Leído

EL NUEVO GOBIERNO

El 'blindaje' que necesita Alberto F. para sortear la marea de la ansiedad

Sab, 07/12/2019 - 1:43am
Enviado en:
Por Urgente24

¿Cómo hará el próximo Presidente para que el malhumor social no se lo fagocite mientras aparecen los 1ros 'brotes verdes' de su gestión? Hacia adentro, podría procurar la construcción de su propio relato para enconlumnar a su base y generar un blindaje político hasta que su programa económico  comience a arrojar resultados.

Juan Grabois fue el 1ro en exponer que habrá poca paciencia con el gobierno de Fernández. Foto: NA. Montaje: Urgente24.
Contenido

Tras las elecciones primarias, con el camino hacia las generales despejado, Alberto Fernández soñaba con tomar el poder el 10/12 para mirarse en el espejo de Néstor Kirchner. Imaginaba que encontraría una economía en situación de emergencia, escenario que revertiría con la épica de los años 2003 a 2007

Hay varios elementos que indican que Fernández llegará a la Casa Rosada el próximo martes y encontrará un espejo diferente. En 1er lugar, no es cierto que haya sido Kirchner quien dio vuelta la situación económica de la salida de la crisis. El patagónico, en todo caso, profundizó la reactivación que había heredado de Eduardo Duhalde

Por otro lado, muchos componentes de aquella economía ya no están. La actividad está en recesión. No está la tracción de los comodities de aquellos años, con sus precios en alza. Hay un escenario cambiario complejizado por las restricciones a la compra de dólares. Y, sobre todo, hay una inflación que es la más alta desde momentos previos a la instauración de la convertibilidad, a inicios de los años 90. 

Un elemento similar, sin embargo, es la deuda, que al igual que Kichner, Fernández -que fue su jefe de Gabinete- deberá renegociar. Despejar el horizonte de la deuda se volvió un objetivo vital, ya que dicha resolución pretende motorizar la reactivación económica. Por ello, Fernández convocó al académico Martín Guzmán para que, como ministro de Economía, se encargue de esa empresa. Guzmán impulsa conseguir hasta 3 años de suspensión del pago intereses para redireccionarlo a la recuperación. 

El horizonte de Fernández es complicado. Las expectativas que hay sobre él son muchísimas. Hubo un electorado que lo acompañó porque Mauricio Macri no logró darle un bienestar económico. Al contrario, todo resultó un perjuicio. Una inflación que este año será cercana al 60% y 2 años consecutivos de recesión con la consecuente destrucción de puestos de trabajo se convirtieron en suficientes motivos para desplazar a Macri y encumbrar a Fernández

El mandato para Fernández es claro y urgente: reactivar la economía para la creación de empleo y que los salarios no pierdan frente a la inflación. Pero dado el nivel de las dificultades es probable que la solución requiera más que el reemplazo de un Presidente por otro. Fernández lo sabe y el tiempo es algo que juega en su contra. Es ahí que comienza una carrera contra la ansiedad. Incluso, la de su propia base de sustentación. 

Juan Grabois mostró su fastidio porque Fernández descartó sus propuestas y no lo tuvo en cuenta en la conformación del gabinete. El líder de la CTEP dice que no romperá con el Frente de Todos, pero ya ha advertido que no será complaciente y que, si es requerido, se movilizará contra su propio Gobierno. "Hay mecha corta", ha dicho Grabois anticipando que la demanda social es tal que Fernández difícilmente goce de la "luna de miel" que suelen tener los Presidentes en los 1eros meses de su mandato. 

¿Cómo hará el próximo Presidente para que el malhumor social no se lo fagocite mientras aparecen los 1ros 'brotes verdes' de su gestión? Medidas inmediatas como decretar un aumento de una suma fija para darle un alivio a los bolsillos parecen ir en ese sentido. Hacia adentro Fernández podría procurar la construcción de su propio relato, de su propia épica, para enconlumnar a su base y generar un blindaje político hasta que el programa económico -que aún no está del todo claro- comience a arrojar resultados. 

Fernández ya no contaría con la reinvidicación setentista de la que abusaron los Kirchner. Esa opción parece agotada. Sería una tentación para el próximo Presidente enfocarse en una pelea con los medios de comunicación, pero no parece un estilo creíble. Tal como señaló Urgente24, tomar las banderas del feminismo e impulsar la legalización del aborto puede ser un salvavida discursivo, pero la interrupción voluntaria del embarazo sí genera una grieta en la ciudadanía, el mismo Fernández lo advirtió. Esa fricción tiene un costo que no lo tienen ni la pelea con los medios ni los juicios a los militares de la última dictadura. 

Con qué sector pactará Fernández un 'blindaje' para sostener la épica en la marea de la ansiedad es un misterio que comenzará a develarse a partir del martes de que viene.