DINERO Presupuesto 2023 > inflación > Sergio Rubinstein

INCONSISTENCIAS

Presupuesto 2023 y los violinistas del Titanic

Presupuesto 2023: Mucho más interesante el proyecto presentado días atrás que el de Martín Guzmán en 2022. Pero tiene problemas, advierte la siguiente nota.

Natalia Motyl se encuentra convencida de que hay una lectura incorrecta de los acontecimientos. Para ella, si todo lo que hay es lo que se está viendo, la inflación no la podrán bajar tal como prometen, y el enfoque -ya que todavía no puede hablarse de plan- que expuso Sergio Rubinstein a través del proyecto de Presupuesto 2023 que presentó el ministro Sergio Massa, tiene inconsistencias que no fueron abordadas en profundidad por la mayoría de los diputados interpelantes. Motyl cree que es necesario reorganizar algunas ideas y números. Aquí va su texto:

COMISIÓN COMPLETA: 28 de septiembre de 2022 - PRESUPUESTO Y HACIENDA - Diputados Argentina

La conferencia del Súper Ministro de Economía y su viceministro no lograron más que generar controversia. El discurso representó una bocanada de humo en muchos de los puntos. Claramente, no evidenció de que se tratara de un plan en sí sino de un “vamos resistiendo”.

Fue un discurso que intentó dejar contentos a todas las partes por lo que aparecieron medios tildándolo de “ortodoxo y liberal” mientras que otros apelaban a responsabilizar a los empresarios por sus “altos márgenes brutos”.

Punto y aparte, no lo veo muy convencido ni cómodo al Viceministro de Economía. Obviamente, es una percepción individual. Sin embargo, se observa que los resultados del dólar soja los descolocó a todos. Se enfrentaron a mayores presiones cambiarias ante unas expectativas devaluatorias que no morigeran.

Vamos con los puntos principales del discurso:

  • Rememoración de las épocas del Viceministro cuando trabajó con Roberto Lavagna
  • Inflación multicausal del 60%
  • Déficit cuasifiscal no es problema
  • Responsabilidad compartida del desorden macroeconómico.
COMISIÓN COMPLETA: 28 de septiembre de 2022 - PRESUPUESTO Y HACIENDA - Diputados Argentina

Gracias Lenicov, no Lavagna

El viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, enfatizó en el éxito económico que tuvo la gestión de Roberto Lavagna, siendo él parte de esa experiencia. Habló de superávits gemelos, abundancia de reservas, una inflación del 5% anual, dólar único y una tasa de Leliq del 6%. En parte, intentó demostrar, públicamente, que él sabe lo que hace y, por otro lado, fue una chicana a la vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner. Esto último porque quedó claro que la economía iba bien hasta que la Presidencia de CFK hizo desmanes.

Bueno, esto no es tan así. Ni la buena performance económica respondió a Lavagna ni todos los males iniciaron con CFK. Recordemos que a partir de 2003 es cuando empiezan a

  • atrasar tarifas,
  • subir planes socieles,
  • subsidios económicos y
  • una política monetaria muy expansiva.

En su discurso, Rubinstein obvió que el trabajo sucio, cuando asumió Lavagna, lo había hecho Jorge Remes Lenicov.

Lenicov fue el que asumió el costo político con:

  1. Megadevaluación del peso con retenciones a exportaciones. Lavagna asumió con un tipo de cambio más competitivo.
  2. Ya comenzaba a incrementar la demanda de productos básicos desde China y por la suba de la liquidez internacional.
  3. Los salarios domésticos estaban deprimidos por la devaluación y las altas tasas de desempleo.
  4. Porque había capacidad ociosa, luego de la crisis de 2001, y el tipo de cambio real era competitivo, las empresas pudieron aumentar su producción rápidamente y exportar.
  5. El tipo de cambio competitivo permitía limitar las importaciones.
  6. El precio de la soja estaba altísimo.

Todo eso permitió los superávits gemelos (cuenta corriente y fiscal).

No obstante, Lavagna asumió con la mesa servida, luego de una megadevaluación que hoy el gobierno no quiere asumir.

No hay recetas mágicas: si no se devalúa, dado que no quieren reducir abruptamente el gasto público, no van a equilibrar las cuentas fiscales ya que con un tipo de cambio atrasado seguirán desincentivando las exportaciones y la producción interna.

Es más, las tasas de interés tan altas y las restricciones cambiarias pueden conducir a un enfriamiento económico con reducción de los ingresos fiscales. Por lo que, aún cuando reduzcan los gastos, también caerían los ingresos.

Todo Roberto Lavagna (izq.) necesita un Jorge Remes Lenicov (der.).
Es un grave error describir la gestión de Roberto Lavagna sin recordar el aporte de Jorge Remes Lenicov.

Es un grave error describir la gestión de Roberto Lavagna sin recordar el aporte de Jorge Remes Lenicov.

La inflación no es multicausal

Por el lado de la inflación y, más allá de que quiso remarcar la monetización del déficit como una de las causas principales, el Viceministro enfatizó la multicausalidad. Bastante raro considerando los discursos que tenía antes de ser funcionario público.

Se habló de, por lo menos, 3 causas más que generan inflación:

  • Puja distributiva
  • Inflación inercial
  • Prácticas monopolísticas.
massa-rubinstein.jpg
Sergio Massa y Gabriel Rubinstein.

Sergio Massa y Gabriel Rubinstein.

Inflación vs cambios en precios relativos

Con respecto a la puja distributiva y la inflación inercial hace referencia a la inflación por costos que se da por un conflicto distributivo. Son visiones de la heterodoxia que declara que la inflación se genera por el lado de la oferta. Es esto a lo que apuntaba CFK en sus tuits polémicos.

Básicamente, los costos empiezan a subir y eso se traslada al precio final. En lo que respecta a la inflación inercial, más específicamente, al existir una historia inflacionaria, cada uno de los sectores se protege con indexación.

Entonces, la inflación futura es generada por la percepción de los individuos de cuál va a ser la inflación futura en base a la experiencia pasada.

En cuanto a las prácticas monopolísticas fue aún más burdo el discurso porque él declaró, muy holgadamente, de que cómo el verdulero de la esquina sube los precios pero como uno no camina dos cuadras más para buscar precios, eso se traduce en más inflación.

Cuando escuché eso me generó muchísima decepción porque es no entender la diferencia entre un cambio de precios relativos, de la inflación -que es el aumento generalizado del nivel de precios de toda la economía-.

Vamos a un ejemplo sencillo para entender mejor la diferencia. Una economía en la que existen dos únicos tipos de bienes: zapatos y manzanas. Supongamos que el precio de cada uno es de $2 y yo solo tengo $100 en mi bolsillo. Todos los meses compro 25 manzanas y 25 pares de zapatos. Si el sector de las manzanas decidiera incrementar el precio a $4, para consumir la misma cantidad de manzanas, con sólo $100 no podría comprar la misma cantidad de zapatos. Es decir, bajaría el precio de los zapatos por la caída de la demanda. O, en otro caso, reduciría mi consumo de manzanas. Lo cierto es que, con la misma cantidad de billetes en mi bolsillo, sólo se generaría un cambio en los precios relativos.

Ahora, si el BCRA emite $100 más, paso a tener $200 en mi bolsillo. Cuando demando más manzanas o zapatos, lo único que se genera es una suba de ambos precios. En ese caso sí es inflación, al contrario del primer caso, porque aumentaron todos los precios de la economía.

Lo mismo sucede cuando hablamos de inflación de costos. Si un sector aumenta su precio porque aumentaron los salarios o por la ambición empresarial, con la misma cantidad de papelitos de colores circulando, consumiríamos menos de algún otro bien o de ese mismo bien; por lo que sería un cambio de precios relativos. Ahora, si todos los meses emiten papel, eso presiona en la corrosión del valor de la moneda local.

Pesos.webp
Hay que diferenciar el cambio en los precios relativos de la inflación porque tienen orígenes diferentes.

Hay que diferenciar el cambio en los precios relativos de la inflación porque tienen orígenes diferentes.

El único responsable es el Estado

Rubinstein habló de responsabilidad compartida de lo que sucede hoy en día. Más específicamente, se refirió a márgenes brutos ampliados de las empresas por las restricciones a importaciones, cupos, etc. Otro gravísimo error. Hoy un gobierno no tiene ni la más pálida idea de cuál es la estructura de costos de una empresa, por lo tanto, no puede estar hablando de variaciones de márgenes de ganancias.

Es cierto que muchos adelantan importaciones sabiendo que el dólar hoy está barato o, ante la incertidumbre cambiaria, deciden protegerse por medio de la indexación o acortando contratos. Pero es sólo contar una parte de la película. No está teniendo en cuenta ni el menor poder adquisitivo de la demanda ni los cuellos de botella autogenerados por el gobierno de turno.

Cuando se tienen 4 de cada 10 argentinos que se encuentran por debajo de la línea de pobreza y una inflación que este año va a cerrar los 3 dígitos, es obvio que hay una caída de la demanda en muchos de los sectores. La gente compra menos. Eso no significa que haya más beneficios, todo lo contrario. Muchas empresas deben vender al costo para vender. Fundamentalmente, el sector de no transables. Por lo tanto, los márgenes tienden a reducirse. Cuando se tienen 4 de cada 10 argentinos que se encuentran por debajo de la línea de pobreza y una inflación que este año va a cerrar los 3 dígitos, es obvio que hay una caída de la demanda en muchos de los sectores. La gente compra menos. Eso no significa que haya más beneficios, todo lo contrario. Muchas empresas deben vender al costo para vender. Fundamentalmente, el sector de no transables. Por lo tanto, los márgenes tienden a reducirse.

Asimismo, si existen restricciones a las importaciones, los costos se elevan. Esto es lógica. Si hasta hace nada muchos no podían llevar adelante su producción porque no tenían combustible o no les permitían comprar insumos básicos, debían aumentar sus costos y reducir el beneficio que recibían. Hay que aplicar un poco de sentido común.

matias tombolini.jpg
Matías Tombolini no consigue explicar el comportamiento de los precios. Es un flanco débil de Sergio Massa, tal como Miguel Ángel Pesce.

Matías Tombolini no consigue explicar el comportamiento de los precios. Es un flanco débil de Sergio Massa, tal como Miguel Ángel Pesce.

Déficit cuasifiscal es el problema

La deuda remunerada ya alcanza los $8,4 billones, representando el 206% de la base monetaria ($4,0 billones). Los intereses de la deuda remunerada acumulan en lo que va del año una emisión de $1,7 billones. El año pasado ascendieron a $1,3 billones. En el estimado de este año proyecto un acumulado total de emisión de intereses de $2,7 billones.

Rubinstein habló de nominalidad, otro error garrafal. Para justificar que lo que se emite en un período no impacta sobre precios, lo comparan con la inflación de ese año. Manual Básico de Economía Monetaria. La emisión monetaria tiene un lag de entre 3, 6 y hasta 12 meses. Es decir, lo que están emitiendo hoy en intereses de Leliqs recién impactaría el año que viene en precios. No es un problema del huevo y la gallina, primero se emite y después se genera inflación.

La realidad es que, a medida que esta bola de nieve crezca, los inversores van a exigir tasas de interés cada vez más altas porque proyectan que es insostenible y que se va a licuar con una devaluación. Es decir, cada vez se emite más para pagar más intereses y eso impacta sobre el valor de la moneda local que termina erosionándose. Entonces, esa suba de tasas para que esos inversores no se vayan al dólar, presiona aún más la bola de nieve. Lo que sucede al final es que no va a quedar otra que devaluar.

No creo que sea un riesgo hoy de la actual gestión sino del que venga en 2023. Existe el riesgo de terminar en una aceleración de la inflación con la emisión monetaria sumado a una caída de la demanda del peso, bajo el contexto actual. Igual, esto se licúa con devaluación y como es algo que hay que hacer sí o sí, no creo que sea prioridad la deuda remunerada.

Por lo tanto, no van a bajar la inflación al 60% porque ya se emitió una montaña de papel este año que va a explicar la aceleración de la inflación del próximo año.

En caso de que reduzcan el déficit fiscal a 0% el año que viene y se deje de financiar al Tesoro vía adelantos transitorios, recién habría un efecto en 2024.

Lamentablemente, los violinistas del Titanic han hablado. Siguen sin entender la gravedad de la situación socioeconómica y desde la inconsistencia pretenden resistir hasta 2023.

----------------------

Más contenido en Urgente24:

Ofensiva de Lula da Silva y Bolsonaro busca a Neymar

Paramount + repite sangre con The handmaid's tale

Tenso cruce de Massa con los diputados de izquierda: "El que mintió fue Crespo"

Ministro de Ucrania pide ayuda de los medios de occidente

¿Se puede ahorrar energía trabajando en la nube?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario