ALEMANIA 1923

Maldita hiper: 47.500 marcos por US$ 1

Cuando la 1ra. Guerra Mundial comenzó el 31/07/1914, el Reichsbank suspendió la convertibilidad de la moneda en oro, para empezar a emitir grandes cantidades de papel-moneda. Al término de la contienda, su financiación había costado al Reich 185.000 millones de marcos, que debían duplicarse porque el marco se vendía ya a la mitad de su valor anterior. De estos 185.000 millones, la recaudación sólo cubrió 38.000 millones, empréstitos bancarios cubrieron 97.000 millones, y la emisión de bonos el 27% restante. En 1918 el Reichsbank reconocía una deuda flotante de 49.000 millones, y una acumulada de 96.000 millones, mientras que el circulante había saltado de 2.900 millones a 18.600 millones. Algo raro se estaba incubando. Además, Alemania aumentó su gasto público por su política social sin aumentar los impuestos. Y por si faltara algo, los pagos indemnizatorios del Tratado de Versalles. A principios de 1922 los precios aumentaron 70%, y los salarios 60%. Cuando Alemania icurrió en retrasos en el pago de las reparaciones, la Francia de Raymond Poincaré ocupó el Ruhr y la tensión se multiplicó. En octubre de 1923, la recaudación cubría el 1% de los ingresos gubernamentales y el 99% era emisión.

"(...) Los historiadores de este período comentan que una casa cuyo valor en marcos costaba billones se podía comprar por 22 dólares. Una tajada de pan valía 10 millones, una entrada al teatro, 100 millones. Había una sensación de locura en el aire; una locura que se reflejaba en el ruidodo jazz de la época, en los versos, en las mordaces caricaturas de la revista Simplicissimus y en las revistas satíricas. Parecía haber más prosperidad en el ambiente; pero como un par de zapatos costaba 800 millones de marcos, nadie se sentía completamente cuerdo. (...)".
Ramón Illán Bacca,
"Crónicas casi históricas"
(A propósito de la novela "El Obelisco Negro", de Erich María Remarque).


El Tratado de Versalles fue ruinoso para la paz, no sólo para Alemania. Y, por sus resultados a mediano y largo plazo, gravoso hasta para los teóricos ganadores. No solamente colaboró a crear las condiciones para el arribo al poder de Adolfo Hitler y su Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (en alemán, Nationalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei) sino que provocó violentas transferencias de riquezas que quebraron la necesaria estabilidad de posguerra.

Las exageradas sanciones que Francia, Reino Unido y USA le impusieron a Alemania carecían de sentido y le concedieron una legitimidad de arranque a todo lo que vino después. Pero antes ocurrió la hiperinflación.

La República de Weimar, o sea Alemania entre 1919 y 1933 -denominación atribuida a la ciudad donde se reunió la Asamblea Nacional constituyente que proclamó la nueva Constitución, aprobada el 31/07/1919 y entró en vigor el 11/08/1919- sufrió la 4ta. hiperinflación más agresiva de todos los tiempos, únicamente por detrás de:

> Yugoslavia, 1992, que en enero de 1994 fue de 313.000%;
> Zimbabue, 2007, inflación diaria de 98%;
> Hungría, 1945, con precios que se duplicaban cada 15 horas hasta una inflación diaria era de 207%.

Alemania entre 1919 - 1931

Hiperinflación en Alemania

En ese ranking, la hiperinflación de Argentina -mayo de 1989 y marzo de 1990-, ocupa el puesto N°27: inflación diaria de 3,69%, duplicándose cada 19 días.

En la República de Weimar, los billetes podían acabar en manos de los niños.Pero en la República de Weimar los billetes también podían terminar en la basura.

La principal causa fue un incremento rápido y masivo de la cantidad de dinero en el mercado, muy superior a la producción de bienes y servicios, desequilibrando la oferta y la demanda de circulante, acompañada de una completa pérdida de confianza en la moneda propia.

En el caso de la República de Weimar no había forma de pagar la deuda establecida por el Tratado de Versalles. Los banqueros internacionales confiscaron el marco alemán que tenía respaldo en oro y a Alemania no le quedó más remedio, para asumir su gasto corriente, que comenzar a financiarse imprimiendo papel moneda (el Papiermark) sin control y sin respaldo.

La abundancia de dinero en circulación provocó que los precios se dispararan y el marco se desplomara frente al dólar y el oro. Era un círculo vicioso entre devaluación y emisión de dinero, a mayor devaluación mayor impresión de dinero.

Alemania debía lidiar con las inmensas reparaciones de guerra, la especulación monetaria internacional, la carencia de productos básicos, el desequilibrio en la balanza de pagos, la anarquía institucional, los problemas sociales, el desempleo, el desequilibrio presupuestario y la enorme población extranjera a la que el Estado debía proporcionarle servicios públicos similares a los de sus nacionales.

Al comenzar la 1ra. Guerra Mundial, la moneda de 20 marcos valía US$ 4,76, pero al terminar la guerra nadie tenía oro, sólo papel moneda. El marco pasó, de 47.500 marcos por US$ 1 el 01/02/1923 a 4.200.000.000.000 marcos por US$ 1 el 20/11/1923.

El Reichbank imprimió el día 25/10/1923, la cantidad de 120.000.000.000.000.000.000.000 (120.000 trillones) de marcos en billetes, para atender la demanda del mercado hiperinflacionario.

La República de Weimar

A partir de mediados de 1923, la inflación multiplicó los precios 100 veces y los alimentos se multiplicaron por 135. A partir de noviembre de 1923, los precios aumentaron entre 1 millón y 1.000 millones de veces. Hubo que emitir billetes y sellos de millones de marcos. Esto contribuyó notablemente al desprestigio del sistema democrático y al empobrecimiento de los alemanes.

Para cualquier compra había que llevar carretillas de billetes que, de demorarse, dejaban de tener valor y podía ser un juguete para los chicos. Los trabajos permitían a sus empleados 1 hora de la jornada para ir a hacer las compras necesarias para su hogar, ya que si esperaban hasta finalizar el horario laboral, el precio sería otro.

En noviembre de 1923, Hjalmar Schacht, nuevo presidente del Banco Central, el Reichsbank, creó un nuevo mecanismo de emisión, el Rentenmark, y luego una nueva moneda, el Reichsmark, sustentado no en oro sino apoyada en las tierras agrícolas y las propiedades de la industria alemana.

Con el fin de estabilizar la economía y suavizar la transición entre una moneda y otra, el Papiermark no fue sustituido directamente por el Reichsmark, sino por el Rentenmark.

El Reichsmark (Marco Imperial) fue la moneda oficial utilizada en Alemania desde 1924 hasta el 20/06/1948. Fue reemplazada por el marco alemán en la República Federal de Alemania y por el marco de la Democrática Alemana.

El cambio entre el antiguo Papiermark y el Reichsmark fue de 1.000.000.000.000 a 1.

El Rentenmark (Marco Seguro) fue la moneda emitida por el gobierno para parar la hiperinflación. Fue subdividido en 100 Rentenpfennig.

Hacer pagar a Alemania

La nueva moneda fue un éxito durante 10 años, y el marco volvió a cotizarse a la misma tasa que tenía antes de la 1ra. Guerra Mundial: 4 marcos por US$ 1. La hiperinflación terminó desde el mismo momento en que la nueva moneda entró en circulación.

Sin embargo hacia 1930 la crisis económica volvió a aparecer en Alemania como consecuencia directa de la Gran Depresión de 1929 en USA, y llegó acompañada por el desempleo, que se convirtió en el mayor problema político, económico y social en Alemania y en el resto de Europa. Fue entonces cuando ocurrió el famoso ascenso del Adolfo Hitler al poder.

Hitler designó a Hjalmar Schacht, presidente del Banco Central, también ministro de Economía encargado del plan de recuperación.

En 2017 Alemania, la economía más consolidada de Europa y la N°4 del mundo, ofrece una inflación media de 1,74%: siempre es posible recuperar lo perdido.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario