MUNDO Nancy Pelosi > violencia > EEUU

Hecho violento

Intentaron quebrarle las piernas a Nancy Pelosi en su casa de California

David DePape es el acusado de hallanar y golpear con un martillo al esposo de la Presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU en su vivienda de California.

El acusado de atacar con un martillo al marido de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi,declaró ante la policía que su plan principal era retener a la líder demócrata como rehén y “romperle las rodillas” para hacerles llegar un mensaje mafioso al resto de los miembros del congreso haciéndoles saber que había “consecuencias en las acciones”, según informaron los oficiales este lunes.

Las autoridades expresaron que David DePape, de 42 años, que llevaba bridas, cinta adhesiva y una soga en una mochila, irrumpió en la casa de la pareja en San Francisco la madrugada del viernes, subió a la planta alta donde dormía Paul Pelosi, de 82 años, y le exigió hablar con “Nancy”.

Esta casa y la propia portavoz eran objetivos específicos”, expresó la fiscal del distrito de San Francisco, Brooke Jenkins, en una rueda de prensa llevada a cabo el lunes por la noche en la que expuso los cargos estatales contra David DePape, entre ellos uno fue por intento de asesinato. Sin más preámbulos la fiscal comentó además “esto tuvo una motivación política”. Rogó al público que “vigilemos las palabras que decimos y bajemos el volumen de nuestra retórica política”.

Según las conclusiones de los investigadores creen que el sospechoso llevó a cabo una investigación de la zona y de la rutina de las víctimas, todo planificado con antelación para atacar a Pelosi, dijo Jenkins en una entrevista con The Associated Press.Esto no fue algo que hizo de forma improvisada”.

Las autoridades evidenciaron los hechos de DePape destrozó una puerta de cristal que se encontraba en la parte trasera de la vivienda con un martillo, seguido a eso fue al dormitorio que estaba en la planta alta de la casa y le exigió a Paul Pelosi que se despertara, quien claramente se hallaba sorprendido y temerario ante tal hecho. Cuando Paul le dijo al extraño que su esposa no se hallaba en casa, DePape le dijo que podía esperarla y se mantuvo firme con su respuesta incluso cuando se le informó que Nancy estaría ausente por varios días. Fue allí cuando el asaltante sacó unas bridas y ató a Pelosi, según la denuncia.

Por otro lado DePape le confesó a los investigadores que su intención era hablar con la presidenta Pelosi y que la percibía como la “líder de la manada de mentiras del Partido Demócrata”, según la denuncia de ocho páginas. “Si ella le decía a DePape la ‘verdad’, él la dejaría ir y si ella ‘mentía’, él le iba a romper las rodillas”, alega la denuncia.

nancy.jpg

“Al romperle las rótulas a Nancy, tendría que ser llevada en silla de ruedas al Congreso, lo que demostraría a otros miembros del Congreso que las acciones tenían consecuencias”, dijo DePape a los investigadores según el reporte.

La denuncia federal alega que DePape expresó que quería “utilizar a Nancy para atraer” a otra persona, pero no dio detalles de tal plan. Luego de que el intruso se enfrentara a Paul Pelosi en el dormitorio de la casa, éste trató de llegar a un ascensor del lugar para alcanzar un teléfono, pero DePape le impidió el paso, alegó Jenkis. Pelosi le dijo entonces al asaltante que tenía que ir al baño, lo que le permitió llegar a su teléfono móvil y llamar al 911, según las autoridades.

La policía fue enviada a la casa en el exclusivo barrio de Pacific Heights alrededor de las 2:20 de la madrugada del viernes. Llegaron dos minutos más tarde y vieron a los dos hombres luchando por un martillo, y luego DePape golpeó a Pelosi al menos una vez antes de ser abordado por los agentes, dijo Jenkins. Las imágenes de las cámaras corporales de la policía “muestran el ataque en sí”. La policía encontró más tarde un segundo martillo, junto con una soga, cinta adhesiva y un diario en la mochila de DePape.

DePape explicó a los investigadores que no se fue a pesar de que sabía que Paul Pelosi había llamado al 911 porque “al igual que los padres fundadores de Estados Unidos con los británicos, estaba luchando contra la tiranía sin la opción de rendirse”, dijo la declaración jurada.

En un comunicado a última hora del lunes, la presidenta Pelosi dijo que su familia estaba “muy agradecida” por los “miles de mensajes que transmiten preocupación, oraciones y cálidos deseos.” Su marido fue operado de una fractura de cráneo y otras lesiones tras el ataque. Informó que estaba haciendo “progresos constantes en lo que será un largo proceso de recuperación”.

DePape.jpg

Además de los cargos estatales, DePape también fue acusado el lunes en un tribunal federal de influir, obstaculizar o tomar represalias contra un funcionario federal amenazando o lesionando a un familiar. También se enfrenta a un cargo de intento de secuestro de un funcionario de Estados Unidos por sus funciones oficiales.

No se ha designado un abogado para DePape. Está previsto que sea procesado el martes por los cargos estatales, y los fiscales pedirán que permanezca en prisión sin fianza. En la ambulancia del hospital, Paul Pelosi dijo a la policía que nunca había visto a DePape, según la denuncia. Y Jenkins dijo el domingo: “No tenemos nada que sugiera que estos dos hombres se conocían antes de este incidente”.

Datos que dejan en vilo a la democracia estadounidense

El ataque fue un eco perturbador de la sublevación del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos, cuando los manifestantes que intentaban anular la derrota electoral de Joe Biden frente a Donald Trump invadieron los pasillos gritando a vivas voces “¿Dónde está Nancy?”.

Son al rededor de 10.000 amenazas contra miembros del Congreso en el último año, la Policía del Capitolio de Estados Unidos le ha sugerido a los legisladores que tomen precauciones. El jefe Tom Manger, que dirige el cuerpo, ha expresado que la amenaza de los atacantes solitarios ha ido creciendo y que la amenaza más importante a la que se enfrenta el cuerpo es el número históricamente alto de amenazas contra los legisladores, miles más que unos años antes.

La golpiza que recibió el marido de la portavoz es uno más de otros ataques y amenazas. En el verano de este año, un hombre que llevaba una pistola, un cuchillo y bridas fue detenido cerca de la casa del juez del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh en Maryland tras amenazar con matarlo. En 2017, el representante republicano Steve Scalise resultó gravemente herido cuando un partidario de Bernie Sanders abrió fuego contra los republicanos en un entrenamiento de béisbol del Congreso.

Más contenidos en Urgente24

El "invento argentino" que atrae a Joe Biden

Santa María vs. Guillermo Francella y cuál es la dirección

La "Mocro Mafia" que tomó Suecia y manchó a Marbella

Golpe de Ucrania en Sebastopol: Rusia deja acuerdo de granos

FUENTE: Infobae

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario