Argentina

CÓRDOBA

Juntos por el Cambio pide equilibrio en las restricciones inminentes

Intendentes y referentes opositores pidieron mesura en las inevitables restricciones que Córdoba anunciará el próximo viernes 4/6. El Gobierno provincial tiene preparado un paquete de imposiciones para intentar frenar la grave escalada de casos e internaciones por coronavirus que pusieron la provincia al límite. El Foro de intendentes radicales solicitaron en las diversas reuniones una contemplación a los comercios en general. La tensión con el sector de los trabajadores hace temer un estallido social.

CÓRDOBA. El aire de Córdoba “se puede cortar con un cuchillo” debido a la escalada descontrolada de casos de coronavirus que viene viviendo la provincia. Esta situación, que tiene contra las cuerdas al sector sanitario y a las autoridades provinciales con más del 78% de las camas ocupadas y a nada del temido 80%, no deja más opción que establecer nuevas restricciones a la circulación y diversas actividades, mientras la vacunación recién toma un ritmo aceptable. 

En esa coyuntura es que los responsables sanitarios de la provincia están trabajando contrarreloj para llevar adelante un diagrama de medidas que tengan un impacto real en los números epidemiológicos. Pero, a diferencia del año pasado, donde el consenso político y social era casi total respecto a las primeras fases de la cuarentena, hoy la unanimidad escasea. 

Si bien los sectores políticos cordobeses entienden que no hay otra solución que cerrar todo “por tiempo indeterminado” hasta que se descomprima el sistema de salud, la sociedad no tiene más margen para soportar medidas como esta en su totalidad. Atento a ello, y a la vorágine sanitaria a la que se encuentra sometida la gestión schiarettista (por impericia propia y de terceros), es que una parte del arco de la oposición pidió cierta “mesura” a la hora de definir qué actividades se restringen.

Es que según este sector, la tensión social es tal, que un mal anuncio o una innecesaria, podría desatar una ola de incumplimientos, en el mejor de los casos. Esto ya se vio en buena parte de los municipios del interior provincial, donde la gente incumplió las restricciones de 9 días impuestas por la Casa Rosada, e incluso hubo situaciones incómodas o violentas contra los intendentes. 

El pedido principal de los opositores fue hecho por el Ente de Municipios UCR y tiene que ver con considerar que actividades comerciales son realmente necesarias de poner en pasividad. Este grupo, que reúne a unos 120 intendentes cordobeses, solicitó que las medidas no afecten plenamente al comercio, sino que se enfoquen más fuertemente en los horarios. 

De esta forma, se sugirió hacer un recorte del horario comercial para que pueda funcionar en plenitud hasta las 18 horas, y poder mantener así a los negocios no esenciales. Los radicales apuntan a medidas que puedan contener la actividad comercial aunque sea en un mínimo porcentaje de su capacidad, dado que un cierre total es, literalmente, insoportable para gran parte de los comercios. 

Así, el radicalismo cordobés reclama la búsqueda del tan ansiado equilibrio entre la economía y la salud, aunque también pasó factura por el desempeño de Hacemos por Córdoba en la gestión sanitaria. Incluso algunos, como Mario Negri, Luis Juez y Gustavo Santos fueron más allá y pidieron pensar en él después de las medidas restrictivas y en la manera de reconstruir lo que se rompió por ineficacia. 

Por otro lado, el bloque de los dirigentes del PRO en la provincia también elevaron pedidos en las últimas reuniones de emergencia con las autoridades sanitarias. La solicitud del partido amarillo va más de la mano de las necesidades de sus popes nacionales: la educación. 

Desde ese espacio, se le pidió a la Provincia que, de haber un cierre escolar, que sea lo más breve posible. Para ello, los referentes le pidieron al Gobierno provincial que avance en la compra de vacunas por vías propias, a fines de acelerar el proceso de inmunización y bajar la circulación del virus. 

Mientras tanto, la Coalición Cívica siguió la misma línea de pedido de equilibrio, y se solicitó el diagrama de un plan de salvataje económico al que tendría que ser destinada toda la potencia de recaudación que la Provincia llevó adelante en los meses de abril y mayo. De esta manera, el común denominador de Juntos por el Cambio en Córdoba es el balance. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario