Leído

China paga su posición de potencia tecnológica con vidas humanas

Lun, 01/02/2021 - 4:25pm
Enviado en:
Por Urgente24

Ser un gigante tecnológico no sólo tiene sus beneficios sino, también, sus costos. En el caso del país asiático, los mismo se reflejan en la pérdida de vidas humanas producto de un ambiente laboral tóxico, con jornadas laborales insanas y, en algunos casos, salarios muy bajos.

42226c31952aab16d5d7486fea814d2e.jpg
Contenido

No es noticia nueva que China es una potencia tecnológica a nivel mundial. Pero, ocupar este puesto, así como tiene sus beneficios, también tiene sus costos; los cuales se ven reflejados en las pérdidas de vidas humanas. A esto se le suma el contexto actual de pandemia en el que vivimos, durante el cual las empresas tecnológicas se beneficiaron a gran escala del aumento de la demanda de comercio electrónico y entrega de alimentos. Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, en los primeros 11 meses de 2020, el comercio minorista en línea representó el 30% de las ventas totales. 

De acuerdo con un artículo del periódico estadounidense The New York Times, "las muertes de los trabajadores ponen a las grandes empresas tecnológicas de China bajo el escrutinio". El tóxico clima laboral de las compañías han llevado que muchas personas opten por quitarse la vida, ya que no resisten las presiones laborales a las que se las someten. 

"Si bien muchos celebraron la actitud de crecimiento a toda costa como motor de desarrollo de China, los empleados jóvenes se quejan cada vez más del coste que supone para su salud y sus relaciones personales", explica el diario. En las últimas semanas, Pinduoduo Inc., una empresa de comercio electrónico que creció rápidamente en los últimos años, ha estado en el ojo de la tormenta tras las duras críticas que recibió debido al suicidio de dos de sus trabajadores de 20 años. 

El descontento por las condiciones laborales en China explotó en 2019, cuando los trabajadores tecnológicos de base organizaron una protesta en línea contra lo que se conoce como la cultura "996", en donde los días de trabajo van desde las 9 a.m. hasta las 9 p.m., seis días a la semana. Además, los trabajadores instaron a que la gente tome conciencia de la ley laboral de China, en donde se prohíben las jornadas laborales que superen las 8hs sin pago de horas extras. Sin embargo, los empresas se escudan sosteniendo que las largas jornadas son voluntarias. Las autoridades, obviamente, censuraron el debate. 

Aunque el mismo volvió a estallar, según el Global Times, un periódico oficialista chino, las horas extras en las jornadas laborales son muy difíciles de eliminar, ya que son extremadamente necesarias en el sector tecnológico de la información. En suma, los salarios por pedido de los repartidores, por ejemplo, ha disminuido en los últimos años. 

Además de los bajos salarios, según explica Jenny Chan, profesor adjunta de sociología en la Universidad Politécnica de Hong Kong, al periódico The Wall Street Journal, las aplicaciones de reparto cargan sobre los trabajadores una presión laboral producto de los algoritmos que los penalizan en caso de ser más lentos o recibir menos de 5 estrellas debido de las críticas de los clientes.

En los últimos meses, las autoridades chinas pusieron en marcha una investigación antimonopolio sobre las prácticas comerciales de Alibaba, y han convocado a ejecutivos de gigantes tecnológicos, entre ellos Pinduoduo, para hablar de sus prácticas comerciales. 

El caso de France Telecom.

Lo que actualmente está sucediendo en China, ya pasó anteriormente en Francia. El caso de France Telecom, un antiguo monopolio telefónico francés, es visto por muchos como uno de los ejemplos más claros del daño que un ambiente laboral tóxico puede provocar en la vida de las personas.

France Telecom fue privatizada en 2004, la compañía que recibieron los nuevos dueños estaba cargada de deudas y muchos empleados que lograron mantener su puesto y a los que no se los podía despedir. 

Según el presidente y director general de la firma, Didier Lombard, como consecuencia, la decisión que se tomó por parte de los directivos fue la de recortar 22 mil empleados bajo la categoría de "salidas naturales", es decir, voluntarias.

Según cuenta la BBC, los empleados que la compañía no quería fueron hostigados de tal manera, que 35 de ellos se terminaron suicidando. Los suicidios tuvieron lugar desde 2007 hasta 2009, y la empresa siempre negó tener responsabilidad. Sin embargo, su nombre aparecía en muchas cartas de despedidas y muchos empleados se quitaron la vida en sus instalaciones. 

Finalmente, algunos de sus exdirectivos han sido condenados a penas de prisión y multas por “acoso moral”.