Leído

26 CASOS CONFIRMADOS

Alerta Sarampión: Rebrote entre ‘cepa venezolana’, antivacunas y gestión MM

Lun, 07/10/2019 - 4:25pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Según el último parte epidemiológico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), desde el 1 de enero al 25 de septiembre de 2019 se notificaron 6.541 casos confirmados de sarampión, incluidas cinco muertes, en 14 países y territorios de la región. En Argentina ya son 26 los casos confirmados en todo el país, especialmente en la Ciudad de Buenos Aires. Por eso, las autoridades sanitarias ampliaron las indicaciones de vacunación para niños de 6 a 11 meses en la Ciudad y Provincia de Buenos Aires. El brote combina una serie de factores: la militancia antivacunas, la difusión de una ‘cepa venezolana’ y un descenso en los niveles de vacunación producto de la falta de dosis extra y mal suministro por parte del Estado.

Contenido

La semana pasada, una mujer militante del movimiento antivacunas y sus cinco hijos fueron confirmados como los últimos casos de sarampión de un brote que comenzó hace tres semanas en la Ciudad de Buenos Aires y que ya afectó a 16 personas, según la Secretaría de Salud.

Pero el 17 de setiembre, a raíz del brote detectado en la Ciudad y algunas localidades de la provincia de Buenos Aires, la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiologia (SAVE) alertó sobre una “grave situación epidemiológica” y el “alto riesgo para la salud de la población”.

Además, está en riesgo la eliminación de la circulación del virus del sarampión en Argentina, un “inmenso logro conseguido hace casi 20 años que debemos sostener”, expresó la SAVE en un comunicado de prensa.

El caso de la militante antivacunas se sumó en la última semana a los ocho nuevos contagios de los cuales uno corresponde a la mencionada mujer y otros cinco a sus hijos de 5, 9, 13, 16 y 19 años; la familia reside en el partido bonaerense de Ituzaingó pero el contagio se registró en un centro de Salud porteño.

Según el responsable de la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles de la Secretaría de Salud, Cristián Biscayart, en declaraciones a la agencia Télam “en lo que va de 2019 en todo el territorio de Argentina se registraron 26 casos de Sarampión, de los cuáles 16 corresponden a un brote que comenzó hace dos semanas con el registro de tres casos en la Ciudad de Buenos Aires”.

Sobre los movimientos antivacunas, Biscayart  recordó que “acá es muy importante lo que refuerza la nueva ley 27.941, que la gente entienda que hay obligatoriedad de vacunar, que no es algo optativo, ni que tenga que ver con objeciones de conciencia o religiosas. Al tomar este tipo de actitudes se está exponiendo a terceros. Si cada uno decide hacer lo que quiere, se pierde el lazo de comunidad. A cada uno le cabe una responsabilidad, porque su derecho termina donde comienza el de los demás, que es el derecho a estar protegidos”.

Sobre la ley que menciona el especialista, cabe recordar que en 2018 el Congreso de la Nación aprobó la actualización de la ley de vacunas para garantizar la obligatoriedad, promoción y exención impositiva de las vacunas integradas al calendario nacional.

De esta manera, la ley nacional de vacunas, que establecía para el calendario nacional la aplicación de solo seis vacunas obligatorias para menores de edad, extendió la aplicación a 20 vacunas para todo el grupo familiar.

La norma vino también a solucionar el problema de los faltantes. En marzo pasado, los ministros de todo el país plantearon ante el secretario nacional de Salud, Adolfo Rubinstein, su preocupación por la demora en los envíos de ciertas dosis de vacunas.

En julio, un informe oficial de la Secretaría de Salud y Desarrollo Social entregado en la Cámara de Diputados, admitió que en la gestión de Cambiemos el Estado viene adquiriendo cada vez menos vacunas.

Se compraron menos vacunas de las necesarias para alcanzar las coberturas planificadas", denunció por entonces el diputado tucumano Pablo Yedlin.

Sin bien no se mencionó a la vacuna contra el sarampión en esos informes y entre los faltantes que denunciaron los ministros, el médico sanitarista, Nicolás Kreplak, ex viceministro de Salud del kirchnerismo y titular de la Fundación Soberanía Sanitaria, responsabilizó al gobierno de Mauricio Macri en declaraciones a Página 12: “el sarampión es una enfermedad viral de alta tasa de transmisión casi como la gripe, pero hay una vacuna que es efectiva, lo que llevó a pensar que junto con la rubeola y la poliomielitis, era una enfermedad en vías de ser erradicada, al punto que estuvo 18 años sin circulación interna en el país, pero las políticas negligentes de este gobierno permitieron este rebrote”.

Kreplak también apuntó a la ‘cepa venezolana’: el sarampión “empezó a brotar en Venezuela y en Brasil, pero en Argentina no debería haber sucedido con la tasa de cobertura que teníamos”.

"En 2016 se tendría que haber hecho una campaña extra, porque hay personas que por cuestiones inmunológicas no producen las defensas y es necesario aplicar una dosis extra” a las campañas habituales de vacunación. “Eso el gobierno no lo hizo en 2015 ni en 2017, lo hizo en 2018 porque hubo un brote”.

En efecto, en los primeros tres meses de 2019, las tasas de sarampión a nivel mundial aumentaron un 300% en comparación con 2018. En 2018, la mayor proporción de casos confirmados se registró en Brasil y Venezuela, mientras que, en 2019, la mayoría de los casos confirmados proviene de Estados Unidos (40%) y Brasil (36%).

Por su parte, Eduardo López, jefe de medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, en declaraciones a la radio Cadena 3 advirtió sobre la vacunación: "una comunidad tiene que tener cobertura arriba del 90%", lo que no se está cumpliendo en la Argentina porque “el porcentaje para la vacuna está alrededor del 87 u 88 % y el gran problema es que tenemos áreas con una baja cobertura y claramente la distribución de las vacunas no son homogéneas”.

Y responsabilizó al Estado: “La cobertura baja es responsabilidad del Estado”.

“La Capital Federal que debería tener fácil acceso a la vacuna es donde se ve mayor cantidad de casos y en este tema la clase social no influye, sino es que se vacuna mal y el acceso a la salud no es el adecuado”, precisó.

Además, indicó que “la cepa que circula en Argentina proviene de Venezuela, donde durante mucho tiempo vacunaron mal contra el sarampión con cobertura muy baja, y ahora tenemos este tema”.

“Por sarampión mueren uno de cada tres individuos y ahora no sólo mueren chicos sino adultos”, alertó.