FOCO Emmanuel Macron > McKinsey > reelección

UN ASUNTO COMPLICADO

McKinsey complica la reelección de Emmanuel Macron

Mientras el presidente Emmanuel Macron realizó su 1er. gran mitin por la reelección pero su campaña se ha topado con un obstáculo: la consultora McKinsey.

El presidente francés, Emmanuel Macron, realizó su primer gran mitin el sábado 02/04 en su carrera por la reelección, prometiendo a los franceses más “ progreso” y “solidaridad” en los próximos 5 años, pero su campaña se ha topado con un bache: “el asunto McKinsey, en honor a una empresa de consultoría estadounidense contratada para asesorar al gobierno francés sobre su campaña de vacunación contra el COVID-19 y otras políticas.

Un nuevo informe del Senado francés, dominado por la oposición, cuestiona el uso de consultores privados por parte del gobierno y acusa a McKinsey de evasión de impuestos. El tema permitió cerrar grietas a los rivales de Macron para elecciones presidenciales del 10/04 en Francia.

Macron, un centrista que intenta liderar los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la guerra en Ucrania, tenía una cómoda ventaja en las encuestas sobre la líder de extrema derecha, Marine Le Pen, y otros rivales. Pero ahora algunos dicen que ha perdido ventaja a causa de las críticas por el uso liberal de dinero público para contratar firmas de consultoría privadas, por ejemplo McKinsey: el comité de investigación del Senado reveó que el gasto estatal en empresas de consultoría se había disparado a más de 1.000 millones de euros bajo la supervisión de Macron.

En tanto, el Presidente le habló en su movilización a quien hoy descubre que “todo su salario se destina a la nafta, las facturas, el alquiler”, porque la guerra en Ucrania está aumentando los precios de los alimentos y la energía,

Macron prometió

  • permitir que las empresas otorguen antes del verano un bono libre de impuestos a los empleados de hasta 6.000 euros;
  • aumentar la pensión mínima a 1.100 euros al mes para aquellos que han trabajado a tiempo completo, frente a los 700 euros actuales;
  • la edad de jubilación deberá elevarse progresivamente de 62 a 65 años para financiar el plan.

Los simpatizantes le dieron la bienvenida coreando “¡Uno, dos, cinco años más!” y ondeando la bandera tricolor francesa. Pero el tema McKinsey estuvo 'en el ambiente'.

macron.jpg
Emmanuel Macron no quiere hablar de McKinsey.

Emmanuel Macron no quiere hablar de McKinsey.

La consultora

El uso de consultores privados surgió como un 'tema sorpresa' en la campaña, ya que los opositores de Macron acusan a su administración de gastar generosamente el dinero de los contribuyentes en firmas internacionales que pagan pocos o ningún impuesto en el país.

Aunque el uso de consultores privados por parte del gobierno es común en otros lugares, la práctica es vista con recelo en Francia, donde se espera que un servicio civil doméstico de élite maneje los asuntos públicos.

Si bien Macron sigue siendo el gran favorito para ganar un nuevo mandato , las críticas surgen cuando las encuestas sugieren que la votación puede ser más reñida de lo esperado.

Los opositores a Macron han ideado una táctica para irritarl: cada idea le preguntan por McKinsey.

“No tenemos nada que esconder”, dijo en rueda de prensa la ministra de Transformación y Servicios Públicos, Amélie de Montchalin, junto al ministro de Presupuesto, Olivier Dussopt, quien dijo que el debate sobre el uso de las consultorías se había convertido en objeto de “explotación política” y “cruda manipulación."

Ambos se referían a un debate nacional provocado por un informe parlamentario publicado por legisladores de la oposición a principios de marzo, el mismo día en que Macron presentó su plataforma política, y 1 año después de que la web POLITICO informara que el gobierno francés había contratado a la consultora líder McKinsey para ayudar en el lanzamiento de la vacuna contra el nuevo coronavirus.

Después de una investigación de 4 meses, los senadores descubrieron que el gobierno de Macron y las administraciones públicas francesas han firmado contratos por valor de al menos 2.400 millones de euros con firmas de consultoría desde 2018 para trabajar en temas que van desde la reforma de las pensiones hasta la transformación digital, y que el uso de consultorías se ha disparado durante su mandato de 5 años.

Los legisladores también dijeron que McKinsey no pagó impuestos corporativos en Francia durante al menos 10 años, una acusación que la firma niega.

A medida que el coro de críticas se hizo más fuerte, el hashtag #McKinseyGate se difundió en las redes sociales, y Macron y sus ministros tuvieron que reaccionar.

macron le pen.jpg
Emmanuel Macron y Marine Le Pen.

Emmanuel Macron y Marine Le Pen.

