Leído

MIENTRAS CRECE LA CRISIS HUMANITARIA

La niña y el padre que conmovieron al mundo al reírse de las bombas en Siria fueron aceptados en Turquía

Jue, 27/02/2020 - 7:40am
Enviado en:
Por Urgente24

Como ya informó previamente Urgente 24, la crisis humanitaria en Siria tocó sus picos más altos en las últimas semanas desde comienzo del conflicto, 9 años atrás. Aunque esto no es lo más terrible, sino que los grandes perjudicados son los niños, su seguridad y salud psicológica y física, ya que muchos mueren de frío y asustados por las explosiones a diario. Aunque existe una historia para celebrar dentro del horror de la guerra: Salwa, la niña de 3 años que enamoro a las redes sociales alrededor del mundo cuando su padre jugaba con ella para que evite el ruido de las bombas, atravesó la frontera turca.

Abdalla Mohamed y su hija Salawa.
Contenido

Como si fuera la trama de la película italiana ganadora del Oscar en 1999: "La vida es bella", solo que ambientada en la Guerra en Siria, no en los campos de concentración de Auschwitz en la Segunda Guerra Mundial, Abdalla Mohamed, un padre sirio grabó un video que se hizo viral en las redes sociales donde hacia un juego de la guerra y de las bombas que caían a su alrededor. Todo para que su hija de 3 años no tenga miedo ante la situación.

La historia parece haber tenido un final feliz, ya que la niña, Salwa, junto con su padre y su madre, fueron invitadas por las autoridades a atravesar la frontera de Turquía, a pesar de que el presidente turco,  Recep Tayyip Erdogan este totalmente en contra de recibir nuevos refugiados desde Siria, además de estar formando parte de los ataques en el territorio vecino. Aunque no todo son acciones despreciables por parte del gobierno turco. 
 
"Querría dar las gracias al Gobierno turco por todo. Antes y después de la Revolución, Turquía ayudó a los sirios en cada uno de los aspectos. Turquía está haciendo además todo lo posible para los sirios que viven en sus fronteras",
explicó a la cadena de televisión nacional de Turquía dando a entender que los únicos actores que dañan a la población en la guerra siria son Rusia y Estados Unidos. En tanto, ya son más de 800.000 los nuevos refugiados. 

Recordemos que el principal objetivo de Erdogan es hacerle frente al régimen de Bashar Al Assad, el dictador sirio que está apoyado por las tropas rusas, tal es así que luego de una crecida de tensiones, el gobierno turco eligió traicionar al Kremlin y pedirle a Estados Unidos su sistema Patriot de defensa anti misiles para que lo apoye en la guerra en Ildib. 

Aunque más allá de las tensiones entre países, el futuro del escenario de conflicto y el lugar que ocupará Rusia en el mismo, los actores que más están sufriendo actualmente son los niños del país de Medio Oriente. "Ahmed vive en el sótano húmedo de un estadio deportivo en la ciudad de Idlib, con cientos de otras personas desplazadas que se han congregado en las últimas semanas", explica The Washignton Post acerca de la situación actual de un niño de 13 años que creció rodeado de aviones y ruidos de bombas. 

La historia de Ahmed es algo parecida a la de la niña cuyo video alcanzó aproximadamente 2,7 millones de visualizaciones en las redes sociales. En el mismo, el padre le explicaba a la niña que cada bomba eran fuegos artificiales y que había que reír cada vez que se escuche uno. La grabación fue posteada por un amigo de la familia que se encuentra ya fuera de Siria y en consecuencia llegaron los comentarios. "Estamos lejos de la guerra, no hay explosiones, no hay aviones, no hay muerte. Es un sitio nuevo, no tengo trabajo, pero estoy feliz", dijo el padre a un periódico turco. 

Sin embargo, mientras algunos festejan y lloran de felicidad, otros tienen que continuar su vida en medio del enfrentamiento que causó una de las crisis humanitarias más grandes de los últimos tiempos. En tanto, Bashar Al Assad no tiene pensado parar hasta tener el control de todo el territorio. "A los 18 meses, Iman Leila se había congelado hasta la muerte", cuenta una historia publicada en The New York Times sobre como son los casos en Siria actualemente. 

Las familias que todavía residen en Siria, muchas ya están acostumbradas a las bajas temperaturas, sin embargo, no es lo mismo tener que enfrentarse a climas helados huyendo de bombardeos y derrumbes ya que en ese contexto muchos duermen en carpas o directamente en la tierra. En consecuencia, en la última semana ya murieron casi 9 niños. "Una familia que trató de mantener un pequeño incendio en su tienda este mes terminó quemándolo mientras dormían, matando a dos niños", cuenta otro de los relatos publicados en NYT.