FOCO Mario Terán > Ernesto Guevara > Bolivia

OTRA VEZ 'EL CHE' GUEVARA

Muerte de Mario Terán y derrota cultural del exilio cubano

Derrota del exilio cubano: la Revolución castrista, repleta de errores, la representación del Bien. Inevitable recordarlo ante la muerte de Mario Terán.

Mario Terán Salazar falleció el 10/03/2022, y como suboficial del ejército boliviano ejecutó la tarea que sus jefes, por ejemplo Félix Rodríguez, le ordenaron pero no fueron lo suficientemente audaces para cumplirla: asesinar a sangre fría a Ernesto Guevara, ' el Ché'. Terán era un joven sargento en 1967, en la Compañía A del Regimiento Manchego de Bolivia.

El 8 de octubre de 1967, Guevara se rindió al comandante Gary Prado Salmón tras un tiroteo con soldados bolivianos.

Al arrestar a Guevara, Prado pretendía enviarlo a un consejo de guerra. Sin embargo, el presidente boliviano René Barrientos ordenó su ejecución al día siguiente. A las 11:30 de ese día, Terán entró al salón de la escuela donde Guevara estaba preso y lo mató con varios tiros de su carabina M2.

Las fuentes discrepan sobre los detalles precisos de los eventos de las ejecuciones, incluyendo cómo se seleccionó a Terán para realizar la ejecución.

Algunas fuentes afirman que Terán se ofreció como voluntario para el trabajo. Otras fuentes, incluido el hermano de Guevara, afirman que, en cambio, Terán había sido elegido por sus superiores y que se mostró reacio a dispararle a Guevara.

Las fuentes también discrepan sobre la cantidad de disparos, algunos dicen que Guevara murió en 2 disparos mientras que otros dicen que Terán le disparó 9 veces.

Más tarde se citó a Terán diciendo que este era "el peor momento de su vida".

Después de treinta años de servicio militar, Terán se retiró como suboficial mayor.

Terán vivió el resto de su vida bajo un nombre falso en Santa Cruz de la Sierra. Con su esposa Julia Peralta Salas tuvieron 6 hijos: 2 varones y 4 mujeres.

En 2007, numerosos medios de comunicación informaron que Terán, bajo un nombre falso, había recibido una operación gratuita de extracción de cataratas realizada por médicos cubanos como parte de la Operación Milagro.

Uno de los hijos de Terán le pidió al diario El Deber, de Santa Cruz, que publicara un aviso agradeciendo a los médicos en nombre de Terán.

Luego de que el gobierno cubano supiera lo ocurrido, Granma, el periódico oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó un editorial: "Cuatro décadas después de que Mario Terán intentara destruir un sueño y una idea, el Che vuelve a ganar una batalla más, y continúa en la lucha".

La operación del ojo de Terán se había hecho de conocimiento público 1 semana antes del 40 aniversario de la muerte de Guevara.

Terán falleció en el hospital de la Corporación Militar de Seguridad Social en La Paz, el 10 de marzo de 2022, a la edad de 79 años.

teran2.jpg
Mario Terán detrás del recién asesinado por él, Ernesto Guevara.

Mario Terán detrás del recién asesinado por él, Ernesto Guevara.

La derrota

Los cubanos exiliados en Florida, USA -y en especial en Miami-, odian al 'Ché' y todo lo que representa, y no consiguen explicar ni la permanencia de Guevara como ícono de multitudes ni cómo fue que ellos perdieron la batalla cultural.

Los cubanos de Miami son los malos para la mayoría, no se les reconoce casi ninguna virtud y sus ambiciones respecto de Cuba carecen de legitimidad para la mayoría.

Esa derrota cultural aparece otra vez en forma muy marcada en el editorial del diario El Nuevo Herald, de Miami, vocero del anticastrismo y del antichavismo, a propósito de la muerte de Mario Terán.

Aquí va el texto:

Falleció el soldado boliviano que se ganó la admiración de los exiliados cubanos al ejecutar a Ernesto “Che” Guevara.

Mario Terán, de 80 años, murió esta semana en Bolivia, 55 años después de haberle disparado a Guevara.

Muchos exiliados cubanos en Miami consideran a Terán un héroe por su papel en capturar a Guevara en el campo boliviano y llevarlo ante la justicia.

Sin disculpas, desprecian a Guevara y su imagen en camisetas, publicidad y carteles por el papel que desempeñó en la revolución cubana de 1959 y sus sangrientas secuelas. Tienen buenas razones para odiarlo.

Hoy, siete décadas después de su muerte, cualquier homenaje público a Guevara o a su imagen en el sur de la Florida es recibido con indignación. Y debería serlo. Pero muchos no entienden muy bien por qué.

El exiliado de Miami y ex veterano de Bahía de Cochinos, Félix Rodríguez, recuerda bien a Terán. Él también estuvo allí el día que Terán ejecutó a Guevara.

Enviado por la CIA, Rodríguez fue una de las últimas personas en hablar con Guevara el día de su muerte, el 9 de octubre de 1967. Rodríguez ha escrito un libro y ha sido entrevistado innumerables veces sobre ser uno de los últimos en hablar con el líder rebelde argentino.

El viernes 11/03, en memoria del difunto Terán, Rodríguez recapituló ese día para el Consejo Editorial con la esperanza de explicar el odio de los cubanos hacia Guevara, quien dirigía otra insurrección marxista cuando fue capturado.

guevara.jpg
Torpeza notable de los militares bolivianos y la CIA: Imágenes como ésta sólo agrandaron el mito de Guevara mártir. Así perdieron otra batalla cultural más.

Torpeza notable de los militares bolivianos y la CIA: Imágenes como ésta sólo agrandaron el mito de Guevara mártir. Así perdieron otra batalla cultural más.

El trabajo de Rodríguez era detener a Guevara en una escuela boliviana hasta que los niveles más altos del gobierno boliviano decidieran el destino de Guevara. Aunque él también odiaba a Guevara, Rodríguez le dijo a la Junta que no ignoraba que fue testigo de los últimos minutos de la vida de un hombre. También se recordó a sí mismo cómo este hombre había matado a tantos cubanos.

La decisión finalmente llegó. Como oficial de más alto rango en el lugar, Rodríguez dijo que recibió órdenes que cree que fueron aprobadas por el presidente de Bolivia: matar a Guevara. “Le dije 'lo siento comandante, pero lo van a ejecutar'", dijo Rodríguez.

Guevara dijo: “Nunca debí haber sido capturado”.

Hasta el día de hoy, Rodríguez dice que esas palabras están sujetas a interpretación. Sabe que a los cubanos con el Che les habían dicho que se suicidaran en lugar de rendirse. Guevara dijo dos cosas más, recuerda Rodríguez: “Dile a Fidel que la revolución va a seguir y se va a extender y dile a mi mujer que se vuelva a casar”.

Luego, Guevara le dio una pipa de madera que llevaba a Rodríguez, quien se alejó mientras se realizaba el acto fuera de la escuela, donde se tomaron fotografías.

guevara2.jpg
Ernesto Guevara capturado en Bolivia: nada más inútil que un agente de la CIA y un militar boliviano. Ellos creían que lo ridiculizaban pero estaban construyendo un mito.

Ernesto Guevara capturado en Bolivia: nada más inútil que un agente de la CIA y un militar boliviano. Ellos creían que lo ridiculizaban pero estaban construyendo un mito.

Rodríguez no vio a Terán matar a Guevara, de 39 años, pero después Terán le pidió la pipa a Rodríguez. “Dijo que lo quería como un recuerdo de lo que acababa de hacer. Se lo di, pero me quedé con el tabaco adentro”.

Durante años Terán mantuvo en secreto que él había disparado el tiro fatal. En una entrevista, muchos años después, dijo que matar a Guevara “fue el peor día de su vida”.

Rodríguez nunca ha entendido la glorificación de Guevara, quien injustamente juzgó y asesinó a unos 500 cubanos después de la revolución por apoyar a Fulgencio Batista, o no apoyar a Fidel Castro. Imagínese si, después de una elección presidencial de EE. UU., todos los miembros del partido perdedor fueran detenidos, juzgados y fusilados.

Es por eso que tantos exiliados odian a Guevara y se estremecen ante la explotación comercial de su imagen. Para recordar la crueldad de Guevara, Rodríguez mantiene una historia fresca en su mente. En los primeros días de la revolución, una madre cubana llorosa se presentó en La Cabaña.

Fue a rogarle a Guevara que se apiadara de su hijo, detenido por protestar contra los rebeldes. “Comandante Guevara por favor libere a mi hijo; solo tiene 15 años y no sabe lo que hace. Ha estado retenido durante dos semanas. No he podido dormir desde que lo arrestaron”.

Guevara pidió que le trajeran al adolescente, dijo Rodríguez. La madre pensó que había convencido al líder rebelde. “¡Tu madre dice que no ha podido dormir en dos semanas por tu culpa!”. Guevara sacó su pistola y ejecutó al adolescente frente a su madre y se alejó, sonriendo ante su ingenioso giro.

Para los cubanos exiliados, esa es nuestra visión de Guevara, dijo Rodríguez, no el falso mito de una foto del rebelde con una boina sobre mechones sueltos en la camiseta de una persona joven.

------------------------

Otras notas en Urgente24

Eduardo Feinmann respira pero Longobardi se avecina con CNN

Una low cost declara la guerra a Aerolíneas Argentinas

Generación Zoe: Caruso Lombardi cobraba $ 5 M en Español

El beso de Sergio Massa y Myriam Bregman que se volvió viral

Polémica por "Gestión AFIP" y créditos en pesos

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario