FOCO Kaliningrado > OTAN > Lituania

LITUANIA

Kaliningrado, 1er. acuerdo entre Rusia y la OTAN

Según Reuters, hay un acuerdo Rusia / OTAN & Lituania en marcha para restablecer un corredor a Kaliningrado. Importante si es el 1er. acuerdo desde febrero.

Los funcionarios de la UE / OTAN se inclinan por un acuerdo para desactivar el conflicto entre Vilna (Lituania) y Moscú (Rusia), conocido como Kaliningrado, informó la agencia Reuters.

Luego de fortísimos ciberataques coincidiendo con amenazas considerables de parte del gobierno de Vladimir Putin, a Reuters le informó su 'fuente' que Lituania teme que Rusia pueda usar la fuerza militar para construir un corredor terrestre a través de su territorio si no se restablece la ruta tradicional para los productos rusos a Kaliningrado, primero a través de Bielorrusia y luego a través de Lituania.

Todos saben de qué habla Vilna: el corredor de Suwalki, un pasillo que une Bielorrusia -donde gobierna Alexandr Lukashenko, firme aliado de Putin- y Kaliningrado.

suwalki.jpg
El 'talón de Aquiles' de la OTAN.

El 'talón de Aquiles' de la OTAN.

El pasillo es doblemente valioso:

  • para Rusia, porque le aporta una conexión importante militar y comercial; y
  • para los países bálticos al norte (Letonia, Lituania, Estonia), porque sin corredor de Suwalki quedarían aislados de la Unión Europea y la OTAN.

Por ese motivo, el corredor de Suwalki es “el talón de Aquiles de la OTAN”.

“Tenemos que enfrentar la verdad, Putin tiene mucha más influencia que nosotros. Nos interesa encontrar un compromiso”, dijo una de las fuentes lituanas a Reuters.

Hay soldados alemanes, de la OTAN, estacionados en Lituania: una escalada en Kaliningrado, expone a Berlín a una confrontación que no quiere. Alemania depende de las importaciones de gas ruso.

Según Reuters, habrá una "solución de compromiso antes del 10/07", quizás la próxima semana.

La UE puede comprometerse a mantener transitable el corredor con la condición de que las cargas de mercaderías incluidas en la lista de sanciones europeas a Rusia, se utilicen en Kaliningrado y no se exporten a través de su puerto.

El 18/06, Lituania detuvo el paso de mercancías sujetas a sanciones, que se transportan en tránsito por ferrocarril desde las regiones de Rusia a la región de Kaliningrado. Las restricciones también se aplican al transporte por carretera.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia denunció que las acciones de Vilna eran ilegales y contrarias a los acuerdos internacionales.

En Lituania se respondió que solamente había "aplicado sanciones de la UE de manera consistente".

Luego, el presidente Gitanas Nauseda dijo que Lituania no haría concesiones.

Ahora se conoció la versión del acuerdo.

Gitanas Nauseda.jpg
Presidentes Gitanas Nauseda y Donald Trump, y sus esposas.

Presidentes Gitanas Nauseda y Donald Trump, y sus esposas.

Background

Cindy Regnier, doctorante en Relaciones Internacionales, Université de Liège (Bélgica), realizó la siguiente descripción para la versión

"El estallido de la guerra en Ucrania y la intensificación de las tensiones entre Rusia, por un lado, y la OTAN, la UE y, más recientemente, Lituania, por otro, han puesto en el punto de mira el exclave ruso de Kaliningrado, situado entre Polonia y Lituania.

A mediados de junio de 2022, el gobierno de Vilna, capital de Lituania, ejecutando las sanciones de la UE, bloqueó el tránsito de carbón, metales y herramientas tecnológicas que abastecen a la región de Kaliningrado (oblast) desde la metrópoli.

Estos bienes resultan la mitad de las importaciones de Kaliningrado.

A partir de diciembre de 2022, el petróleo y el gas también podrían estar bloqueados.

Como resultado de este bloqueo, Kaliningrado ha comenzado a redirigir el tránsito de mercancías sancionadas por mar mientras que Moscú ha anunciado represalias sin especificar su contenido exacto.

En el contexto actual, las declaraciones de Moscú no han dejado de suscitar preocupación entre algunos observadores: ¿podría Kaliningrado convertirse en el escenario de un enfrentamiento directo entre las fuerzas rusas y las de la OTAN? En el contexto actual, las declaraciones de Moscú no han dejado de suscitar preocupación entre algunos observadores: ¿podría Kaliningrado convertirse en el escenario de un enfrentamiento directo entre las fuerzas rusas y las de la OTAN?

El óblast de Kaliningrado es un territorio de 15.100 Km2 que limita con Lituania al noreste, Polonia al sur (ambos miembros de la UE y la OTAN) y el Mar Báltico al noroeste; a 360 km del resto de Rusia.

Kaliningrad5.jpg
Kaliningrado, un lugar estratégico.

Kaliningrado, un lugar estratégico.

Es el único exclave entre las 83 entidades federadas del país (85 incluyendo la República de Crimea y la 'ciudad de importancia federal' de Sebastopol, anexionada en 2014). Con una población de cerca de 11 millón de habitantes, el óblast es el N°50 más poblado de la Federación Rusa.

Herencia de la 2da. Guerra Mundial, este territorio que antes formaba parte de Prusia Oriental fue asignado a la URSS tras la conferencia de Potsdam en 1945.

La zona fue entonces el centro de importantes movimientos de población y fue repoblada por rusoparlantes –en detrimento de las poblaciones germanoparlantes expulsadas hacia Alemania–, hasta el punto de convertirse en la región más soviética del país en los años '80.

Mientras que durante la URSS el oblast se convirtió en una fortaleza militar y se cerró a los países vecinos, más tarde se abrió con Boris Yeltsin para atraer la inversión extranjera.

A principios del siglo 21, la región se consideraba incluso un laboratorio para la cooperación entre la UE y Rusia, sobre todo con el establecimiento de una zona de libre comercio con el estatus de zona económica especial –estatus retirado por Moscú en 2016–.

A pesar de ello, Kaliningrado no se ha integrado bien en el espacio económico del mar Báltico y ha seguido dependiendo en su mayor parte del resto de Rusia, que envía unos 100 trenes de mercancías al exclave a través de Lituania y Bielorrusia cada mes (Lituania no tiene frontera directa con el resto del territorio ruso).

En 2015, las encuestas indicaban que la población de Kaliningrado se identifica mayoritariamente como rusa, y quiere que el oblast sea considerado una región separada de Rusia.

No parece haberse desarrollado un sentimiento específico de independencia en esta región, a pesar de su posición geográfica como exclave y su relativamente reciente vinculación al territorio ruso.

En las elecciones presidenciales de 2018, el oblast votó en un 76% a favor de Vladímir Putin, es decir, en la misma proporción que el conjunto del país (aunque, tal como en el resto de Rusia, el escrutinio se caracterizó por múltiples irregularidades).

Una región altamente militarizada

La zona sigue estando especialmente militarizada, sobre todo con la presencia de una flota rusa en el mar Báltico, aprovechando la presencia estratégica de un puerto sin hielo.

El posicionamiento de misiles tierra-tierra, tierra-aire y antibuque en la región, que podría obstaculizar una posible intervención de la Alianza en el Báltico, también crea tensiones con la OTAN –especialmente desde el despliegue en 2016, reforzado en 2018, de sistemas de misiles balísticos Iskander con una potencial carga nuclear–.

A ello se suman las maniobras militares Zapad (Oeste) organizadas conjuntamente con Bielorrusia cada cuatro años y que simulan un conflicto militar en ese territorio.

Esta militarización del territorio de Kaliningrado, en un contexto marcado por la anexión de Crimea, varias operaciones rusas de desestabilización en el Báltico y, desde febrero de 2022, el ataque a gran escala contra Ucrania, ha provocado un sentimiento de inseguridad en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, todos ellos miembros de la OTAN y vecinos cercanos de Rusia.

Las ciudades de Narva (Estonia) y Daugapvils (Letonia), así como la región de Latgale (Letonia), de mayoría rusa, son descritas a menudo por los medios de comunicación como posibles 'nuevas Crimea', lo que hace temer un ataque ruso con la coartada de proteger a las poblaciones rusoparlantes que viven allí. Las ciudades de Narva (Estonia) y Daugapvils (Letonia), así como la región de Latgale (Letonia), de mayoría rusa, son descritas a menudo por los medios de comunicación como posibles 'nuevas Crimea', lo que hace temer un ataque ruso con la coartada de proteger a las poblaciones rusoparlantes que viven allí.

Tras la guerra en Ucrania, los países bálticos fueron los primeros estados europeos en dejar de importar gas ruso y en anunciar su apoyo a Ucrania.

Para contrarrestar esta inseguridad y marcar la solidaridad atlántica con los Estados bálticos, la OTAN ha desplegado desde 2017 tropas de forma rotativa en el Báltico con “presencia avanzada reforzada” en el flanco oriental de la Alianza.

En 2022, en respuesta a la guerra en Ucrania, los aliados aumentaron individualmente su presencia de tropas, buques y aviones, y la OTAN también mejoró la capacidad de respuesta de su Fuerza de Respuesta, haciendo más rápida su activación en caso de amenaza.

El corredor de Suwaki

La presencia de la OTAN en el Báltico y en Polonia, y el reciente bloqueo lituano al tránsito de mercancías rusas, han reavivado además el temor a una anexión por parte de Rusia del corredor de Suwaki, que conecta Bielorrusia con el territorio de Kaliningrado a lo largo de la frontera entre Lituania y Polonia.

Este corredor de 70 km de longitud ha sido considerado durante mucho tiempo el talón de Aquiles de la OTAN.

El espacio, que consiste en pantanos, 2 carreteras y 1 línea ferroviaria que conecta Polonia con Lituania, representa la distancia más corta entre Bielorrusia y Kaliningrado.

A pesar de los intentos rusos, tras el colapso de la URSS, de asegurar esta zona estableciendo un acuerdo que permitiera la presencia continua de soldados, sólo se firmó un acuerdo más general con Lituania que permitía el tránsito de pasajeros y mercancías con la UE en 2003.

La ocupación del corredor de Suwaki permitiría a Rusia aislar geográficamente a los Estados bálticos del resto de los miembros de la OTAN, al tiempo que se aseguraría el paso, a través de su aliado bielorruso, a su enclave.

Una anexión de este tipo pondría en marcha el artículo 5 de la OTAN, que compromete a sus miembros a prestarse asistencia mutua en caso de que uno de ellos sea atacado.

En la época de la caída de la URSS, Kaliningrado se veía como una oportunidad de cooperación entre la Unión Europea y Rusia, pero hoy su territorio está en el centro de las crecientes tensiones en el continente. La zona se ha convertido en una cuestión estratégica y geopolítica."

-----------------------

Más contenido en Urgente24:

Tras el dólar, C5N desespera y lanza manotazos de ahogado

Enargas contrató tanto personal que no entran en el edificio

Emilio Pérsico tiene "miedo" por los dos actos por Perón

Elisa Carrió alertó por dólares en bancos y criticó a Macri

Bomba: Julián Álvarez y Luli Salazar, ¿juntos?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario