Leído

Nipah, el virus que podría convertirse en otra pandemia

Vie, 15/01/2021 - 4:42pm
Enviado en:
Por Urgente24

Surgido hace 22 años, el Nipah -transmitidos por ciertos murciélagos- es más mortífero que el Covid-19 y amenaza a la humanidad por un rebrote de la enfermedad que se ha dado en los últimos años en Asia. Qué dice la OMS.

ac801cdcc0e934e1681287c624786e52.jpg
Contenido

El virus Nipah (VNi) podría convertirse en la próxima pandemia, según advierten científicos. Se trata de un virus surgido hace 22 años en Asia, transmitido por murciélagos, que registró un rebrote en los últimos años.

Supaporn Wacharapluesadee, una experta cazadora de virus que detectó el primer caso de Covid-19 fuera de China, advirtió sobre un nuevo microbio con potencial pandémico proveniente de los murciélagos que tiene una tasa de mortalidad entre el 40 y 75%.

Predict, un proyecto mundial para detectar y detener enfermedades que pueden pasar de animales a humanos, advirtió sobre este nuevo virus proveniente de murciélagos frugívoros llamado Nipah.

“Supone una gran preocupación porque no hay tratamiento y este virus tiene una alta tasa de mortalidad”, dijo Supaporn Wacharapluesadee, según publicó la BBC. La científica es además líder del Centro de Ciencias de la Salud y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Cruz Roja Tailandesa en Bangkok, y ha formad parte durante los últimos 10 años del proyecto Predict.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha tomado nota de este virus. Como cada año, la OMS revisa la larga lista de patógenos que podrían causar una emergencia de salud pública para decidir cómo priorizar sus fondos de investigación y desarrollo. Se enfocan en aquellos que presentan el mayor riesgo para la salud humana, que tienen potencial epidémico y para los que no existen vacunas. El virus Nipah, está entre los 10 primeros y su tasa de mortalidad varía entre el 40% y el 75%, dependiendo de dónde ocurra el brote.

Una de las razones de por qué el virus Nipah es tan severo radica en su largo período de incubación, que puede llegar hasta los 45 días, lo que significa que existen muchas posibilidades de que un animal o persona infectada, sin saber que está enferma, lo propague.

Además, puede infectar a una amplia gama de animales, lo que aumenta la posibilidad de que se extienda y se contagie por contacto directo o consumiendo alimentos contaminados.

Alguien infectado puede experimentar síntomas respiratorios que incluyen tos, dolor de garganta, dolores, fatiga, y encefalitis, una inflamación del cerebro que puede causar convulsiones y la muerte. Al igual que el Covid-19, el contagio es posible en cualquier lugar.

Donde sea que los humanos y los murciélagos frugívoros estén cerca, se considera un intercambio de alto riesgo. Por ejemplo, en el mercado de Battambang, en Camboya, donde en los árboles hay miles de murciélagos que comen fruta, defecando y orinando sobre cualquier cosa que pase por debajo de ellos.

Los expertos aseguran que este tipo de exposición podría hacer que el virus mute, lo que podría causar una pandemia.

De 2013 a 2016, Vaesna Duong, colega y colaboradora de Wacharapluesadee, lanzó un programa de rastreo con GPS para comprender más sobre estos murciélagos y el virus Nipah en Bangladesh e India. Gracias a esto se descubrió que en 11 brotes diferentes en Bangladesh entre 2001 y 2011, se detectaron 196 personas infectadas, de las cuales 150 murieron.

De acuerdo con la OMS, esta enfermedad respiratoria podría costar más vidas de las que se han perdido por el coronavirus. La infección por el virus Nipah  es una nueva zoonosis emergente que causa cuadros graves tanto en animales como en el ser humano. El huésped natural del virus es el murciélago frutero de la familia Pteropodidae, género Pteropus.

El VNi se detectó por vez primera durante un brote de la enfermedad que se declaró en Kampung Sungai Nipah, Malasia, en 1998. En esta ocasión el huésped intermediario fue el cerdo. Sin embargo, en brotes posteriores de VNi no hubo huésped intermediario

En Bangladesh, en 2004, las personas afectadas contrajeron la infección tras consumir savia de palma datilera contaminada por murciélagos fruteros infectados. También se ha documentado la transmisión entre personas, incluso en un entorno hospitalario en la India.

Hasta el momento no hay una cura para esta enfermedad y desde hace unos años ha presentado varios brotes anuales. No hay ninguna vacuna para el hombre o los animales. La atención de sostén intensiva constituye la principal forma de tratamiento en los casos humanos.

La propagación de estos patógenos [zoonóticos] y el riesgo de transmisión se aceleran con los cambios en el uso de la tierra como la deforestación, la urbanización y la intensificación agrícola”, escriben los autores Rebekah J. White y Orly Razgour en un informe de 2020 de la Universidad de Exeter sobre enfermedades zoonóticas emergentes.

El 60% de la población mundial ya vive en las regiones de Asia y el Pacífico, y todavía se está produciendo una rápida urbanización. Según el Banco Mundial, casi 200 millones de personas se trasladaron a áreas urbanas en Asia Oriental entre los años 2000 y 2010.

Además, según el National Geographic, las enfermedades que pueden transmitirse entre animales y seres humanos, ocurren desde siempre, sin embargo, están sucediendo con más frecuencia debido a que el mundo se mueve más rápido. Es decir, un virus que brote hoy en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, puede estar mañana en Londres y dos días después en Nueva York.