ACTUALIDAD Juan Schiaretti > grieta > Mar del Plata

FRENTE DE FRENTES

Juan Schiaretti quiere dinamitar a JxC-FDT (receta Seita)

Juan Schiaretti desembarcó en Mar del Plata y presionó para generar un "frente de frentes" que cerrará el ciclo de la grieta. Qué hay detrás.

La intención del cordobés y la orientación de su campaña es poner en cuestión la lógica que marcó las dos últimas elecciones presidenciales. Para ello, Schiaretti está dispuesto a empujar un acuerdo interpartidario, que una los sectores menos radicalizados de Juntos por el Cambio y del peronismo, aislando de la propuesta a los libertarios, el ala más dura del PRO y a los kirchneristas.

“El país, para poder salir, tiene que dejar de lado la maldita grieta, esa que impide que haya los acuerdos mínimos para que Argentina pueda dejar largos años de decadencia y comenzar a vivir como nos merecemos y de acuerdo con las potencialidades que tenemos”, aseguró el gobernador desde Mar del Plata. En ese orden, hace meses que el gobernador cordobés viene oficiando de líder de un movimiento que por ahora no tiene una forma definida, pero que va tomando algunos contornos.

Schiaretti Randazzo P.jpg
Juan Schiaretti, precandidato a presidente. 

Juan Schiaretti, precandidato a presidente.

El acto en Mar del Plata fue uno de los pasos más importantes que Schiaretti dio en la materia en las últimas semanas. Allí estuvo acompañado por Florencio Randazzo y Alejandro “Topo” Rodríguez, ambos diputados nacionales del PJ pero alejados del Gobierno nacional.

Además, se mostró con el intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, quien actualmente forma parte del PRO. Esa multiplicidad de colores en un solo acto es una muestra explícita de lo que aspira lograr el gobernador.

Por supuesto, su condición de peronista obligó a Schiaretti a volver a despegarse del Gobierno nacional de manera explícita. “Vamos a competir en el espacio que estamos generando ahora. Si usted me pregunta, ¿participaría de una Paso donde esté el kirchnerismo? No, yo no tengo nada que ver con el kirchnerismo, el peronismo de Córdoba no tiene nada que ver con el kirchnerismo y no vamos a participar de una Paso con ellos”, aseguró sobre el espacio que además comparte con Juan Manuel Urtubey.

Para Juan Schiaretti, el nacimiento del nuevo movimiento se dará completamente cuando tenga todos los actores pretendidos anotados. Algunos, claro, son figuritas difíciles.

Entre ellos están Horacio Rodríguez Larreta, Facundo Manes y Gerardo Morales. Con todos comparte algo en común: son asesorados por Guillermo Seita.

Ese contacto, naturalmente, establece una cercanía con esos dirigentes. No obstante no asegura nada.

De hecho, el propio Seita es uno de los autores intelectuales del “frente de frentes” que Juan Schiaretti comenzó a empujar. Algo que el resto no pudo hacer aún por la pertenencia a Juntos por el Cambio.

https://twitter.com/JSchiaretti/status/1661061125654429726

Horas más tarde, y en entrevista con TN, Schiaretti pisó el acelerador en sus intenciones de romper con la lógica del Frente de Todos y, sobre todo, de Juntos por el Cambio. “Los precandidatos que tienen que animarse a hacer algo disruptivo y avanzar en un programa en común que haga que participemos de unas PASO todos compitiendo, para formar luego un gobierno de coalición con ellos. Ellos tienen que ver cómo se ordenan para, coincidiendo con estas ideas que nosotros estamos planteando, podamos competir juntos en unas PASO luego de haber hecho un programa, un gobierno de coalición”, dijo el gobernador apuntando a Manes, Larreta y Morales. Es decir, un acuerdo pre electoral.

Allí también aclaró sus intenciones como precandidato. ”Vamos a hacer campaña. Nosotros aspiramos a pasar a segunda vuelta como fuerza”, aseguró sobre el espacio que aún resta nombrar.

Las encuestas no posicionan a Schiaretti como competitivo por fuera de Córdoba. Su objetivo es ser el “pegamento” de un acuerdo mayor que lo deposite en una esfera alta del poder nacional.

Así las cosas, el gobernador cordobés debería ser un factor de preocupación para Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Y no precisamente por su potencia electoral, sino por su apertura a comulgar con dirigentes que podrían ser rechazados por la gravedad de la grieta.

En volumen, esos “moderados” podrían terminar siendo mayoría. Si, y sólo si, van todos juntos.

Más contenido en Urgente 24

Caos en las calles: La UTA paraliza la ciudad con paro total

Ulises Jaitt: "La autopsia fue truchada, es otra..."

Acto K en Plaza de Mayo: Interna al rojo vivo y un dato amenazante

FUENTE: Urgente 24