El asunto

El Presidente dijo que se habían respetado las normas de contratación pública. Los críticos hacen que parezca que "hay negocios turbios, pero ese no es el caso", dijo. Él desafió a sus adversarios a "llegar a los tribunales" a dilucidar si había "evidencia de manipulación [de las reglas]". Su irritable respuesta recordó su reacción durante una crisis anterior que involucró a un exasistente de seguridad cuando Macron desafió a sus detractores a "ir por él" si se atrevían.

Esta reacción fue interpretada como demasiado defensiva, incluso entre los partidarios de Macron que temen que el 'asunto McKinsey' llegue para quedarse, especialmente en un país que se enorgullece de la excelencia de sus servicios públicos y tiene una larga tradición de escepticismo hacia cualquier intervención del sector privado en asuntos de Estado, en especial si se trata de una empresa estadounidense.

Ha sido apodado “el asunto McKinsey”. El objetivo es movilizar a los rivales de Macron y perseguirlo en las paradas de campaña antes de la primera vuelta electoral.

Sus partidarios esperan que pueda acelerar su campaña y ahogar a sus detractores. Así se llegó al mitin del sábado 02/04 en un gran estadio al oeste de París.

El Senado francés, donde los conservadores de la oposición tienen mayoría, publicó un informe en marzo que investiga el uso de firmas de consultoría privadas por parte del gobierno. El gasto estatal en tales contratos se ha duplicado en los últimos 3 años a pesar de los resultados mixtos, y advirtió que podrían generar conflictos de intereses. Docenas de empresas privadas están involucradas en las actividades de consultoría, incluidos gigantes como la multinacional irlandesa Accenture y el grupo francés Capgemini.

Lo más contundente es que McKinsey no ha pagado impuestos sobre las ganancias corporativas en Francia desde al menos 2011, sino que utilizó un sistema de "optimización fiscal" a través de su empresa matriz con sede en Delaware, USA (Joe Biden fue senador por Delaware).

McKinsey emitió un comunicado diciendo que "respeta las normas fiscales francesas que se le aplican" y defendiendo su trabajo en Francia, pero no dio más detalles.

putin macron.jpg
Emmanuel Macron visitando a Vladímir Putin.

Emmanuel Macron visitando a Vladímir Putin.

La denuncia

El informe del Senado encontró que tales empresas obtienen menores ingresos en Francia que en Gran Bretaña o Alemania, y señaló que el gasto en consultores externos fue mayor con el expresidente conservador Nicolas Sarkozy que con Macron.

El ministro de Presupuesto, Olivier Dussopt, dijo que el dinero estatal gastado en McKinsey fue aproximadamente el 0,3% de lo que el gobierno gastó en salarios de servidores públicos en 2021, y que McKinsey ganó solo una pequeña fracción de eso. Acusó a los rivales de campaña de inflar el asunto para aumentar sus propios índices de audiencia.

“No tenemos nada que ocultar”, dijo Amelie Montchalin, la ministra de Servicio Público del gobierno.

Sin embargo, el asunto está lastimando a Macron.

Macron, un exbanquero de inversiones que alguna vez fue acusado de ser el “Presidente de los ricos”, vio cómo sus índices de audiencia repuntaban cuando su gobierno gastó masivamente para proteger a los trabajadores y las empresas al principio de la pandemia, prometiendo hacer “lo que sea necesario” para amortiguar el golpe. Pero sus rivales dicen que el caso McKinsey reaviva las preocupaciones de que Macron y su gobierno están en deuda con intereses privados y no están al tanto de las preocupaciones de los votantes comunes.

Dondequiera que va Macron ahora, le preguntan al respecto.

“La campaña debería tratar sobre el poder adquisitivo, cómo resolver los problemas de seguridad, cómo poner fin a la guerra (en Ucrania)”, dijo a los votantes. “No lo hagas sobre un tema falso”.

En un programa de entrevistas él dijo, a la defensiva: “Si hay pruebas de manipulación, que lo lleven a los tribunales”.

Una mujer que perdió a su padre por el COVID-19 presentó una demanda es acusando a McKinsey y otras empresas consultoras de malversar dinero público cuando fueron contratadas para asesorar al gobierno sobre el suministro de mascarillas y vacunas. Julie Grasset ahora dirige un grupo de apoyo para personas que perdieron a seres queridos en la pandemia.

“Es un tema serio. Estamos hablando de salud pública”, dijo Grasset a The Associated Press.

La oficina del fiscal financiero no hizo comentarios. Los fiscales podrían tardar semanas en decidir si aceptan el caso, uno de varios que Grasset y otros han presentado relacionados con el manejo de la pandemia por parte del gobierno.

-----------------

Otras noticias de Urgente24:

Hegemonía del dólar y petrodólar: Pánico en Wall Street por el fantasma de la libra

El Movimiento Evita gana espacio en el Gobierno (y caja)

Semana 360: Juntos por el Cambio, agrietado y confundido

Jefes de noticias, Rusia y Ucrania: la gente no es estúpida

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario