Leído

RESTAURACIÓN

Egipto se atreve al ataúd de Tutankamón, al que mató la malaria

Lun, 22/07/2019 - 9:02am
Enviado en:
Por Urgente24

Egipto ha comenzado a restaurar el ataúd dorado hecho de madera del faraón Tutankamón, según informó el Ministerio de Antigüedades del país norteafricano a través de un comunicado. Es la primera vez que se restaura el féretro desde que el arqueólogo Howard Carter descubrió en 1922 la tumba del faraón. A diferencia de la mayoría de tumbas de los reyes egipcios, no había sido saqueada, y contenía un ajuar con más de 5.000 objetos.

Contenido

El ataúd del faraón Tutankamón ya fue trasladado desde el Valle de los Reyes, en Luxor, hasta el Gran Museo Egipcio, en El Cairo, todavía en construcción -sería inaugurado en 2020- donde ocurrirá la restauración. 

Una vez finalizada la restauración, que duraría 8 meses, el féretro será expuesto en la inauguración del Gran Museo, junto con una colección de los tesoros hallados en la tumba.

“El ataúd ha sufrido muchos daños, incluidas grietas en las capas doradas de yeso, y en general en todas las capas doradas”, declaró Eissa Zidan, responsable del departamento de restauración en el Gran Museo Egipcio. 

Con el objetivo de recuperar el maltrecho sector turístico egipcio, el Gobierno intenta darle impulso a la Egiptología. En enero, los expertos del Ministerio de Antigüedades completaron la restauración de la tumba del Tutankamón, en Luxor, una tarea que demandó 10 años de trabajos. Y ahora van por el sarcófago.

Días atrás el Gobierno de Egipto le pidió a Interpol ayuda para recuperar un busto de Tutankamón de más de 3.000 años de antigüedad adquirido recientemente en una subasta por más de 4,7 millones de libras esterlinas —5,2 millones de euros— por un comprador secreto.

 A pesar de las quejas de El Cairo, la casa de subastas Christie's realizó la venta luego de informar que había realizado un exhaustivo proceso de investigación para comprobar que la estatua había sido extraída de Egipto legalmente.

Tradicionalmente se ha dicho que la tumba, KV62, o sea la de Tutankamon fue encontrada en el Valle de los Reyes el 04/11/1922 por el británico Howard Carter, su hallazgo fue realmente realizado por Husein Abdel Rasul, un niño de 10 años que llevaba agua a los miembros de la expedición y que encontró el primer escalón de la tumba de manera fortuita.

El tamaño relativamente pequeño de su tumba (KV62) sedimentada a través de los años fue la razón de que no fuera descubierta antes. 

La fama actual de Tutankamón no se debe a los acontecimientos de su reinado, que fue breve e intrascendente sino al tardío descubrimiento de su tumba real, la única encontrada con su ajuar funerario -variado, numeroso, bien conservado y prácticamente intacto-. 

La expedición dirigida por Howard Carter fue financiada por lord Carnarvon. 

A Carter le llevó casi una década inventariar todo el material encontrado. 

Su trabajo permitió conocer muchos aspectos de la vida del Antiguo Egipto.

28 faraones fueron enterrados durante 420 años en el Valle de los Reyes y Theodore Davis, peinando el valle había encontrado unas 30 tumbas entre 1902 y 1914. Sin embargo, desde que Davis descubriera en 1907 fragmentos de objetos con el sello de Tutankamón, Howard Carter estaba convencido de que la tumba del rey niño debía hallarse dentro de un triángulo de una hectárea entre las tumbas de Ramsés II, Merenpath y Ramsés VI. 

Al nacer, en 1345 a. C., se le asignó el nombre de Tut-anj-Atón, que luego cambió a Tut-anj-Amón, cuando se abandonó el culto al dios Atón y el monoteísmo que impulsó el faraón Akenatón, porque la moda teológica provocó un regreso del viejo panteón egipcio, en el que prevalecían los dioses Amón, Osiris y Ptah

El joven faraón murió hacia el 1327 a. C., con 19 años de edad, tras haber reinado 9 años y sin haber consolidado su poder. Su prematura muerte dejó una cierta inestabilidad en Egipto, ya que era el último miembro varón de la dinastía XVIII. 

Según el egiptólogo egipcio Zahi Hawass, Tutankamón falleció lejos de los centros de momificación, lo que precipitó la prematura descomposición del cadáver y complicó el proceso de momificación.

Durante el reinado de Tutankamón hubo en el país una epidemia de malaria que causó una elevada mortalidad, y, como en la tumba se encontraron medicamentos contra la fiebre, se sospecha que murió víctima de esa enfermedad. 

Un estudio de ADN publicado en 2010 reveló que él murió con el sistema óseo debilitado, lo cual, al ser víctima de una malaria severa, le habría provocado la muerte.

Su nombre fue escrito como Amón-tut-anj, debido a la costumbre de los escribas de poner el nombre del dios al principio de la frase para honrarle.

Durante su corto reinado se creía que el poder estuvo en manos del administrador Ay y el general Horemheb, pero en los últimos años, según las investigaciones, se ha puesto en escena a un joven faraón mucho más independiente e influyente de lo imaginado en el pasado.