OCIO transespecie > transexuales > Otherkin

PIRADOS

¿Transespecies o trastornados?: Sentimiento animal

Una española que se autopercibe "cebra" dijo que sufrió discriminación al no ser admitida en un refugio de animales. Un hombre reptil y casos conocidos de la nueva locura del transespecismo.

Una usuaria de Tik Tok llamada Lilith -autoapodada como “Cebri”- denunció haber sufrido discriminación en un refugio de animales debido a que no la consideraron como espécimen zonótico, ya que ella se autodefine como transespecie, es decir, una cebra atrapada en un cuerpo humano.

Embed
@tenemosderechosoficial

LA MUJER QUE SE CREE QUE ES UNA CEBRA

sonido original - Tenemos Derechos

Como un delirio místico, el colectivo Otherkin o Transespecie suma como adscriptos a varios loquitos que se reconocen en seres mitológicos, perros, reptiles, aves y otros tantísimos bicharracos, argumentando haber nacido en un cuerpo equivocado: vistiéndose, actuando y teatralizando comportamientos salvajes, o en casos extremos transformándose a través de cirugías.

A diferencia de la disforia de género, la psiquiatría no habla al respecto de los otherkin. En cambio, define a la primera como la aflicción e incomodidad que tiene una persona cuando su género biológico no coincide con su deseo indentitario, por tanto está contemplado la hormonización o cambio de género como viable, con posibilidad de financiamiento desde la salud pública.

Los raritos-transespecies argumentan que no tienen ninguna patología psiquiátrica, más bien son “incomprendidos” por el resto. Tal como la tik toker española, anteriormente mencionada, quien tras la finalización de su contrato de alquiler pidió asilo en un refugio de animales por considerarse cebra, pero lógicamente le notificaron la realidad. Los empleados de dicha entidad debieron haber pensado que era “joda” o que a Lilith alias Cebri se le había chiflado el moño. Ella empecinada con que es un rayadito equino.

Otro que perdió la cabeza fue un inglés de 35 años que en su tiempo libre se disfraza e histrionisa como un perro dálmata, a pesar de que en su cotidianeidad es un típico 'gentleman' británico, un técnico de iluminación teatral de oficio. Dicho 'freeky' inglés que se autopercibe como can, en su partida de nacimiento, tiene el nombre de Tom Peters, y al conocerse su historia, es toda una celebridad bizarra de Reino Unido. Apenas se trajea de cánido, se manifiesta "Spot"como así hace llamar a su kin/identidad-. Camina en cuatro patas, duerme en un canil enrejado, come croquetas y se deja acariciar como todo un peludo. La popularidad de Spot llegó a su máximo esplendor cuando él y su ex esposa estuvieron de invitados en el programa This Morning.

image.png
image.png

El que también perdió la cordura es el sexagenario Richard Hernandéz, un texano con alma de reptil como un “dragón que escupe veneno”, según sus propias palabras. Este transespecie gastó 300 millones de pesos en cirugías transformistas y obtuvo su nuevo documento de identidad bajo el nombre de Tiamat Legion Medusa, además de ir muy lejos en la modificación corporal: se castró porque se considera no binario, modificó su lengua a una bífida, se tatuó escamas y cambió la fisionomía de su nariz.

image.png

Por su parte, otro trastornado humano que se siente un ser superior extracorpóreo es un español llamado Miguel –apellido bajo anonimato-, quien brindó una entrevista en exclusiva al medio Vice. Este joven español se autopercibe identitariamente como un serafín o ophanim; el primero, un ángel cristiano de estratos superiores quien es miembro del coro celestial del consejo de Dios, y el segundo, alegoría de las ruedas angeladas como divinidad que el Torá y la Biblia hacen referencia, libro de Ezequiel, versículo 1: 15-21.

Miguel es agénero o género neutro, aunque ha mantenido una relación con una persona no binaria que lo guió a reconocerse como parte de la práctica identitaria al margen del sistema, otherkins (transespecies). A su vez, una epifanía tras la ingesta de unos hongos alucinógenos, le dio el puntapié inicial para la conversión hacia un “ángel de tres alas”, así lo indicó Miguel a Vice.

En ese sentido, el transextraterrestre se cataloga como un alma superior dentro de un cuerpo mecánico que le produce tal extrañamiento que ha pensado en cortarse las piernas. “Sobre todo esa sensación de que mi cuerpo es algo mecanizado, una especie de máquina, un cacharro ajeno a mí. Esta es una sensación que va en aumento”, dijo Miguel.

Representados por Transespecie Society con sede en Barcelona, “ asociación que da voz a identidades no humanas, genera conciencia sobre los desafíos que enfrentan los transespecie y defiende la libertad de autodiseño”, buscan ser reconocidos públicamente como una legítima elección de vida y sexual, elección sexoafectiva debido a que muchos transespecies se autodenominan zoosexuales, comúnmente conocidos como zoofílicos, difiriendo de éstos en las relaciones sexuales con animales de manera consentida. ¿Dos ladridos si, y uno quiere decir no? Disparates amorales escindidos del Mainstream de la apertura sexual.

Más contenido en Urgente 24:

Inesperado anuncio de Trenes Argentinos tras denuncia penal

Escandaloso y fatal reecuentro entre Denzel Washington y Dakota Fanning: 120 gramos de cocaína y un muerto

Cómo mirar gratis El Encargado, de Guillermo Francella

La increíble mora de Mercedes Marcó del Pont

Guillermo Francella prohibido en Página12 y cayó SUTERH al edificio

Dejá tu comentario