el déficit fiscal y cómo se ha financiado históricamente. La emisión de moneda por parte del Banco Central también es una deuda, al igual que la que se contrae con préstamos del mercado o de los organismos multilaterales de crédito.

Si reestructurar la deuda fuera la respuesta, lo cierto es que ya fue reestructurada nueve veces y no hemos mejorado. De los últimos 123 años, tuvimos déficit fiscal en 113. Constantemente hemos tenido que buscar cómo financiarlo: con deuda o con emisión. Y ahí radica la génesis de nuestra situación económica y financiera actual, que en los últimos años se ha profundizado pero que nos proponemos revertir. Venimos a solucionar el problema de raíz para interrumpir el ciclo de crisis recurrentes de inflación y pobreza en la Argentina.

A diferencia del pasado, el ajuste fiscal recaerá con todo el peso sobre el Estado. Por eso una tarea que tenemos por delante es la revisión, línea por línea, de las cuentas públicas y de cada programa de la Administración Pública Nacional para evaluar el valor social y económico real de cada gasto y rendir cuenta ante los argentinos.

En el plano cambiario, en los meses previos a asumir el Gobierno, la brecha entre la cotización oficial y las cotizaciones libres oscilaba entre el 150% y el 200%. El cepo cambiario, además, tiene un impacto social y productivo altamente destructivo porque implica altas tasas de interés, bajo nivel de actividad, escaso nivel de empleo formal y salarios a la baja que, a su vez, aceleran el aumento de la pobreza y la indigencia.

Nos encontramos con deudas por más de US$ 420.000 millones entre deudas del Tesoro, con importadores, utilidades retenidas y con los organismos multilaterales de crédito. Esto se ve agravado también por la deuda de YPF tras el fallo de la Justicia de los Estados Unidos, derivado de una mala praxis de administraciones anteriores, más la creciente deuda cuasifiscal del Banco Central. Adicionalmente, los vencimientos de este año de la deuda en pesos son equivalentes a US$ 90.000 millones, más otros US$ 25.000 millones en monedas extranjeras con organismos multilaterales de crédito. Nos encontramos con deudas por más de US$ 420.000 millones entre deudas del Tesoro, con importadores, utilidades retenidas y con los organismos multilaterales de crédito. Esto se ve agravado también por la deuda de YPF tras el fallo de la Justicia de los Estados Unidos, derivado de una mala praxis de administraciones anteriores, más la creciente deuda cuasifiscal del Banco Central. Adicionalmente, los vencimientos de este año de la deuda en pesos son equivalentes a US$ 90.000 millones, más otros US$ 25.000 millones en monedas extranjeras con organismos multilaterales de crédito.

Indicadores alarmantes

En un escenario internacional de mercados financieros cerrados a la Argentina, sumado a los incumplimientos en la gestión saliente del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), gestionar esa deuda resulta aún más desafiante.

Las tarifas se encuentran desactualizadas y artificialmente reprimidas, con una pérdida total del equilibrio.

Además, nuestra economía no crece desde 2011, con el empleo formal privado estancado en seis millones de puestos de trabajo y con una informalidad creciente que ya supera en un 33% al empleo formal.

Los indicadores sociales son alarmantes, con niveles de pobreza del 45%, pobreza infantil del 60% y un 10% de indigencia. En los últimos 12 años, el PIB per cápita cayó un 15%, con una inflación acumulada insostenible. Como resultado de estos indicadores, hace más de una década la Argentina se encuentra en una clara situación de estanflación.

El deterioro social de nuestro país va más allá de los indicadores económicos. En materia de seguridad, crecieron la delincuencia y la violencia y el narcotráfico se apoderó lentamente de nuestras calles. A nuestras fuerzas de seguridad, que son quienes nos cuidan, se les ha dado la espalda.

Pobreza e ignorancia

Este Gobierno recibió un país donde la mitad de los argentinos son pobres. Más de 20 millones de ciudadanos no acceden a una vida digna, con seis millones de chicos en condiciones de pobreza.

En cuanto a la educación, sólo el 16% de los chicos se reciben en tiempo y forma, y el 70% de quienes logran terminar la escuela son incapaces de resolver problemas básicos de matemática y comprender un texto. Nuestro país, que supo ser pionero y referente en la región contra el analfabetismo, hoy se encuentra en el puesto 66 de 81 en las evaluaciones PISA.

El sistema de salud se encuentra deteriorado y desfinanciado; con una gestión durante la pandemia de COVID-19 que no sólo fue ineficiente sino que además condujo a la pérdida injustificada de vidas de muchos argentinos.

En cuanto a la infraestructura vial, el 16% de las rutas de nuestro país se encuentran asfaltadas, y únicamente el 11% está en buen estado. En consecuencia, el transporte de personas y de la producción, así como el turismo, se ven seriamente afectados, limitando el desarrollo tan necesario para los argentinos.

En esas rutas también tenemos muertes todos los días que podrían evitarse.

La situación en múltiples ámbitos es crítica y de emergencia. Los desafíos son enormes, pero también lo es nuestra capacidad para enfrentarlos.

---------------------------

Más contenidos de Urgente24

YPF anota pérdidas por US$ 1.800 millones y deja 55 yacimientos

Dengue: Córdoba ya tiene dos muertos y poca memoria

Masivo incendio en Bangladesh devoró edificio y dejó 43 muertos

Un pueblo maravilloso en Buenos Aires ideal para pasear

Día Internacional de la Cero Discriminación: Un llamado a la igualdad y la tolerancia

Dejá tu comentario